Pasar al contenido principal
17/05/2022

Visión nocturna y vuelo

José Luis Merino / Martes, 26 Octubre 2021 - 20:24

Durante un vuelo nocturno una vez que el piloto se ha adaptado a la oscuridad, los bastones que son células de la retina cuyo pico de funcionamiento se da en situaciones de oscuridad, noche y penumbra, son 10 000 veces más sensibles a la luz que los conos, estos últimos células de la retina cuya máxima acción se da en el día. 

Dado que los conos se concentran cerca de la fóvea, los bastones  son responsables de gran parte de la visión periférica. La concentración de conos en la fóvea puede crear un punto ciego nocturno en el centro del campo de visión. Para ver un objeto claramente en la noche, el piloto debe exponer los bastones a la imagen. Esto puede hacerse mirando a 5° o 10° del centro del objeto a ser visto.

Esto puede intentarse en una tenue luz en una habitación oscura. Cuando mira directamente a la luz, se atenúa o desaparece por completo. Cuando mira un poco fuera del centro, se hace más clara y más brillante.

Cuando se mira directamente a un objeto, la imagen se centra principalmente en la fóvea, donde se ve mejor el detalle. Por la noche, la capacidad de ver un objeto en el centro del campo visual se reduce a medida que los conos pierden gran parte de su sensibilidad y los bastones se vuelven más sensibles. Mirando fuera centro puede ayudar a compensar este punto ciego nocturno. Junto con la pérdida de nitidez (agudeza) y color por la noche, se puede perder la percepción de profundidad y dimensiones.

Facebook comments