Pasar al contenido principal
21/06/2021

Categoría 1: rumbo, altura y velocidad

Rosario Avilés / Lunes, 7 Junio 2021 - 18:04

Los cambios que se están dando al interior de la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) después de la degradación que sufrió el país por parte de la Agencia Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA), contienen riesgos y oportunidades. 

Es evidente que se requieren cambios substanciales en las áreas de gobierno que tradicionalmente han gestionado lo relativo a nuestras regulaciones, operación, certificación, supervisión e investigación de la industria del transporte aéreo mexicano. La pregunta es si estos cambios van en el sentido correcto, ya que al incluir profesionales de formación militar a un área que claramente lleva el apellido civil, envía un mensaje que es, al menos, ambiguo. 

La industria en pleno se pregunta si nuestros militares podrán adaptar su pensamiento a los códigos civiles y en el menor tiempo posible, ya que la recuperación de la Categoría 1 de Aviación es un asunto prioritario para nuestro país, o debería serlo. 

Nadie duda de la velocidad con la que el sector militar suele ejecutar sus encomiendas, de hecho, esta es una de sus principales virtudes. La pregunta es si lo harán respetando las formas que suelen utilizarse en la aviación civil a nivel mundial, apegados a las normas y a los usos que se estilan en el medio que se rige por procesos muy negociados y aceptados por todos los actores de la aviación a nivel global. 

Y en este punto, la capacidad de negociar y de comprender los tiempos de cada país y de cada sector es fundamental. La cuestión es ponerse al día rápido, pero también lograr que eso sea bien asimilado por los actores que concurren en la industria. Dicho de otra forma, se requiere: rumbo, altura y velocidad.

El programa que anunció el Secretario el fin de semana pasado, incluye una serie de acciones encaminadas a recuperar la Categoría 1, incluido un convenio de asistencia técnica con la FAA y el apoyo de las aerolíneas, lo cual permitiría que los procesos se agilicen. La cuestión es que, una vez recuperada la Categoría 1, no volvamos a caer en la abulia y a recortar presupuestos, plazas, ahorrarnos la “molestia” de legislar adecuadamente y de capacitar a nuestro personal.

Y aquí hay un tema fundamental. Uno de los cambios que llamó la atención fue el del director del Centro Internacional de Adiestramiento de Aviación Civil (CIAAC), cuya actuación se había deteriorado mucho por falta de presupuesto y de lo que suele llamarse “voluntad política”. 

Hace años que se pide la recuperación del CIAAC y parece que ahora ha llegado su oportunidad, porque justamente su función será capacitar a los inspectores y supervisores de la AFAC ya que, aunque se contrate a personal que ya tenga formación y experiencia técnica y operativa (lo cual es deseable) también se requiere capacitarlo para poder inspeccionar adecuadamente, porque no es lo mismo saber hacer que saber vigilar que ese trabajo se haga correctamente: se requieren competencias añadidas que el CIAAC deberá proveer. 

El nuevo director del CIAAC es el general Benjamín Romero, a quien le deseamos suerte en su encomienda. La recuperación CIAAC ha sido un anhelo de muchos de sus exalumnos y entusiastas del medio y ojalá sirva ahora para subsanar deficiencias. De lo demás, ya hablaremos.

E-mail: raviles0829@gmail.com

Facebook comments