Pasar al contenido principal
15/04/2021

Australia y Boeing diseñan aviones no tripulados

Luis Salazar Brehm / Jueves, 8 Octubre 2020 - 22:03

Mientras que en México se aprueba la extinción de 109 fondos y fideicomisos públicos, algunos de ellos destinados a la innovación tecnológica, el mundo sigue avanzando y como ejemplo, el gobierno de Australia anunció esta semana una asociación con la empresa Boeing para la instalaciones en Queensland del centro de producción para aviones de defensa no tripulados de Boeing.

El primer avión autónomo no tripulado que Boeing desarrollará en Queensland, aliado de la Real Fuerza Aérea Australiana, se trata del Loyal Wingman, cuyo prototipo fue presentado en mayo pasado. 

Sería la primera vez que se diseña y desarrolla un avión militar Boeing fuera de Estados Unidos y con miras a convertirse en la instalación principal de ensamblaje en el mundo de esta compañía.

El plan para catapultar a Queensland como gran centro de desarrollo para vehículos autónomos inició en el 2017 con la fundación del Trusted Autonomous Systems como el primer Centro de Investigación Cooperativa de Defensa de Australia, y ofrecer tecnologías autónomas en asociación con empresas privadas como con la subsidiaria de Boeing, Insitu Pacific, el proyecto de gas natural QGC de la petrolera Shell y con Telstra / Thales enfocada a desarrollar un ecosistema para la gestión del espacio aéreo de baja altitud en Australia. 

Boeing ha declarado a Australia como el lugar "ideal" para trabajar en innovación autónoma tanto para construir sistemas como para que los reguladores estén de su lado. 

Durante una rueda de prensa, el vicepresidente de Boeing Autonomous Systems, Chris Raymond, señaló que se espera que la conjunción entre los productos nuevos y existentes de la compañía, en asociación con el gobierno de Queensland permitirá que los pliegues regulatorios se solucionen al unísono con el desarrollo de nuevas tecnologías. 

La compañía también ha intensificado un esfuerzo global en torno al desarrollo de sistemas autónomos, al aprendizaje automático y la inteligencia artificial además de una subsidiaria australiana de investigación y desarrollo avanzada de Boeing Research & Technology (BR&T) para respaldar mejor sus negocios en Australia, proporcionando un punto focal para la colaboración con organizaciones de investigación y desarrollo, incluidas universidades, proveedores del sector privado, Commonwealth Scientific y la Organización de Investigación Industrial (CSIRO), en coordinación con la Organización de Ciencia y Tecnología del ejército australiano.

Un gran ejemplo de innovación que desde este lado del mundo nos tocará contemplar por un buen rato. Nuestro país reúne una gran variedad de orografía y condiciones ambientales que podrían poner al límite a muchos de los sistemas aéreos no tripulados, lo que lo convertiría en ideales campos de prueba.

Facebook comments