Pasar al contenido principal
04/08/2020

AFAC está dando el brazo a torcer

Luis Salazar Brehm / Jueves, 30 Julio 2020 - 20:50

Todos hemos tenido problemas a la hora de estar presente en una clase o leer un texto que resultaba tedioso, demasiado denso, técnico o sencillamente aburrido y que después de pasar varias hojas o transcurrido el tiempo de la clase, nos damos cuenta que no hemos comprendido el mensaje.

La ventaja de un libro es que podemos retroceder y volver a leer lo que no nos quedó claro. Esa ventaja no la tenemos en una clase en vivo. Ya quiero ver al alumno que pida al maestro al final de clase que repita todo porque, a pesar de que estuvo con los ojos abiertos y mirando al frente, su mente estuvo en otro lado. 

Traigo esto a colación porque parece ser que finalmente la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) está dando su brazo a torcer para avalar la educación a distancia. Así, despúes de más de cuatro meses desde que inició la contingecia por el covid-19, las escuelas podrán (previa autorización) impartir nuevos cursos en línea. El único detalle: en principio las clases tendrían que ser en vivo.

Imagino que el objetivo de tener clases en vivo será que el instructor verifique que el alumno esté con los ojos bien abiertos, sentado y atendiendo el monitor de su medio electrónico. Pero… como expongo en el párrafo anterior, ¿el que el alumno esté con los ojos abiertos y viendo al frente garantiza que se está comprendiendo el contenido el curso? ¿No habrá mejores métodos para comprobar que el alumno adquirió los conocimientos?

Retrocedamos un poco en el tiempo. Allá en 1975, Martha y John King comenzaron a volar por todo Estados Unidos impartiendo cursos de aviación, lo que resultaba súmamente caro para los alumnos y agotador para esta pareja de pilotos.

Una década después, se les ocurrió comenzar a grabar las clases desde su casa y distribuir este material a los alumnos por medio del servicio postal en videos VHS. El método resultó tan efectivo que 35 años después continúan impartiendo cursos por medio de clases a distancia y como ellos organizaciones como la OACI (Unmanned Aviation Fundamentals: Online), IATA y escuelas de muchas partes del mundo también lo han implementado.

Si la preocupación para la AFAC es que los alumnos no atiendan las clases, eso podría ser perfectamente solventado por medio de las plataformas en línea donde se registra a qué hora entró el alumno a la plataforma, desde dónde, qué videos vio y al final revisar el resultado de los exámenes en línea. Incluso, para el caso de los exámenes, ahí sí que el alumno ponga su cámara para verificar que es él quien contestó el examen.

El último filtro para verificar que el alumno cuenta con los conocimientos y habilidades para obtener una licencia de piloto (tripulado o no tripulado) es por medio del inspector de vuelo de la misma AFAC. Desde mi punto de vista, lo que debiera blindarse, más que si el alumno estuvo con los ojos abiertos en clase, es el proceso de evaluación por parte de los inspectores de vuelo.

Para esto, se requeriría en primera instancia la elaboración de un manual o guía de procedimientos para estandarizar las evaluaciones a los candidatos a piloto, en este caso de RPAS.

No se trata de inventar el hilo negro, sólo de incorporar lo que hasta ahora ha funcionado en otras partes del mundo y echar mano de acuerdos internacionales que México tiene ya firmados.

El 29 de junio de 2017, la SCT firmó una declaratoria conjunta de intención con el Departamento de Transporte de Canadá (Transport Canada) con la intención de fortalecer, desarrollar y ampliar la cooperación en materia de RPAS y UAS. Entre otras cosas, para potenciar el intercambio de información y colaboración sobre el marco jurídico para la seguridad operacional relacionada con los RPAS y UAS.

Por medio de ese acuerdo se podría mejorar, entre otras cosas, el proceso de evaluación de los candidatos a pilotos de RPAS. Por ejemplo, tomando la "Guía para la evaluación de vuelo RPAS" de la regulación TP15395 de Transport Canada. Disponible a través del siguiente vínculo: "TP 15395 E(09/2018)Flight Reviewer’s Guide for Pilots of Remotely Piloted Aircraft Systems 250 g up to and including 25 kg, Operating within Visual Line-of-Sight (VLOS)".

Facebook comments