Pasar al contenido principal
18/10/2019

Ya llegó la FAMEX 2019

José Medina Go… / Domingo, 21 Abril 2019 - 20:46

Esta semana nuestro país será testigo y anfitrión de un evento de potencial máxima importancia estratégica para el futuro de México. Empleo la palabra “testigo” porque un elevado número de variables transnacionales confluirán en un magno evento que potencialmente trasciende a nuestro país; e invoco la expresión “anfitrión” porque nuestro Estado, materializado en una institución permanente, es el organizador y promotor de semejante suceso. Finalmente, invoco la expresión “máxima importancia estratégica” porque el beneficio del adecuado desarrollo de esta cumbre podrá beneficiar a generaciones futuras de mexicanos, así como llevar a nuestro país a nuevas dimensiones de desarrollo. El término “potencial” lo dejo en el tintero por el momento. Me refiero a la Feria Aeroespacial Mexicana (FAMEX) en su edición 2019.

Como mencionamos apenas la semana pasada, este magno acontecimiento de tres días tendrá lugar en la Base Aérea Militar No.1 de Santa Lucía, Estado de México, en el corazón de la 37 Zona Militar. Esta instalación estratégica para nuestro país -más allá del tremendo y ya multi-invocado y discutido contubernio en torno a los “planes” de SCT y de la presente administración en materia de infraestructura aeroportuaria- no sólo es la instalación de defensa aérea más importante del país, sino también la más grande en toda América Latina. Es por ello que no es fortuito que esta sea la sede de tan importante feria internacional, ni que sea nuestra Fuerza Aérea Mexicana quien organice y promueva este evento.

No quisiera emplear este breve espacio reflexivo para señalar la cantidad de expositores, eventos y conferencias que tendrán lugar en el marco de esta feria; sin embargo, si quisiera destacar al reflexivo lector la importancia intrínseca que tiene. No sólo es la oportunidad para que nuestro país, sus ciudadanos, el sector público y privado conozcan y sean partícipes de las nuevas tecnologías y aproximaciones internacionales a los avances de la aviación, sino también de que sus productores y proveedores internacionales conozcan e identifiquen áreas de oportunidad para desarrollar en nuestro país. Este ejercicio bidireccional de conocimiento y reconocimiento es invaluable, en particular porque puede sentar la base para un desarrollo y gestión futura que podría transformar para bien el porvenir de nuestro país.

También es significativo que este evento abra sus puertas a los ciudadanos de manera amplia. Cierto, hay un trámite de registro (más para fines estadísticos y de control) y pases de entrada (no olvidemos es una base militar estratégica, la seguridad es indispensable), pero es accesible a todos los ciudadanos que tengan interés en la aviación, en el desarrollo tecnológico o que simplemente quieran conocer más de nuestras Fuerzas Armadas. Reiterando una vez más que nuestra Fuerza Aérea es una “fuerza del Pueblo, se debe al Pueblo, y se desempeña con profesionalismo y excelencia para el Pueblo”, este evento es una oportunidad única para que la población vea, identifique y conviva con este selecto grupo de hombres y mujeres que con Honor, Valor y Lealtad dan sus vidas por proteger la seguridad de nuestro espacio aéreo, nuestra soberanía nacional y promueven el desarrollo aeroespacial de México para beneficio de su Pueblo y futuras generaciones.

Es así como FAMEX 2019 representa una oportunidad única en diferentes niveles y contextos para concebir, identificar, gestionar y sentar las bases para el desarrollo nacional en el ámbito aeroespacial, tanto como país y como actor global plenamente integrado a un desarrollo transnacional en la materia. Recordemos que como especie la primera vez que emprendimos el vuelo auto-propulsado fue apenas hace poco más de un siglo, y en este periodo dimos avances espectaculares. De hecho, la aeronáutica y la gestión espacial ha sido una de las ramas técnicas y tecnológicas que más se han desarrollado en el siglo XX e inicios del presente milenio.

Todo esto ya lo sabemos. De hecho, el lector de este espacio lo tienen más que claro. Y es por ello que debemos retomar uno de los términos que usé en la introducción de esta aportación semanal y que intencionalmente dejé aparte: el término “potencial”. Esta palabra invoca varias interpretaciones, y sobre todo una invitación colectiva. Este término nos refiere a un desenlace posible y probable si –y solo si- tomamos una decisión a favor de promover este ámbito en nuestro país. Sin la intención de parecer irreflexivamente repetitivo e insistente, es importante señalar que el desarrollo aeroespacial no es una decisión exclusiva del gobierno. Por el contrario, se trata de una decisión de Estado, lo que implica por definición una amalgama simbiótica entre el gobierno y sus instituciones en un proceso de Administración Pública, y los ciudadanos organizados en sectores académicos, empresariales y de la Sociedad Civil.

Sin duda, el apoyo del Gobierno Federal y sus Instituciones es importante y crucial para emprender este tipo de esfuerzos. Pero el incentivo del sector académico, empresarial y social es vital para impulsar y proyectar estas labores para el beneficio integral del país en el largo plazo. Es por ello que FAMEX 2019 representa una oportunidad potencial, porque tenemos frente a nosotros una elección, una decisión crítica e inigualable para la trascendencia nacional.

Todo está dispuesto para este fin: la voluntad del Estado es manifiesta cuando una de sus Instituciones Permanentes más destacadas –la Fuerza Aérea Mexicana- encabeza y es anfitrión de este magno evento; el interés del sector académico, empresarial e industrial es evidente al momento de participar en el mismo con presentaciones, exhibiciones, conferencias y su mera presencia; y el apoyo e interés social queda de manifiesto con el elevado número de visitantes programados para esta feria. Es así como el entorno está dispuesto, el escenario armado, la mesa puesta y el contexto dado. Solo nos queda tomar la más que obvia y autoevidente decisión.

 

Facebook comments