Pasar al contenido principal
22/07/2019

Futuro, oportunidad y peligro de los drones, parte I

Luis Salazar Brehm / Jueves, 4 Abril 2019 - 21:16

Entre 2016 y 2020, la industria de los drones (formalmente conocidos como Unmanned Aircraft System, UAS, o Remotely Piloted Aircraft System, RPAS) generará ingresos de aproximadamente cien mil millones de dólares, gracias a un crecimiento sorprendente y a una evolución veloz de la tecnología.

Además, los drones están consolidando su variedad de usos, ya que se utilizan en una gran cantidad de industrias, logrando beneficios que no eran posibles con el uso de otras tecnologías. Por lo tanto, no podemos negar las grandes expectativas que generan las potenciales ventajas con las que cuentan los vehículos aéreos no tripulados para su uso masivo en diversos ramos de nuestra economía.

Por esta razón, la industria aérea ya se está preparando: la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) estima que, para el 2030, una gran cantidad de RPAS compartirán el espacio aéreo con la aviación tripulada. Para aquellos que se interesen por el tema, pueden leer el artículo que el organismo realizó al respecto aquí.

Sin embargo, detrás de la expectativa que los drones han detonado, también hay una serie de riesgos que pueden detonar si se les usa de una forma errónea. Ya existen algunos casos documentados sobre incidentes provocados por choques entre drones y aviones tripulados. No podemos dejar de advertir el peligro que representa un dron, por pequeño que sea, si interfiere en la ruta de una aeronave.

Uno de estos sucedió en enero de 2017, cuando el vuelo TM136 de Linhas Aéreas de Mozambique (LAM), operado con un B737, se impactó con un dron al momento de la fase de aproximación, provocando grandes daños en la nariz de la aeronave.

También en México hemos tenido incidentes. El 12 de diciembre de 2018, un objeto (lo más probable es que haya sido un dron) se impactó con el vuelo AM770 de Aeroméxico cuando éste se aproximaba a la ciudad de Tijuana, proveniente de Guadalajara. De nueva forma, la nariz de la aeronave resultó afectada, pero no queremos ni imaginar lo que habría sucedido si el RPAS hubiera impactado con, por decir, alguno de los motores.

No podemos negar la importancia económica que tienen los drones hoy en día, y que tendrán en el futuro, y es por eso que la industria, la sociedad y el gobierno debemos impulsar una mejor regulación, que evolucione y desafíe al sistema normativo de la aviación tradicional. Estas consideraciones requieren que las regulaciones tengan en cuenta hacia dónde se dirige la industria y que sean en la medida de lo posible a prueba de una obsolescencia prematura.

Tenemos que ser capaces de adaptarnos a la tecnología y a la innovación, la cual no se va a detener, pero también, tenemos que priorizar la seguridad de la población y las miles de personas que diariamente viajan a bordo de vuelos comerciales.

Sin duda, el reto será mantener el desarrollo tecnológico en equilibrio con la continuidad de la operación aérea segura; la integración de los RPAS en el sistema aeronáutico no puede reducir los estándares de seguridad logrados en la aviación.

Twitter: @luisdrones

Facebook comments