Pasar al contenido principal
08/08/2022

Pasajeros vs decreto presidencial

Redaccion A21 / Viernes, 6 Mayo 2022 - 01:00
Por Jorge García Gallegos

En esta competencia generada al intentar desahogar vuelos del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), los únicos que están en riesgo de perder no son los competidores, sino las aerolíneas.

Las aerolíneas van a gastar en llevar al AIFA aviones, personal (despacho, vuelo, mantenimiento, cabina, conductores, maleteros, etc.) equipo terrestre, algunas refacciones, radios, suministros, y mucho más.

Este decreto intenta cambiar del AICM a Toluca o al AIFA algunas operaciones de vuelo, solo que la terminal toluqueña no es una buena opción por su elevación, por lo que la carga útil a transportar tiene que ser disminuida para poder realizar una operación segura. El AIFA por su lado, no tiene la infraestructura necesaria para que sea rentable para el pasajero salir y llegar a este aeropuerto.

La venta de boletos de avión es un bien intangible. Puedo reservar, puedo cambiar, pero no es hasta que el pasajero está sentado en el avión y despega que este se convierte en un bien tangible, por lo tanto, hasta ese momento, para la aerolínea el dinero gastado se convierte en inversión, siempre y cuando tenga más del mínimo de pasajeros necesarios para rebasar el punto de equilibrio económico de ese vuelo.

Entonces, yo como pasajero, evalúo si me conviene gastar tiempo y dinero adicional al boleto del avión para ir y regresar de esos aeropuertos. Las aerolíneas me piden estar de 1:30 a dos horas antes del vuelo y me tardo en llegar de 2 a 4 horas en llegar, quiere decir que para hacer un vuelo de 2 horas, tengo que invertir de 3:30 horas a 6 en solo llegar a tomar el vuelo. ¿Y el regreso? igual; ¿qué va a pasar con tantos pasajeros que han trabajado y piensan seguir trabajando yendo y viniendo el mismo día a Guadalajara y Monterrey?,  mejor busco otro medio de transporte y cuando esto pasa la aerolínea va a perder cuando menos mi asiento, pero si son más pasajeros que les pasa lo mismo, definitivamente ya no fue inversión para la aerolínea, fue gasto.

Uno de los problemas básicos del AICM es que no es posible realizar operaciones simultáneas en sus pistas. Cambiar de aeropuerto, estamos viendo que tampoco es una solución sencilla, aunque sí muy costosa, esperemos a ver los resultados económicos de las aerolíneas después de esta temporada vacacional. 

Central del Norte, ahí te voy.   

 

Facebook comments