Pasar al contenido principal
12/05/2021

Auditoría FAA: se acerca el momento

Rosario Avilés / Lunes, 15 Febrero 2021 - 18:40

En el sector transporte aéreo nacional hay mucha incertidumbre por el resultado que tendrá la auditoría que la Agencia Federal de Aviación (FAA) de los Estados Unidos está realizando a nuestra Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) y que está por concluir. En el mejor de los casos, auguran algunos, nos condicionarán el pase a que en los siguientes seis meses se subsanen las principales fallas del sistema, lo que costaría tanto que es obvio que no cumpliremos, a menos que las fuerzas armadas pidan el presupuesto (la última vez, hace 10 años, nos costó 500 millones de dólares).

El peor de los escenarios es mucho menos optimista: la FAA mandaría a México a la lista negra de la Categoría 2, lo que significa que estaremos “congelados” por un período que puede ir de 6 meses a 2 años, eso si se logra que el gobierno le dé al sector la importancia que tiene y que, además de construir un aeropuerto, podamos aspirar a una aviación que recupere su ritmo y crezca, sin lo cual no saldremos de ese bache.

Uno de los interrogantes es saber si una eventual entrada en la Categoría 2 incluye algún cambio en nuestro acuerdo BASA (Bilateral Aviation Safety Agreement o Acuerdo Bilateral de Seguridad Aérea) que por un lado reconoce y facilita la cooperación en materia de aeronavegabilidad y por lo tanto, le da a MITRE un lugar importante y por el otro, apoya a nuestra industria aeroespacial para facilitar la entrada al mercado estadounidense de las partes que se fabrican en México.

En el primer caso, hasta el momento no ha habido una reacción oficial respecto a la descalificación que se ha hecho de MITRE por su postura en la interacción del espacio aéreo del Valle de México. NavBlue, hasta donde se sabe, no ha presentado a todos los actores relevantes los detalles de las entradas y salidas de los aviones en su interacción a máxima capacidad en los tres aeropuertos. Y aunque ya quedó claro que Toluca no pinta mucho en esto, la gran pregunta sigue siendo precisamente cuál es la MÁXIMA CAPACIDAD de Lucía y el AICM. 

Si atendemos a lo que se especifica en el análisis que hizo Aeropuertos de Paris (ADP) sobre la Base Militar, estaríamos eligiéndola como el aeropuerto principal cuando se rebasen las 460 mil operaciones anuales en el AICM. Esto hubiera sucedido antier si no fuera porque la pandemia nos regresó a los niveles de hace 12 años en el eterno juego de serpientes y escaleras que vive la aviación mexicana desde los 80’s.

Una vez más se impone el reclamo que desde hace años hace la industria del transporte aéreo nacional: necesitamos una política de Estado que incluya todas las aristas de nuestra aviación, que garantice aerolíneas nacionales que nos conecten con el mundo y que sirvan a todos los segmentos; necesitamos que la economía marche, que haya intercambio comercial y negocios, porque sin eso la aviación no va a crecer; necesitamos que el turismo se reactive y para ello es indispensable que la pandemia no impida la atracción de más visitantes a nuestros diversos destinos. Sin eso, sin seguridad aérea, sin aviones y sin pasajeros, no hay aeropuerto que valga.

E-mail: raviles0829@gmail.com

Facebook comments