Pasar al contenido principal
23/04/2021

El A321XLR tiene un problema en diseño: Boeing

Redacción A21 / Jueves, 4 Marzo 2021 - 10:21
Boeing no está en posición para aleccionar a alguien sobre seguridad, dicen especialistas

En una carta enviada a la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA), Boeing señaló que el A321XLR tiene problemas de diseño en sus tanques de combustible, lo que podría presentar “múltiples daños potenciales” a sus aeronaves. 

El A321XLR, un avión de fuselaje estrecho pero de largo alcance, es la última novedad de Airbus en su exitosa familia A320. Cuenta con la opción de tanques extra de combustible en su sección de carga para que la aeronave pueda tener un mayor alcance. 

De acuerdo con Boeing la posición de estos tanques de combustible representa un riesgo si un avión tiene una excursión en pista o si una de las llantas falla durante el aterrizaje. 

Sin embargo, especialistas de la industria aérea han señalado que esta maniobra de Boeing —no es la primera vez que se realiza— es desesperada e hipócrita, por parte de una compañía que ha tenido dos de sus modelos de aeronaves puestos en tierra en los últimos seis años, por problemas en su diseño, en referencia tanto a los problemas del Boeing 737 MAX como del Dreamliner. 

“Inapropiada es una palabra muy suave para describir lo que parece ser un comportamiento desesperado por parte de una compañía que debería saber mejor que cuestionar a un regulador internacional sobre seguridad. Boeing no está en una posición para aleccionar a alguien sobre seguridad”, señaló Ernest Arvai, de la consultora AirInsight. 

Al respecto de los nuevos tanques de combustible del A321XLR, la EASA señaló en enero pasado que impondría condiciones especiales para mantener a sus pasajeros seguros. 

“Un tanque de combustible integrado al fuselaje y expuesto a un fuego externo, si no se le protege adecuadamente, podría no dar el suficiente tiempo para que los pasajeros evacúen de forma segura la aeronave”, señaló la EASA. 

Airbus planea que el A321XLR entre en servicio a finales de 2023 o inicios de 2024. Boeing, por su parte, no tiene un avión directo con el que competir. 

La decisión de presentar una queja ante la EASA “aparentemente es un esfuerzo para retrasar el programa de Airbus, mientras Boeing prepara su MAX 10 para certificación y contempla la creación de su nueva aeronave para el mercado medio (NMA). Aparentemente, dado que las ofertas actuales de Boeing no son lo suficientemente buenas para competir con el A321, que está superando a su competidor por un margen de cinco ventas a una, la compañía estadounidense intentó retrasar el programa europeo hasta que pueda lanzar su propia nueva aeronave”, finalizó Arvai.

Facebook comments