Pasar al contenido principal
20/04/2019

El costo del bajo costo

Jaime Riva Palacio / Martes, 8 Diciembre 2015 - 15:36

La irrupción del modelo comercial de las aerolíneas de bajo costo ha significado que un mayor número de personas puedan acceder al transporte aéreo. Hoy en día es una industria que ha ido en ascenso en la cantidad de pasajeros transportados a tarifas muy competitivas.

Los negocios nacen buscando resolver una necesidad, en este caso es el de transportar a personas de un punto a otro sin pagar por cosas que muchas veces no utilizan. Sin embargo, siempre hay que leer dos veces antes de elegir, pues en este tipo de empresas, donde todo lo “accesorio” es un cargo extra, los primerizos pueden caer en adherir servicios que no requieren y que terminan elevando el valor total del boleto, además de estar propensos a sufrir malos ratos.

Servicios extra

Hay que tener cautela y no ilusionarse al ver las tarifas, ya que generalmente no se incluyen las tasas e impuestos que en algunas ocasiones pueden llegar a ser más caras que el precio del boleto. Al realizar la compra en línea hay una serie de opciones que vienen predefinidas para adquirir cosas que realmente no deseamos, por ejemplo, te agregan equipaje extra, donaciones a fundaciones, costo adicional por elegir el asiento, e incluso por tener atención telefónica o por requerir los boletos en el mostrador.

Atención del personal

No quiero generalizar, pero sí se observa en un gran porcentaje de las compañías de bajo costo que el personal recibe salarios más bajos que en otras empresas y, muchas veces, a costa de una mayor carga de trabajo. Esto implica que no siempre son muy cuidadosos con los procesos, se nota la desorganización e incluso puede llegar a pasar (como me ha sucedido) que, al momento de documentar equipaje, este no llegue al destino y sea enviado a otro vuelo por no poner la debida atención a causa de tener que responder con rapidez a un alto número de vuelos.

Servicios a bordo y comodidad

Viajar por aerolíneas de bajo costo implica renunciar, muchas veces, a la comodidad, pues para que el modelo de negocios sea rentable se requiere que las aeronaves cuenten con un mayor número de asientos y que la reclinación de los asientos sea menor o inexistente. ¿Esperabas alimentos y bebidas a bordo? Olvídate de eso, el menor costo del boleto es, en parte, porque las empresas prescinden de otorgar estos servicios a los pasajeros, sin embargo es posible comprar durante el vuelo snacks, refrescos y alimentos calientes (en algunas rutas) a precios tan elevados como la altitud crucero.

Diferencias entre aerolíneas de bajo costo

Es importante leer todas las cláusulas del boleto, en algunas aerolíneas se permite un equipaje documentado, pero al momento de comprar te ofrecerán prepagar por maleta y quizás termines pagando por una maleta que no vas a llevar. Lo mismo con el asiento, si de verdad quieres elegir el asiento y pagar por eso, vale la pena cuando hay más espacio entre asientos. En caso contrario, espera al momento de llegar al aeropuerto y elige tu asiento en los mostradores automáticos, de esta manera no habrá cargos adicionales.

Puntualidad y experiencia de pasajero

En portales de aviación civil en el mundo es posible leer que las aerolíneas de bajo costo acumulan un mayor número de quejas de los pasajeros. En algunos estudios se indica que estas aerolíneas pueden llegar a tener 20 veces más quejas que el resto de las líneas aéreas. Lo mejor es estar prevenido y tener en cuenta que aveces lo barato cuesta caro. Al momento de viajar uno debe considerar retrasos y problemas que puedan surgir, como la cancelación de vuelos, entre otros etcéteras. No hay que perder la paciencia y exigir información sobre los derechos de los pasajeros, ya que estos suelen tener políticas distintas por cada marca y lo que pueda ser algo obvio en tu empresa de costumbre puede que no lo sea en otra.

Invariablemente, la existencia de las aerolíneas de bajo costo es una alternativa que beneficia a los pasajeros para que pueden acceder a buenas ofertas, a costa de renunciar a comodidades (que tampoco convertirán el viaje en un infierno) y que cumplen con el propósito final de llegar a destino.

Facebook comments