Pasar al contenido principal
26/11/2020

El embarazo y vuelos comerciales: mitos y realidades

José Luis Merino / Martes, 17 Noviembre 2020 - 21:37

Dado que el embarazo es un estado fisiológico en el que se presentan una serie de cambios fisiológicos, metabólicos y emocionales, deben tomarse en consideración varios puntos antes de abordar un vuelo. 

Si bien, en términos generales, una mujer embarazada puede volar sin un certificado médico durante las primeras 28 semanas de gestación, debe considerarse que, durante las primeras semanas de gestación (particularmente después de la semana cinco) se pueden presentar síntomas que pueden ser muy significativos como náusea y vómito, los cuales pueden ir desde casos muy leves hasta casos severos como en una condición llamada hiperémesis gravídica, que puede llevar incluso a la deshidratación por vómito excesivo, por lo que no se recomienda volar. 

Asimismo, si la paciente ha cursado con amenaza de aborto, no se recomienda volar hasta que esta situación se haya corregido, aún cuando se esté en el primer trimestre del embarazo, que es cuando se considera que existe una mayor seguridad para volar sin certificado médico. 

Posterior a la semana 28 de gestación, es posible volar con un certificado médico. Este cubre hasta la semana 32 en caso de pacientes multigestas (que ya han estado embarazadas previamente) y hasta máximo la semana 36 en primigestas (primer embarazo). 

Sigue estos consejos para los viajes durante tu embarazo: 

  • Visita a tu médico para realizar un examen y toma nota de cualquier consejo relacionado con los vuelos de larga duración.

  • Elige la clase Business para los viajes transatlánticos. Gracias al espacio adicional para las piernas, podrás mover tus piernas con más facilidad y evitarás tener problemas circulatorios.

  • Viaja con un acompañante y asegúrate de llevar los datos de contacto de tu médico.

  • Bebe mucha agua y evita las bebidas que deshidratan, como el té y el café, durante el vuelo.

  • Pasea con regularidad en el avión, a fin de aumentar la circulación, especialmente en los vuelos de larga duración.

  • Recuerda seleccionar asientos de pasillo durante el check-in, ya que te resultará más sencillo ir al baño.

  • Asegúrate de llevar todas las notas médicas relacionadas con tu estado de salud. Si viajas al extranjero, asegúrate de que estas notas estén en inglés. Antes de comenzar tu viaje, elabora una nota con los datos de contacto del centro de salud más próximo al lugar donde vayas a alojarte.

  • Evita el uso de pastillas para dormir a fin de reducir los efectos del jetlag, además de que algunos calmantes e inductores del sueño pueden deprimir el sistema nervioso de tu bebé en gestación.

Facebook comments