Pasar al contenido principal
20/09/2019

Heathrow Pause: la amenaza de los drones de juguete

Luis Salazar Brehm / Jueves, 5 Septiembre 2019 - 20:52

Un grupo de activistas contra el cambio climático tiene la intención de paralizar por varios días las operaciones aéreas del Aeropuerto Internacional de Heathrow (Londres), al volar drones de juguete en los alrededores de ese aeropuerto en una protesta que durará una semana. 

Será a partir del 13 de septiembre cuando el grupo Heathrow Pause protestará en contra de la expansión del aeropuerto de Heathrow, pues según este grupo, va en contra del compromiso de su gobierno por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

 "Entendemos que las autoridades del aeropuerto responderán aterrizando todos los vuelos. Los drones no se volarán en rutas de vuelo y no habrá riesgo de daño para nadie " señaló.

"Pedimos que el Gobierno le diga a la nación (Reino Unido) la verdad sobre la Emergencia, reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero a cero neto para 2025 y celebre una Asamblea Nacional de Ciudadanos para supervisar los cambios necesarios para lograrlo".

Los activistas del grupo “Heathrow Pause” saben que enfrentarán arrestos y posiblemente largas penas de prisión pues la ley de drones del Reino Unido prohíbe la operación por encima de 121 metros o en un radio de 1 kilómetro del perímetro de un aeródromo.

Recordemos que en enero pasado el aeropuerto de Heathrow sufrió suspensiones temporales, tras el avistamiento de drones en áreas circundantes a sus instalaciones. También en vísperas de Navidad del 2018 ocurrió un ataque similar con drones en el Aeropuerto Internacional de Gatwick (el segundo más importante en Londres, después de Heathrow) lo que llevó a la suspención de operaciones por tres días consecutivos y afectaciones a 140 mil pasajeros.

 A raíz de esos dos casos de avistamiento de drones alrededor de los aeropuertos, el gobierno de Londres anunció la inversión de sistemas de defensa antidrones de grado militar por “varios millones de libras”, de acuerdo con la nota publicada por Reuters el 3 de enero de este año.

Veremos si el sistema antidrones instalado en Heathrow tendrá la efectividad para contraatacar los planes del grupo Heathrow Pause que buscan paralizar las operaciones aéreas del aeropuerto más concurrido de Europa.

El grupo ambientalista Heathrow Pause está creando un precedente muy grave sobre nuevas métodos de protesta o, como dirían algunos “acciones de resistencia civil pacífica”, que podrían poner en grave riesgo operaciones aéreas.

Es urgente actualizar la regulación en materia de drones y que realmente existan acciones legales en contra de quienes operan drones de manera ilegal o pongan en riesgo a otras aeronaves, personas en tierra o infraestructura.

A pesar de que en México ya existe una normatividad en materia de drones, podemos atestiguar casi a diario que ésta se incumple sin que existan consecuencias legales en contra de los infractores. Un ejemplo de incumplimiento de la normatividad mexicana en materia de drones (RPAS), es en la cobertura de noticias. Sólo como una de muchísimas muestras de incumplimiento de la normatividad, fue la cobertura de la Protesta contra el Primer informe de Gobierno de AMLO transmitido en Despierta de Noticieros Televisa el 2 de septiembre pasado. En esta cobertura, el reportero de Televisa hace volar su dron sobre más de 12 personas en los alrededores del Monumento a la Revolución. Tomemos en cuenta que para volar un dron de manera legal, es necesario estar alejado por lo menos cinco millas náuticas, o 9.2 km, de aeropuertos, y a más de 900 metros de helipuertos. Las personas que vuelan drones en las cercanías del Monumento a la Revolución incumplen ambas normas, pues no sólo están a menos de 9.2 km del aeropuerto, sino que tienen cinco helipuertos en las cercanías. Entre los más cercanos están el de la Secretaría de Relaciones Exteriores y el del hotel Hilton, ambos sobre Avenida Juárez, o el del Senado de la República en Paseo de la Reforma y París. 

Es urgente mejorar la regulación en materia de drones a nivel mundial, pero sobre todo sancionar a quienes incumplen la regulación vigente y pongan en riesgo la seguridad aérea. Métodos de protesta como los del grupo Heathrow Pause deben ser castigados con severidad y evitar que el uso de drones de juguete como métodos de protesta se repliquen en la cercanía de otros aeródromos.

Facebook comments