Pasar al contenido principal
12/11/2019

Drones ¿el futuro de las guerras y del terrorismo?

Luis Salazar Brehm / Jueves, 26 Septiembre 2019 - 20:11

El ataque sorpresa de aviones no tripulados este mes en la refinería de la empresa petrolera saudí, Aramco ha provocado un importante debate sobre si éste es el futuro de los conflictos. El debate sobre los drones ha crecido dramáticamente desde que el presidente Barack Obama comenzó a confiar en ellos en la guerra contra el terrorismo. Otros países se han adaptado y desarrollado rápidamente sus propios programas, aquí se incluye México donde varias dependencias de gobierno como la Fiscalía General de la República, Marina, Fuerza Aérea y Pemex, están empleando este tipo de aeronaves. En el caso de la Fiscalía General de la República, los ha empleado desde el año 2014 sin que a la fecha siquiera hayan sido registrados en el Registro Aeronáutico Mexicano como lo establece la regulación.

En los Estados Unidos, a menudo se dice que el F-35 es el último avión de combate tripulado que Estados Unidos producirá. Los drones son cada vez más baratos; pueden realizar monitoreos aéreos sobre zonas de conflicto durante largas horas; y quizás lo más importante, si son derribados, no hay piloto humano que muera o sea hecho prisionero. Políticamente esto es enormemente atractivo. Y cada vez son más frecuentes los ataques aéreos empleando vehículos aéreos no tripulados (UAS) en lugar de aviones tripulados.

El dominio aéreo de Estados Unidos se basa en plataformas enormemente caras como aviones tripulados, portaaviones, grandes bases aéreas, etc. Los drones ofrecen una forma barata de realizar tareas de reconocimiento y ataques.

Los drones crean ambigüedad sobre si su uso constituye un acto de guerra. Los aviones tripulados que vuelan sobre el espacio aéreo soberano son una violación obvia y ampliamente aceptada. Muchos conflictos pasados ​​han sido testigos de eso, y tenemos un buen sentido de lo que eso significa. Pero las reglas para el poder aéreo del robot del futuro no disfrutan de tal consenso. Los Estados pueden afirmar, con al menos cierta credibilidad, que su dron estaba en el espacio aéreo internacional, que el controlador no se dio cuenta de dónde estaba volando, que los problemas de software lo desviaron, etc. En resumen, los drones ofrecen un poco más de excusas que los aviones tripulados tradicionales. Vemos mucho del mismo fenómeno con el conflicto cibernético. Las normas para ataques cibernético son mucho menos claras que los intercambios de fuego tradicionales.

Para Corea del Norte específicamente, el ataque saudí puede abrir algunas opciones nuevas. Convencionalmente, Corea del Norte está muy superada en el cielo. También carece de capacidades de reconocimiento aéreo, especialmente en comparación con los vuelos U2 y la cobertura satelital que los Estados Unidos (y Japón) realizan sobre Corea del Norte.

Corea del Norte ya ha enviado vehículos aéreos no tripulados con cámaras hechizas sobre el espacio aéreo de Corea del Sur desde al menos 2014. Esto seguramente continuará. Los drones son lo suficientemente baratos como para estar incluso dentro de los recursos limitados de Corea del Norte, y contrarrestar la asimetría de información masiva entre el reconocimiento aéreo de Estados Unidos y Corea del Norte. Tampoco, convenientemente, los norcoreanos se preocupan por las reglas de soberanía del espacio aéreo, particularmente con respecto a Corea del Sur. Corea del Norte ha provocado a Corea del Sur a lo largo de la zona desmilitarizada y la línea límite durante décadas. Difícilmente se detendrá ahora.

Sin embargo, la posibilidad más inquietante es que Corea del Norte copie el ataque iraní contra Arabia Saudita. Los UAV permiten que Corea del Norte expanda sus tradicionales provocaciones terrestres y marítimas. Esto aumentaría el área de operaciones por mala conducta de Corea del Norte. Los drones norcoreanos ahora podrían penetrar más profundamente en Corea del Sur.

Facebook comments