Pasar al contenido principal
07/12/2021

'No es habitual que haya mujeres en la aviación militar (todavía)'

Jorge Castellanos / Viernes, 5 Mayo 2017 - 15:32
Entrevista: Virginia Aguilar, gerente de marca de Airbus Defence and Space

Para la industria aeroespacial global, dado su alto grado de especialización y grandes requerimientos de personal calificado, la generación de nuevos talentos jóvenes, sea cual sea su género u origen étnico, se ha convertido en una de sus prioridades. Tal es la urgencia que entidades como la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) han creado iniciativas como NGAP (Next Generation of Aviation Professionals), que buscan infundir en las próximas generaciones el “gusano” de la aviación.

Al mismo tiempo, las empresas más importantes del ramo han impulsado sus propios programas de pasantías, becas y colaboración con instituciones académicas. Y el fabricante aeronáutico y de defensa, Airbus, no es la excepción.

Sin embargo, pese a que han habido avances, como el hecho de que, actualmente, un 20 por ciento de los estudiantes graduados de ingeniería son mujeres, la brecha de género permanece, pues cerca de un 40 por ciento de ellas nunca ejerce su profesión, de acuerdo con datos del Programa Global de Socios de Universidades (AGUPP por sus siglas en inglés) del consorcio europeo.

Ante este panorama, durante la edición de la Feria Aeroespacial Mexicana 2017, A21 tuvo la oportunidad de conversar con Virginia Aguilar, gerente de marca para Airbus Defence and Space, quien nos contó sobre las circunstancias y personas que le permitieron desarrollar una carrera en el área de aeronaves de transporte militar, un sector en el cual, según sus palabras, es poco habitual ver mujeres… por ahora.

A21. ¿Cómo llegaste a Airbus?
Virginia Aguilar (VA). Yo empecé en la empresa como becaria, estuve un año en la fabrica de Airbus de Sevilla, en San Pablo, que es donde se ensamblan tanto los aviones C295 como el A400M.

A21. ¿Eres ingeniera aeronáutica?
VA. Soy ingeniera en Telecomunicaciones. Tras ese año que trabajé en Sevilla, durante el cual además hice un M.B.A. (Maestría en Administración de Negocios por sus siglas en inglés), fui contratada en el área de posventa, también de este tipo de aviones, ya en Madrid. Durante seis años desempeñé ese rol, coordinando el soporte a varios operadores de C295 y CN235 como la Guardia Costera de los Estados Unidos y la Fuerza Aérea finlandesa. Tras estos seis años, decidí dar un paso al área comercial y ahora llevo casi cuatro años y medio en el área de marketing de producto, especializada en los aviones light and medium (ligeros y medianos) de transporte.

A21. ¿Tuviste algún mentor?
VA. Cuando llegué a Madrid, después de haber sido contratada, corrí con mucha suerte pues tuve una jefa. Y más aún que no es tan habitual, por el momento, que haya mujeres en el mundo de la aviación de transporte militar. Ella me transmitió la ilusión por el trabajo, por hacer las cosas lo mejor que se puede... la importancia del trato humano con todos los compañeros, y las pequeñas cosas de cada día, es decir, la forma de trabajar con los retos diarios.

A21. ¿Y qué opinión te merecen iniciativas como la de OACI, para impulsar a que más jóvenes y mujeres se motiven a perseguir una carrera en áreas científicas y tecnológicas, y por consiguiente, en la aviación? 
VA. Realmente no soy consciente de esas iniciativas pero dentro de Airbus, por ejemplo, sí que se fomenta bastante la formación de los nuevos ingenieros que entran en la empresa. Como comenté anteriormente, el primer año que yo estuve como becaria, al mismo tiempo, por las tardes, se nos invitaba a realizar un programa M.B.A...

A21. ¿Financiado por Airbus...?
VA. ...por Airbus y por la junta de Andalucía, el área regional de España en donde está Sevilla, si no mal recuerdo. De esta forma se abrían un poco las carreras, no nada más desde todo lo técnico que es una ingeniería, sino también hacia otros puntos de vista complementarios como son el área financiera, económica, de gestión, de marketing, de comunicación, que no se imparten durante una ingeniería...

A21. ¿Y qué fue lo principal que te llamó la atención de Airbus? ¿Cómo te decidiste a perseguir esta carrera?
VA. Consideraba a Airbus una empresa de ámbito internacional; el producto –la aviación– me interesaba; consideraba además que tendría la oportunidad de viajar, de conocer el mundo e incluso, en algún momento, de poder trasladar mi puesto de trabajo, pedir un cambio interno para trabajar en Tolouse o en Munich, donde también tenemos unas oficinas importantes, o incluso en las oficinas de otro país, como en el caso de México.

A21. ¿Digamos que entraste al mundo de la aviación y te fue llamando más y más?
VA. Totalmente.

Al pie de un C295 de la Fuerza Aérea mexicana nos despedimos de la especialista, quien con su generosidad y profesionalismo nos brinda un elocuente mensaje que hace eco del eslogan de Airbus, una frase que ha sido el motor de la aviación y la aeronáutica, que ha impulsado su historia y la de aquellas personas que han ayudado a construirla y es además un presagio de lo que le depara a esta industria: “el cielo no es el límite”.

Facebook comments