Pasar al contenido principal
24/06/2019

FAMEX 2019: un llamado al desarrollo aeronáutico y aeroespacial nacional

José Medina Go… / Domingo, 14 Abril 2019 - 20:45

Las últimas semanas en nuestro entorno se han caracterizado por una discusión global entremezclada alrededor de la seguridad aérea; el desarrollo de nuevas oportunidades de negocios; el empleo, gestión y desarrollo de nuevas tecnologías; la implementación de nuevos sistemas de transporte aéreo; y las inversiones globales en torno al futuro aeronáutico. Sin duda todos son temas íntimamente vinculados entre sí, y todos son parte de un esfuerzo internacional colectivo orientado a promover el futuro de la gestión integral de la proyección aeronáutica en un ámbito de seguridad y crecimiento sostenido. Sin embargo, esta discusión parece que pasa de largo a nuestro México.

En menos de dos semanas tendrá lugar la Feria Aeroespacial Mexicana (FAMEX 2019), uno de los espacios y entornos más importantes para la promoción del desarrollo aeroespacial en América Latina y sin dudas el evento más importante en la materia en México. La ironía plaga este magno evento, pues su sede será ni más ni menos que la Base Aérea Militar No. 1 en Santa Lucía, Estado de México, parte de la 37 Zona Militar. Es justo esta instalación estratégica del Estado Mexicano que alberga la Comandancia de la Región Aérea del Centro, un Complejo Logístico de la Fuerza Aérea de importancia estratégica, escuadrones de alto valor agregado, un plantel educativo de alto nivel en materia de desarrollo, formación y gestión técnica-especializada, instalaciones de telemetría y detección de riesgos y amenazas al Valle de México, e instalaciones estratégicas para el despliegue de personal y equipo militar en labores de soporte a la Seguridad Nacional y auxilio a la población civil en caso de desastre. Para pronto, la BAM 1 en Santa Lucía es una de las instalaciones aéreas más importantes para el Estado Mexicano, y la Base Aérea Militar con mayor relevancia para nuestro país.

Simultáneamente y sin detrimento a lo anterior es el escenario de una de las debacles nacionales más relevantes en los últimos años, al ser el espacio donde la administración federal 2018-2024 ha insistido se instale un “aeropuerto civil” en sustitución a la magna obra del NAIM en Texcoco. Es difícil interpretar estas señales, particularmente porque a todas luces esta decisión fue errada, plantea más problemas que soluciones, realmente no atiende a la problemática aeronáutica del Valle de México y deja de manifiesto una serie de conflictos de interés, de relaciones personales y de procesos de razonamiento totalmente ilógicos que nos llevan a una total confusión cognitiva. Es entonces irónico que este espacio sea el único posible para la FAMEX 2019, un evento cuya dimensión y fin último es promover el desarrollo integral aeroespacial, que incluye desde tecnología hasta infraestructura, de visión hasta proyección estratégica, y de gestión nacional hasta cooperación transnacional y global.

Que seamos anfitriones de este magno evento transnacional, que sea la Fuerza Aérea Mexicana la entidad que la organiza y que sea sede del mismo su instalación más importante y representativa, en el contexto nacional discursivo, mediático y político contemporáneo es muy significativo y llamativo. Debemos preguntarnos si esto es solo una mera coincidencia (dudoso) o posee un importante significado que busca ser proyectado al Titular del Ejecutivo. Recordemos que en ediciones anteriores de este evento los números de los visitantes superaron el cuarto de millón de asistentes, y en los momentos donde se llevó a cabo el tradicional espectáculo aéreo este número se convirtió en incuantificable por el elevado número de espectadores dentro y fuera de la Base.

La FAMEX y su entorno es un espacio de vinculación, identificación y asociación de nuestra Fuerza Aérea Mexicana (incluido personal, bienes muebles e inmuebles de manera simultánea) se integra con el Pueblo de México a quien abnegadamente sirve y se entrega, así como se manifiesta a la comunidad internacional mostrando los alcances, aspiraciones y capacidades de nuestra Fuerza Armada del Aire en el contexto contemporáneo. No es poca cosa, y gracias a ello se ha presentado una vinculación civil-militar con la FAM sin precedentes. Por su parte, el que se permita el acceso a esta importante instalación le muestra a la ciudadanía lo que realmente tienen y pueden hacer sus instituciones militares, lo que a su vez otorga certidumbre, confianza y respaldo de la población a sus defensores y garantes del Estado.

Tradicionalmente, el Presidente de la República asiste a este evento, y cada edición manifiesta a nivel institucional un apoyo y respaldo superior al mismo, principalmente al ver materializado el potencial aeroespacial de nuestro país en su interacción global. Será profundamente interesante ver si en esta edición el Titular del Ejecutivo estará presente en la inauguración y/o la clausura, y si el Titular de SCT –férreo defensor del proyecto de Santa Lucía y cancelación del NAIM– estarán presentes para ver el certero y elevado flujo de asistentes, visitantes y espectadores, y de sus reacciones ante ellos.

¿Cómo justificar entonces el cerrar la BAM 1 y convertirla en un “aeródromo secundario” después de las manifestaciones de admiración y apoyo de un Pueblo que se ve en las alturas y no en la horizontalidad de la tierra? ¿Cómo defender una “propuesta política” y una “promesa de campaña” infundada y manipulada que busca mantenernos en el ayer cuando nuestro Pueblo aspira y exige voltear la mirada arriba y buscar nuevas altitudes? ¿Cómo aferrarse al ignominioso atraso justificado con una “encuesta a modo” cuando somos sedes de una promoción y visión al porvenir?

Estas son preguntas que se responderán en breve, en el marco de la FAMEX 2019. Para el sábado 27 de abril a las 17:00 horas ya tendremos una respuesta.

Facebook comments