Pasar al contenido principal
19/11/2019

Drones: detección y evasión automática de otras aeronaves

Luis Salazar Brehm / Jueves, 8 Agosto 2019 - 21:06

En el 2016, Pemex entregó físicamente a CENAGAS casi nueve mil kilómetros de gasoductos y cientos de miles hojas impresas en las que informaban sobre las condiciones operativas de la red nacional de gasoductos. ¿Se imaginan lo que hubiera significado revisar cientos de miles de hojas de papel para conocer las condiciones de los gasoductos del país?

Ente el desconocimiento sobre las condiciones de la red de casi nueve mil kilómetros de gasoductos, CENAGAS realizó la contratación de servicios para conocer el estado operativo de las instalaciones del Sistema Nacional de Gasoductos mediante recorridos sobre todos los derechos de vía en vehículo, a pie y vuelo de drones (UAS).

CENAGAS optó por la inspección de gasoductos mediante UAS en las zonas de difícil acceso. Los drones solicitados a las empresas ganadoras de los contratos debían ser capaces de tomar fotografías hasta los 200 m de altura sobre el nivel del terreno (AGL) y alcance de vuelo de al menos 13 km para cubrir 10 km2 de derechos de vía por cada vuelo.

Me pregunto si CENAGAS, antes de la contratación de los servicios con drones, tomó en cuenta que existe una regulación sobre operación de drones y si también tomó en consideración los riesgos que significa volar un dron más allá de la línea de vista del piloto sin contar con tecnología que permita a los pilotos remotos ver y evitar obstáculos u otras aeronaves.

El riesgo de volar un dron a ciegas es enorme y puede traer consecuencias desastrosas.

Volar un dron donde el piloto al mando no comprenda realmente el entorno de la aviación a su alrededor conlleva un grave riesgo. Uno de los retos para volar drones más allá de la vista directa (BVLOS) es cómo sustituir los ojos del piloto como si éste estuviera a bordo.

Apenas la semana pasada la Universidad de Alaska completó, con autorización de la FAA, el primer vuelo de drones "más allá de la línea de vista" (BVLOS) donde inspeccionó una sección de casi 6.5 kilómetros del oleoducto Trans-Alaska.

La FAA aprobó esta prueba piloto gracias a que el dron utilizado incorporó un sistema que permite detectar otras aeronaves. Este sistema utiliza el aprendizaje automático para clasificar a otras aeronaves, toma decisiones inteligentes sobre la amenaza que pueden representar y activar maniobras automáticas para evitar colisiones.

Ésta es la primera vez que una autoridad de aviación aprueba la tecnología de detección y evasión para permitir las operaciones de drones BVLOS.

El sistema para detección y evasión de otras aeronaves, CASIA, de la empresa Iris Automation es una combinación de hardware y software ultraligero, de baja potencia y de tamaño pequeño. Incorpora sofisticados algoritmos y software de inteligencia artificial empaquetados en una supercomputadora autónoma que funciona con una cámara de visión inteligente.

CASIA ha sido ampliamente probada en más de siete mil vuelos de prueba en el mundo real y escenarios de colisión en el aire, volando varios aviones tripulados contra UAS, y más de 40 mil simulaciones de aproximación.

Esta demostración práctica de tecnologías de detección y evasión para una aplicación de inspección en el mundo real (inspección de ductos) ayudará a las autoridades de aviación a definir los sensores y las herramientas necesarias para garantizar la seguridad de UAS en misiones para docenas de aplicaciones. 

En México, a través de la Asociación de Vehículos No Tripulados (AVENT), estamos impulsando proyectos piloto de Integración del Sistema de Aeronaves No Tripuladas (UAS) donde evaluamos una serie de conceptos operativos que incluyen operaciones nocturnas, vuelos sobre personas y más allá de la línea de visión del piloto, entrega de paquetería, tecnologías de detección y evasión, seguridad de los enlaces de datos entre el piloto (GCS) y la aeronave, etc.

Los campos que podrían ver oportunidades inmediatas incluyen entrega de paquetería, fotografía, respuesta a emergencias, agricultura, seguros e inspecciones de infraestructura.

Mediante proyectos piloto comerciales buscamos colaborar con la industria y la DGAC, para acelerar la integración segura de drones en el espacio aéreo mexicano y agilizar la aprobación de operaciones que actualmente requieren autorizaciones especiales.

Si requieres conocer más sobre estos proyectos o quieres participar con una iniciativa, no dudes en escribirme a luis.salazar@amacuzac.com.mx

Facebook comments