Pasar al contenido principal
18/01/2021

El transporte aéreo y la propagación de enfermedades contagiosas

José Luis Merino / Martes, 29 Septiembre 2020 - 20:31

La transmisión de enfermedades infectocontagiosas a través de los medios de transporte es tan antigua como la historia de la peste negra o peste bubónica, enfermedad infectocontagiosa grave producida por la bacteria Yersinia Pestis, cuyo vector era una pulga residente en el pelo de la rata y que acabó con la vida de alrededor de 50 millones de personas en Europa durante el siglo XIV. La bacteria fue, en gran medida, transportada a través de rutas comerciales a Europa en embarcaciones que zarpaban desde Oriente.

Hoy en día la aviación moderna, considerada como el medio de transporte más seguro, puede no estar exenta de ser un medio de propagación de enfermedades a diferentes partes del mundo, ya que el gran alcance así como la disminución en los tiempos de los traslados se han venido acortando al contar con aeronaves más rápidas y de gran rendimiento.

Según datos de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), en el año 2000 volaron mil 647 millones de personas. El SARS o Síndrome respiratorio agudo grave, también conocido como la gripa aviar Humana Virus H7N9, se han relacionado con una alta capacidad de propagación en cabinas de vuelo. En un vuelo de Hong Konkg a Pekín se presentó un contagio de SARS en pasajeros previamente sanos por otros infectados, quienes estaban ubicados a tan sólo unas filas de distancia en los asientos de la aeronave.

Hoy en día nuestro planeta se enfrenta a un gran desafío: la propagación del covid-19, el cual tuvo su origen en el centro de China y se ha esparcido al resto del planeta, incluido México. El virus es capaz de generar infecciones respiratorias agudas que pueden ir desde casos de moderada intensidad hasta casos fatales. Afortunadamente, la aviación mexicana en coordinación con las autoridades sanitarias ha tomado las medidas pertinentes para evitar la propagación, disminuir el impacto epidemiológico y bajar la tasa de infecciones en pasajeros y tripulaciones. Definitivamente, la medicina aeroespacial y la epidemiologia e infectologia tienen un gran reto en la actualidad para lidiar con estas circunstancias potenciales.

Facebook comments