Pasar al contenido principal
04/12/2021

Lo mejor de la FAMEX 2021

Juan A. José / Martes, 5 Octubre 2021 - 19:28

Me preguntan mi opinión respecto a cuarta edición de la Feria Aeroespacial México (FAMEX), celebrada recientemente con éxito en muchos sentidos en las flamantes nuevas instalaciones de la Base Aérea Militar Número 1 en Santa Lucía, Estado de México, luego de un repentino y para quien firma esta nota, poco claro cambio de sede desde el muy pujante aeronáuticamente hablando Estado de Querétaro y su gran aeropuerto, esfuerzo logístico con tan poco tiempo de maniobra, que me queda claro, solamente una institución como la Secretaría de la Defensa Nacional podría llevar a cabo en México.

Imposible dejar de reconocer además que la FAMEX se ha convertido en el evento de su tipo más importante de nuestro país, pero contrario a lo que los organizadores pregonan, por lo menos en sus promocionales, no así en América Latina, en donde la Feria Internacional del Aire y del Espacio (FIDAE), organizada también por las fuerzas aéreas nacionales, en su caso las chilenas, tiene hasta la fecha bien ganado ese lugar.

“Honor a quien honor merece…” en este contexto, de la misma manera en la que no me imaginaría asistir a una AeroExpo en la que no me encontrase a Héctor Dávila recorriéndola con el orgullo de saberse su principal promotor y organizador, me costó trabajo asistir en este 2021 a la FAMEX sin recordar con el cariño y reconocimiento que se merece al siempre amable y recientemente desaparecido general de ala Rodolfo Rodríguez Quezada, sin cuya labor, me da la impresión, la feria no hubiese alcanzado los niveles que tiene.

¿Pero qué fue entonces en mi opinión, lo mejor de la FAMEX 2021?

La verdad es que tal y como ya lo han hecho saber a la opinión pública mis colegas columnistas y reporteros, el evento llamó la atención, reunió a una parte importante de los aeronáuticos civiles y militares de México y cumplió con su misión, si bien con un toque más no tan aéreo civil como uno esperaría en una nación con una aviación comercial y general tan importante como la nuestra, sino más bien en un ambiente propio de un feria de promoción de las tareas de defensa y seguridad.

Sin embargo, y seguramente traicionándome esa veta cultural que sin duda llevo dentro, lo mejor que vi en la feria y de hecho, lo que detonó el rumbo de este comentario editorial tiene que ver con dos hermosos personajes, un chavito y una chavita de no más de tres años de edad a los que tal y como es el caso de su papá, orgulloso elemento de la Fuerza Aérea Mexicana y quien por cierto me autorizó a referirme a ellos para preparar este texto, veo como integrantes de una futura generación de aeronáuticos mexicanos.

Quizás la imagen que acompaña esta nota no hace justicia al sentimiento de alegría que me dio ver a ese par de simpáticos menores posar con sus uniformes de aviador militar ante el Boeing C-17 Globemaster “Spirit of Los Angeles” de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, presente en la exhibición de aeronaves de la FAMEX 2021.

¿Y cómo se llaman los chamacos? La verdad es que no pregunté este dato, quizás podríamos llamarlos por ahí “Charles (Lindbergh) y Amelia (Earhart)” o Emilio (Carranza) o Emma Catalina (Encinas)

Ellos mi estimado lector y lectora de A21, fueron para mí lo mejor que ocurrió en Santa Lucía.

Hago votos para que no solamente la FAMEX, sino cualquier otro evento aeronáutico mantenga sus puertas abiertas a toda clase de público, en especial a quienes en unas décadas, estarán al frente de la aviación civil y militar de México y de cualquier otra geografía.

Facebook comments