Pasar al contenido principal
14/11/2019

La sobreventa, ¿está justificada o debe prohibirse?

Paco Corona / Viernes, 1 Abril 2016 - 08:07

Hay temas de los que todo el mundo habla, por lo menos de manera superficial, pero que nadie entiende bien a bien, como la física cuántica y sus paradojas...o la sobreventa de boletos de avión.

Incomprendida, estigmatizada y muy probablemente odiada, pero sobre todo temida por la mayoría de los usuarios de líneas aéreas; con tan mala fama que, sin temor a equivocarme, sé que en una encuesta demostraríamos cuán impopular nos resultaría si solo hiciéramos la pregunta: ¿está usted de acuerdo con la sobreventa?

Pero creo que todo es producto de una percepción equivocada y un claro desconocimiento de los procesos operativos de la industria, que incluso ha llevado recientemente a tocar la puerta del poder legislativo para prohibir esta práctica ¿maldita?

¿Que es realmente la sobreventa?

En palabras simples, es la venta de boletos en exceso de los asientos instalados en el avión que operará una ruta determinada y hasta aquí es lo que todo mundo sabe y odia, pero ¿por qué venden más boletos de los que el avión puede admitir?

Respuesta simple:

porque la estadística se los permite y porque de hecho es un beneficio mutuo entre aerolínea y usuarios....

Vamos un paso atrás: el principio en el que se basa esta práctica es uno y la justificación es otra.

El principio es que no es lo mismo comprar un boleto de avión que usarlo para ocupar un lugar en el avión. ¿La justificación?: que aproximadamente el 10% de los pasajeros que compraron un boleto de avión NO lo utilizan en las condiciones originales que lo compraron, con independencia de la anticipación con la que compraron el boleto.

Tomemos por ejemplo el teatro. Usted compra un boleto y por alguna causa circunstancial no se presenta. ¿Iría a reclamarle al teatro que le bonifique el costo del boleto? No, pero ¿por qué no? Bueno, porque el teatro no se aprovechó de su ausencia, su asiento quedó vacío, ¿y por qué no se aprovechó?: pues porque la estadística arroja que el porcentaje de clientes que compra un boleto de teatro y no lo usan es prácticamente 0%.

¿Para qué sirve este ejemplo?: sencillo, el teatro no tiene sobreventa porque no se justifica su utilidad ni comercial ni social.

En aviación sí y ya lo dije, son los casi 10% de usuarios quienes se benefician, por cambio de planes de última hora, tráfico descontrolado, descuido en el duty free, etc.

Es un beneficio que tiene dos vistas, como las monedas. En una cara se tiene la posibilidad de conseguir un lugar en un avión casi de último minuto para quien le urge viajar y en la otra, puede uno faltar a su viaje contratado sin perder completamente el boleto. Hasta ahí es un gana-gana del que no se han recibido quejas.

Pero lo que la mayoría conoce de la sobreventa es únicamente cuando las estadísticas no se cumplen, es decir, cuando en la sala de última espera están los originales, más los agregados y arde Troya... ¿en verdad arde Troya?: no; lo cierto es que no es así, este apocalíptico escenario está contemplado también en las estadísticas.

Y de nuevo se busca una utilidad para todos. Tanto para el usuario que se va porque se tiene que ir, como para el que de forma voluntaria o involuntaria se queda, a todos se les tratará de poner contentos de una u otra forma: "se va en el siguiente vuelo, en una mejor clase", "se va mañana pero le compensamos con un boleto igual al que compró, hotel y viáticos", etc.

De hecho, es tan eficiente esta práctica que se dice que solamente uno de cada cien afectados quedará inconforme y muy molesto. Al resto, por raro que parezca, no sólo no les molesta, lo creen algo que les beneficia y lo buscan, no es exageración decirles que abundan los "voluntarios frecuentes", a quienes incluso les resulta una pena no haber sido considerados como voluntarios porque no fue necesario...

Entonces, recapitulemos: la sobreventa de boletos es una práctica justificada y controlada, respaldada con números precisos que tienen una base científica, con resultados que derivan en una utilidad, prácticamente para todos en la ecuación: usuarios que se van, que se quedan y, claro está, para las líneas aéreas.

Es insoslayable que de la sobreventa también resulta una utilidad muy jugosa para las transportadoras -más de 5% de sus ingresos-. Esto nos deja ver que es una práctica perfectamente estructurada, justificada y benéfica para absolutamente todos, menos para ese uno de cada cien afectados que hacen de tripas corazón.

Pregunto yo: ¿es justificable la creación de leyes que afectarán al 10% de todos los usuarios de líneas aéreas que estadísticamente perderían su derecho a volar porque no se presentarán en las condiciones originales? , ¿es justificable un beneficiado y 99 afectados?, ¿es justificable prohibir -y castigar con hasta 12 años de prisión- una práctica que representa poco más del 5% del ingreso de las aerolíneas?

Creo que no, pero entiendo el objetivo benévolo que se pretende y en el mismo sentido, sé que la solución no es prohibir. Es regular la práctica, para que "por si no lo hicieran" las aerolíneas estén obligadas a tener sus estadísticas actualizadas y que sean del dominio público... y de regreso a las encuestas, ¿está usted de acuerdo con que se prohíba la sobreventa y en el mismo sentido, que usted pierda el 100% de su boleto si no lo usa como originalmente lo compró?... Como en el teatro.

Excelente semana y buen vuelo.

Facebook comments