Pasar al contenido principal
22/01/2021

Pilotos sanos, vuelos seguros

José Luis Merino / Martes, 22 Septiembre 2020 - 22:28

El acondicionamiento físico es muy importante para poder desarrollar una actividad aérea segura y eficiente. Como decía la vieja frase: úsalo o se atrofia, ¿la recuerdas? 

En la aviación, esto se puede relacionar con la práctica de las habilidades de vuelo, pero también para las funciones del cuerpo humano.

Los músculos que no se usan tienden atrofiarse y debilitarse. Para mantener los músculos y el sistema cardiovascular funcionando en niveles óptimos, deben ser estimulados y utilizados.

Estar más en forma física generalmente te hará verte y sentirte mejor. Además, las personas con sobrepeso o que están al borde de la obesidad, a menudo tienen muchos problemas metabólicos como la aparición de enfermedades crónica degenerativas como la diabetes e hipertensión arterial.

También presentan problemas físicos que van desde los dolores de espalda crónicos hasta enfermedades cardiovasculares; al mejorar la condición física y oxigenación de los tejidos, el sistema inmunológico refuerza las defensas naturales logrando un organismo resistente a infecciones virales y bacterianas.

Finalmente, un alto nivel de aptitud personal te puede ayudar a hacer frente a los diversos factores estresantes emocionales y físicos que se encuentran en el entorno de la aviación, manteniendo tu mente activa y sana, con mayor resistencia a los estímulos ambientales nocivos.

Antes de comenzar un programa de acondicionamiento físico, es muy importante que te hagas un examen físico completo: platica con tu profesional médico sobre tus intenciones de comenzar un programa de acondicionamiento físico y recibe alguna orientación. Además, sería una buena idea consultar con tu médico especialista en medicina aeroespacial. Estos profesionales pueden ayudar a diseñar un programa acorde a las exigencias del entorno de un vuelo.

Siempre ten en cuenta que ponerse en forma requiere un cambio de estilo de vida: ajustar tu dieta, comer los tipos adecuados de comida con porciones ideales, caminar un viaje corto en lugar de conducir tu auto, tomar las escaleras en lugar del ascensor, evitar el consumo del tabaco o la ingesta de alcohol. Hacer todos estos cambios requiere un marco mental diferente y un cambio de actitud en tu rutina diaria.

Facebook comments