Pasar al contenido principal
23/01/2022

Toma de decisiones

Francisco M. M… / Miércoles, 12 Enero 2022 - 21:38

En cada vuelo que se lleva a cabo las decisiones deben tomarse considerando cuatro elementos que son los que la experiencia nos dice que representan los mayores riesgos: el piloto, el avión, el medio ambiente y la operación de la aeronave.

La toma de decisiones durante una operación aérea requiere de una profunda evaluación de cada uno de estos cuatro elementos de riesgo con el objeto de lograr una adecuada percepción de la situación con la que se está lidiando.

En principio, la decisión más importante que el piloto al mando debe tomar es  go/no go ( continuar/ no continuar) y evaluando los cuatro  factores que comentamos estará en condiciones de aplicar un mejor criterio.

En todo momento el piloto debe ser consciente y tomar decisiones acerca de su propio nivel de competencia, condiciones de salud, nivel de fatiga y otras variables y esto es extensivo al resto de su tripulación antes de iniciar una jornada de vuelo.

También debe tomar en cuenta las condiciones mecánicas de su aeronave, su nivel de performancia de acuerdo a la lista de mínimos de despacho, condiciones generales de sistemas etcétera.

El medio ambiente es un factor multivariable que no se encuentra directamente bajo el control del piloto o del equipo a bordo y aquí debe ser incluido otros conceptos a ser revisados como condiciones de tiempo, control de tráfico aéreo, radioayudas , condiciones orográficas y obstáculos y  áreas de aterrizaje.

Las condiciones meteorológicas  son un elemento importante en la toma de decisiones debido a que puede cambiar de forma drástica sobre el tiempo y la distancia.

La interacción entre el piloto y su  aeronave depende del tipo y propósito de cada vuelo y las decisiones en todas las fases de la operación deben ser tomadas teniendo en mente un criterio basado en la seguridad antes que cualquier otra consideración.

Es muy importante aclarar que el hecho de estar familiarizado con los factores más importantes en el proceso de toma de decisiones no nos asegura un criterio adecuado ni un piloto completamente seguro.

El piloto al mando de una aeronave es el responsable de la operación y la máxima autoridad a bordo del avión y por lo mismo debe siempre estar consciente de sus propias limitaciones como su salud, nivel de experiencia, conocimientos, habilidades técnicas y actitud frente a cualquier urgencia.

Reconocer una actitud inadecuada depende no solo de la condición médica del piloto, su experiencia o su nivel de habilidad ya que es justamente su actitud la que puede afectar la calidad de sus decisiones especialmente en momentos complicados.

Por otra parte hay un elemento adicional de suma importancia que tiene que ver con fatiga de vuelo que es una causante de estrés y aunque cierto nivel de estrés es deseable porque mantiene al piloto alerta y no lo deja caer en la complacencia es necesario recordar que el estrés como la fatiga son acumulativos.

Un tripulante debe estar en condiciones de manejar adecuadamente estos elementos que con el tiempo se convierten en problemas graves que terminan en condiciones médicas indeseables como la neurosis de vuelo, entre otras.

El estrés en altos niveles excede la habilidad del piloto para tomar decisiones adecuadas durante un vuelo y puede llevarlo a cometer graves errores de percepción.

En la toma de decisiones el piloto al mando debe estar pendiente de los recursos que tiene a bordo del avión y en su cabina y un  buen ejemplo son sus sistemas automatizados y listas de comprobación.

Las cargas de trabajo de su tripulación deben ser ordenadas y basadas de acuerdo a una buena comunicación, coordinación, planeación y priorización y ser distribuidas a los tripulantes según sus responsabilidades de manera clara y secuencial para reducir las cargas de trabajo y lograr eficiencia y seguridad.

Los  recursos exteriores como el control de tráfico aéreo o datos meteorológicos y notams  pueden ser  aprovechados  para normar su criterio y actuar en consecuencia y de viene ahí la importancia de obtener toda la información posible antes de iniciar su jornada de trabajo.

La toma de decisiones y la visión de riesgos son factores que tienen los pilotos que yo he llamado “ completos” .

Un piloto ”completo” es  aquel capaz de reconocer los riesgos a su alrededor, evitarlos utilizando su mejor criterio y sentido común en base a experiencia e información.

Un piloto “completo” además tiene un alto poder de adaptación tanto en vuelo como en tierra para resolver los problemas y urgencias asertivamente .

Conciencia situacional es la clave, considerar todos los recursos posibles interno y externos al alcance del piloto para  tomar decisiones y acciones que  garanticen la máxima seguridad posible en  una operación aérea.

Facebook comments