Pasar al contenido principal
23/05/2019

Agencias de Estado para la aviación

Rosario Avilés / Martes, 15 Enero 2019 - 11:02

Una antigua demanda del sector transporte aéreo ha sido que la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) se transforme en Agencia independiente, con presupuesto propio y servicio civil de carrera, así como facultades que le permitan normar y supervisar la buena marcha del sector aéreo, tanto comercial como general, para velar por la seguridad y la eficiencia de esta industria. Esta instancia se acompañaría con la creación de la Agencia o Comisión de Seguridad en el Transporte que, a semejanza de la NTSB estadounidense, permita tener una gran base de investigación de accidentes, recomendaciones y mejores prácticas que permitan a la industria ser mejor cada día.

Durante el sexenio pasado estuvimos a punto de que la Agencia Federal del Transporte Aéreo fuera creada, incluso estaba listo el decreto de creación, que se fue traspapelando a lo largo de los años hasta quedar en nada, a pesar de la amplia aceptación de esta iniciativa. Nunca se supo por qué la pasada administración no logró concretarla.

Se espera que esta vez las cosas sean diferentes. ¿Por qué? Porque esta antigua demanda del sector fue pensada ya desde hace 30 años por quien hoy tiene en sus manos la posibilidad de darle forma, el subsecretario de Transporte, Carlos Morán Moguel, quien está convencido de la pertinencia de esta decisión.

Y es que no se trata de crear nuevas cosas sólo por crearlas. Se trata de darle al transporte aéreo una autoridad con un mayor grade de profesionalización, de permanencia, de eficiencia y de sostenibilidad en el largo plazo. Hasta ahora, la DGAC ha sido algo así como el “patito feo” de la administración, pues su presupuesto es muy magro y sus responsabilidades son enormes. Sin ir más lejos, de ella depende la supervisión de todas las operaciones aéreas, sean comerciales o de aviación general; las escuelas, el otorgamiento de licencias, las comandancias y certificaciones de aeropuertos, la investigación de accidentes, entre otras muchas actividades y no es casualidad que en los dos años anteriores (2017 y 2018) se hayan presentado en el país más de 150 accidentes fatales.

De ahí se desprende la otra sentida demanda del sector, también abanderada desde hace años por el propio Morán, de crear una Agencia, Comisión o Junta de Investigación de Accidentes de Transporte que, a semejanza de la Junta Federal de Investigación en el Transporte (NTSB) o de sus semejantes en Canadá y Europa, tenga bajo su cargo la tarea de indagar los accidentes que ocurren en este sector sin ánimo punitivo, sino de documentar las fallas y emitir recomendaciones vinculatorias que eviten que este tipo de accidentes se sigan presentando.

Esto significa que dicha comisión o agencia federal de investigación del transporte debería ser también autónoma para que sus investigaciones puedan tomar en cuenta todos los factores que contribuyen a que se presente un accidente, tanto en las empresas como en la actuación de las autoridades a cargo, que las recomendaciones que emita sean imparciales y se atiendan adecuadamente, como sucede con otras comisiones autónomas, tipo el INAI o la CRE.

Ambas iniciativas deberán también formar parte de un plan de gran visión que es el programa sectorial y que tendrá que ser parte del Plan Nacional de Desarrollo el cual, se espera, se dé a conocer en este primer semestre. El programa tendrá que ser consensuado con la industria y todos los actores relevantes, porque lo que requerimos es un documento que englobe los planes a futuro y las vías por las cuales se deberá transitar para que el sector transporte aéreo tenga un crecimiento sostenible en el largo plazo.

Lo oí en 123.45: Y queda pendiente también el tema de Mexicana de Aviación. Por un lado está el finiquito o liquidación de los trabajadores, de lo que hablaremos en la siguiente semana y por el otro, las posibilidades de que vuelva a volar. E-mail: raviles0829@gmail.com

Facebook comments