Pasar al contenido principal
21/07/2024

México y el turismo espacial

Fermín Romero / Viernes, 5 Julio 2024 - 01:00

El turismo espacial no es un concepto nuevo, la idea de viajar al espacio con fines recreativos ha existido durante siglos. Sin embargo, fue hacia finales del siglo XX que el turismo espacial se convirtió en una posibilidad real para la raza humana.

Los primeros intentos hacia el turismo espacial se registraron en la década de 1960, en 1961, Yuri Gagarin (URSS) se convirtió en la primera persona en viajar al espacio, en 1969 toco el turno a Neil Armstrong y Buzz Aldrin (EE. UU.), los primeros humanos en caminar sobre la Luna. Estos asombrosos acontecimientos despertaron el interés del público en el espacio y -sin duda- sentaron las bases del futuro turismo espacial. Para la década de 1980, se registraron los primeros intentos de comercializar los viajes espaciales. En 1982, el empresario estadounidense Sparky Moe, pagó $85.000 usd por el viaje a bordo del transbordador espacial Columbia en una misión espacial, convirtiéndose así en la primera persona en pagar por un viaje al espacio. En la década de 1990 inició el desarrollo de las primeras empresas espaciales comerciales, en 1996 se fundó Space Adventures con el objetivo de ofrecer viajes espaciales a turistas.

El siglo XXI registró un rápido crecimiento en la industria del turismo espacial, nuevas empresas ingresaron al mercado de servicios turísticos al espacio, además en las primeras décadas del presente siglo se han desarrollado nuevas tecnologías espaciales que han hecho que los viajes espaciales sean más seguros y un poco más accesibles. El 28 de abril del 2001, Roscosmos envió desde el cosmódromo de Baikonur al primer turista espacial, el millonario Dennis Tito, a la Estación Espacial Internacional (EEI); Mark Shuttleworth (2002), magnate sudafricano, siguió los pasos de Tito, convirtiéndose en el segundo civil en viajar al espacio, a bordo de una nave Soyuz; Guy Laliberté (2008), cofundador del Cirque du Soleil se convirtió en el primer turista espacial canadiense y en el tercer civil en viajar al espacio.

En 2008 SpaceX lanzó con éxito su cohete Falcon 1, el primer cohete orbital privado del mundo, este fue un hito importante para el turismo espacial, al demostrar que los viajes espaciales privados eran factibles; en 2020 SpaceX envió dos astronautas de la NASA a la EEI en la primera misión espacial comercial tripulada, demostrando que las naves espaciales comerciales pueden transportar de forma segura a los astronautas a la EEI; en 2021 SpaceX envió a cuatro turistas al espacio en una misión espacial suborbital. Este fue el primer vuelo espacial comercial tripulado de la compañía. En 2021, la empresa Virgin Galactic completó su primer vuelo espacial suborbital con pasajeros a bordo (VSS Unity de la serie SpaceShipTwo). El vuelo llevó a Richard Branson, fundador de Virgin Galactic (VG), y a tres personas más a una altitud de más de 80 kilómetros sobre la Tierra; según datos de VG, hasta julio de 2021 más de 600 personas han adquirido su billete para realizar un vuelo suborbital a un costo de 250.000 dólares cada uno. El multimillonario estadounidense Jared Isaacman (2021) lideró la primera misión espacial comercial Inspiration4 totalmente civil a bordo de la Crew Dragon de SpaceX. Ese mismo año, el multimillonario japonés Yusaku Maezawa, realizó un viaje de 12 días a la EEI, a través de la misióSoyuz MS-20. En el 2022, la empresa Blue Origin completó su primer vuelo espacial suborbital con pasajeros a bordo. El vuelo llevó a Jeff Bezos, fundador de Blue Origin, y a otras tres personas a una altitud de más de 100 kilómetros sobre la Tierra (la Línea de Kármán, establecida entre 80 y 100 kms., es el límite entre la atmósfera y el espacio exterior, para la aviación y la astronáutica).

Es importante tener en cuenta que el turismo espacial todavía se encuentra en sus primeras etapas de desarrollo, por lo que los precios de los viajes espaciales turísticos -actualmente inmoderados para la mayoría- probablemente bajarán en el futuro cercano, a medida que la tecnología se vuelva más avanzada y la demanda se incremente. Desde una perspectiva optimista, el futuro del turismo espacial luce halagüeño, se espera que la industria crezca significativamente en los próximos años y, es probable que se desarrollen nuevos servicios, destinos y experiencias turísticas espaciales; además tendrá un impacto significativo en la economía global, creando nuevos empleos y oportunidades de negocio; por lo que México debe enrolarse en esta dinámica industria.

Considerando que el turismo espacial está apenas despegando, luego de que en los últimos años ha habido un número creciente de personas que han viajado al espacio, se espera que esta tendencia continúe en el futuro inmediato. Las razones que sustentan esta tendencia son las siguientes: Se han desarrollado nuevas tecnologías espaciales que hacen que los viajes espaciales sean más seguros, así como potencialmente asequibles. Esto incluye el desarrollo de cohetes reutilizables y naves espaciales más eficientes; cada vez hay más personas interesadas en el espacio y en viajar a este. Esto se debe a una serie de factores, como el éxito de las misiones espaciales tripuladas, la creciente popularidad de la astronomía, el aumento de la conciencia ambiental y la creciente inversión del sector privado en el turismo espacial. Esto ha derivado en el desarrollo de nuevas empresas espaciales, así como en la creación de nuevos productos y servicios turísticos espaciales.

Actualmente, el turismo espacial se encuentra conformado de la siguiente manera:

  • Los viajes espaciales suborbitales son la forma más común de turismo espacial. Estos vuelos alcanzan el espacio, pero no orbitan la Tierra. Algunos proveedores de viajes espaciales suborbitales incluyen Virgin Galactic, Blue Origin (la nave reutilizable New Sephard realiza turismo espacial con vuelos de solo 11 minutos de duración), Space Perspective, Space Experience y Space Adventures, entre otras.
  • Los viajes espaciales orbitales son menos comunes que los viajes espaciales suborbitales, pero son más costosos y su duración es mayor. Los viajes espaciales orbitales permiten a los turistas orbitar la Tierra y ver el planeta desde el espacio. Algunos proveedores de viajes espaciales orbitales son SpaceX y Axiom Space.
  • El turismo espacial de larga duración es una nueva forma de turismo espacial que aún está en desarrollo. Esta modalidad implicaría que los turistas pasen semanas o incluso meses en el espacio; algunas empresas ya están desarrollando planes para hoteles espaciales y otras instalaciones que podrían usarse para el turismo espacial de larga duración.

 

México tiene un gran potencial para promover inversión en infraestructura que genere un mercado de servicios turísticos al espacio, lo que le permitiría -eventualmente- convertirse en un líder en la industria del turismo espacial. El país cuenta con una ubicación geográfica privilegiada, historia y vocación espacial, una creciente comunidad de científicos e ingenieros espaciales y una activa sociedad civil organizada en los temas del espacio, como la Fundación Acercándote al Universo A. C. (FAU), considerada la comunidad espacial más importante de América Latina. Además, el gobierno mexicano apoya -a través de la Agencia Espacial Mexicana (AEM)-, el desarrollo de la industria espacial nacional en conjunto con la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (FEMIA) y el Consejo Mexicano de Educación Aeroespacial (COMEA), que agrupa a las más importantes universidades públicas y privadas del país, que forman capital humano especializado en el sector espacial. Adicionalmente, el país impulsa la creación de un ecosistema espacial en la región, a través de la Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio (ALCE), creada a instancias de México.

En ese contexto, México tiene un gran potencial para desarrollar una infraestructura y un mercado de servicios turísticos al espacio, al contar con una ubicación geográfica estratégica, una fuerza laboral calificada y un creciente interés en las generaciones actuales en el espacio. Algunas posibilidades concretas para promover la infraestructura y un mercado de servicios turísticos al espacio en el país son:

México puede desarrollar un puerto espacial que servirá como base para operaciones de turismo espacial. Esto podría incluir la construcción de instalaciones para el lanzamiento y aterrizaje de naves espaciales, así como instalaciones de entrenamiento y alojamiento para turistas espaciales. El país tiene varios sitios potenciales para un puerto espacial, incluyendo las penínsulas de Baja california, Yucatán, el desierto de Sonora y Tamaulipas.

México debe invertir en investigación y desarrollo de tecnologías espaciales relacionadas con el turismo espacial, incluido el desarrollo de nuevos vehículos espaciales, cohetes espaciales, naves espaciales y sistemas de soporte vital, así como otras tecnologías e infraestructuras espaciales dirigidas al entrenamiento de astronautas. El papel de la AEM, la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), la SEDENA, Fuerza Aérea Mexicana y FAMEX, como entidades gubernamentales, debe ser facilitar la aprobación de operadores de vuelos comerciales al espacio y promover este proceso, en conjunto con la academia y las empresas del sector espacial.

México debe desarrollar programas educativos y de divulgación para aumentar el interés público en el turismo espacial y la exploración espacial, incluidos los programas para estudiantes, maestros y el público en general.

México debe fomentar la colaboración con el sector privado para impulsar y desarrollar la industria del turismo espacial (infraestructura y servicios turísticos espaciales), incluida la asociación con otras agencias espaciales, empresas espaciales, además de compañías aéreas, entre otras entidades relacionadas con este sector.

A partir de la Reforma constitucional en materia espacial (reforma a los artículos 23 y 78, para elevar a rango constitucional la actividad espacial y considerarla prioritaria”), México debe establecer un marco regulatorio (ley secundaria) del turismo espacial, a través de una Ley Nacional de Desarrollo Espacial, para garantizar la seguridad y la protección de los turistas espaciales. Este marco regulatorio debe cubrir áreas como la seguridad de las naves espaciales, la capacitación de los astronautas y la protección del medio ambiente espacial.

México puede promoverse como un destino de turismo espacial atractivo, mediante campañas eficaces de mercadotecnia y la participación en ferias comerciales y eventos de la industria espacial.

Además de estas posibilidades, México puede considerar desarrollar parques temáticos sobre el espacio y tours espaciales educativos enfocados en la historia y la cultura mexicanas; diseñar y ofrecer experiencias de turismo espacial únicas que no estén disponibles en otros países; promover el turismo espacial -sin tintes ideológicos- como una forma de promover la paz y la cooperación internacional.

Al tomar estas medidas, México puede posicionarse como un líder en el turismo espacial y aprovechar los beneficios económicos y sociales de esta industria en crecimiento. No obstante, también existen algunos desafíos que el país deberá superar para desarrollar con éxito una industria de turismo espacial, entre los que destacan los altos costos de desarrollo y operación de la infraestructura espacial; la necesidad de desarrollar regulación, estándares de seguridad para el turismo espacial; normas, acreditaciones y certificaciones. Al invertir en infraestructura, investigación y desarrollo, educación y divulgación, y colaboración con el sector privado, México puede crear una industria de turismo espacial sostenible y próspera.

El desarrollo de una industria de turismo espacial en México tendrá un impacto significativo en la economía del país, con la creación empleos especializados y bien remunerados, la generación de ingresos y el estímulo al crecimiento económico. Además, la industria ayudará a elevar el perfil de México en el escenario mundial y ante las calificadoras, además de fortalecer su posición como un jugador importante en la industria del turismo espacial y líder en innovación tecnológica. Al aprovechar sus fortalezas y abordar eficazmente los desafíos que enfrenta, México puede crear una industria de turismo espacial sostenible y próspera que beneficie al país en los años venideros.

Pero, ¿cómo iniciar este proceso?, el pasado 26 de junio el diputado local por el partido político Movimiento Ciudadano en Tamaulipas, Gustavo Cárdenas Gutiérrez, presentó una iniciativa de proyecto para que la actividad del turismo espacial sea promovida en la entidad, incluyendo un capítulo al respecto en la Ley de Turismo del Estado de Tamaulipas. Ante el pleno del Congreso estatal, el legislador aseguró que en un futuro cercano el turismo espacial se convertirá en una realidad para muchas más personas, gracias a varias tendencias en la industria espacial como son los cohetes y naves reutilizables, el desarrollo de naves más eficientes y el futuro emplazamiento de estaciones espaciales privadas. Lo anterior considerando la cercanía con los Estados Unidos, tener una extraordinaria ubicación geográfica, cercana a Boca Chica, Texas con Matamoros, lo que potencia la posibilidad de sentar los cimientos del turismo espacial en la entidad, a través del impulso a las distintas ramas de los sectores empresariales, con el apoyo del gobierno estatal; asumiendo que la promoción de inversión en este sector ayudaría a incrementar el desarrollo económico de la región y la creación de fuentes de empleo especializado, por lo que presentó la referida propuesta legislativa para su debido análisis. Los medios locales han dado una gran difusión a esta iniciativa pionera y vanguardista en México; lo cual representa un buen inicio.

A la luz del actual horizonte de desarrollo del turismo espacial, realizando una proyección objetiva del turismo espacial en los siguientes años, podemos aseverar que:

 

  • Se espera que el turismo espacial crezca significativamente en los próximos años. Algunos expertos predicen que el mercado del turismo espacial podría valer miles de millones de dólares en la próxima década.
  • Es probable que se desarrollen nuevas tecnologías espaciales que hagan que los viajes espaciales sean aún más seguros y asequibles, lo que incluye el desarrollo de cohetes espaciales más rápidos y eficientes, entre otras nuevas tecnologías de propulsión espacial.
  • Es posible que surjan nuevos destinos de turismo espacial como la Luna, Marte, otros asteroides y planetas.
  • Es probable que el turismo espacial se vuelva más diverso. En la actualidad, el turismo espacial es en gran parte clientes excéntricos con un alto poder adquisitivo. Sin embargo, a medida que los viajes espaciales se vuelvan más asequibles, es probable que se vuelvan accesibles para una gama más amplia de personas.

 

A medida que la tecnología espacial continúa desarrollándose y los costos disminuyen, es factible que en el futuro cercano los viajes espaciales se vuelvan más accesibles para una gama más amplia de personas, lo que podría conducir a una nueva era de exploración y descubrimiento espacial. Por ello, el interés de México en esta industria es encomiable.

 

Los  artículos firmados  son  responsabilidad  exclusiva  de  sus  autores  y  pueden  o  no reflejar  el  criterio  de  A21”

Facebook comments