Pasar al contenido principal
14/08/2022

Operaciones comerciales en el espacio: Bienvenido a una nueva Era Espacial

Carlos Duarte / Lunes, 4 Abril 2022 - 22:07

Es el año 2052, usted va a celebrar su boda en una estación espacial comercial. La empresa SpaceWeddings se encargará de todos los preparativos, incluyendo el banquete, la música, y la transportación de los invitados a la estación LEO inLove. El precio del paquete es una ganga: 7 millones de dólares por una fiesta de un día en el espacio para la pareja que se casa y 10 invitados. Usted está a punto de pagar, cuando le llega la noticia que de Honeymoon at the Moon, ofrece pasar su Luna de Miel en la Luna, por 12 millones de dólares: 3 días en Moon Village, incluyendo viaje de ida y regreso. ¿Si el dinero no es un problema, cuál de las dos opciones escogería? ¿Suena a ciencia ficción, verdad? Sin embargo, ahora estamos muy cerca de que todo esto suceda: Viajes a órbita baja, hoteles espaciales, fines de semana en la Luna. Esto puede ocurrir a partir de la decisión de la NASA de impulsar las actividades comerciales en órbita baja.

Todo empezó en 2014 cuando la NASA publicó la convocatoria de NextSTEP, un programa para buscar soluciones para cubrir las brechas tecnológicas que la NASA había identificado para lograr sus objetivos de llegar nuevamente a la Luna y realizar misiones de exploración humana en otros cuerpos del sistema solar, principalmente Marte. Mediante NextStep, la NASA pretende crear asociaciones público-privadas a través de ofrecer fondos a empresas, universidades, y otras organizaciones para que generen propuestas para desarrollar tecnología en una gama muy grande de temas, como robótica avanzada, aplicación de la inteligencia artificial de desarrollo espacial, sistemas de soporte de vida en el espacial, y muchas otras cosas más. Entre estos puntos está el que presenta en su Apéndice k: Desarrollo de destinos comerciales de vuelo libre en órbita terrestre baja (LEO), que, dicho de otra forma es el desarrollo de estaciones espaciales comerciales en órbita baja. Con esto, la NASA pretende incentivar la creación de estaciones comerciales en órbita baja que la liberen de gastar miles de millones de dólares al año para mantener a la Estación Espacial Internacional para dedicarse a lo que realmente quiere hacer: investigación científica y tecnológica para explorar la Luna y otros cuerpos del sistema solar.

De la iniciativa NextSTEP han surgido ya varios proyectos en los que la NASA aportará en total más de 400 millones de dólares. Estos proyectos son: Orbital Reef de Blue Origin y Sierra Space; StarLab de Nanoracks, Voyager Space y Lockheed Martin; y una iniciativa de Northrop Grumman. Cada uno de estos proyectos tiene sus particularidades que analizaremos con más detalle en próximos artículos.

La operación de estas tres estaciones espaciales comerciales creará una oferta de servicios que seguramente bajará precios y acelerará el desarrollo espacial de muchas naciones todavía no espaciales, ya que hará atractivo realizar experimentos en el espacio, entrenar astronautas y realizar proyectos de observación de la Tierra. Todo esto seguramente nos va a traer nuevas aplicaciones y muchas sorpresas.

Es por esto que, tal vez en un futuro no muy lejano, pasar un fin de semana en la Luna vaya a ser tan común como lo son ahora unas vacaciones en Europa. Bienvenido a la nueva Era Espacial.

Facebook comments