Pasar al contenido principal
06/12/2019

IATA y Japón se alían de cara a los JO 2020

Redacción A21 / Jueves, 9 Marzo 2017 - 13:26

Como parte de los preparativos para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Japón anunció un acuerdo de colaboración con la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) a fin de desarrollar un plan de infraestructura aeroportuaria, que atienda a los 40 millones de visitantes internacionales que se esperan para la justa deportiva.

De acuerdo con estimaciones del organismo aéreo, se prevé una derrama económica cercana a los 8 billones de yens, equivalente a 70 mil millones de dólares, por lo que deben atender las necesidades de infraestructura.

“Capacidad adecuada, operaciones eficientes y costos asequibles… para desarrollar plenamente el potencial de la aviación japonesa, se requiere un enfoque conjunto y una clara visión a largo plazo. Es mucho lo que está en juego”, declaró Alexandre de Juniac, consejero delegado de la IATA, en un comunicado.

Sin hablar de montos específicos de inversión, el organismo aéreo delineó las áreas del sector aéreo japonés a desarrollar:

  • Seguridad integral. Expandir el sistema Smart Security de IATA (que reduce las molestias al tiempo que agiliza el paso de los pasajeros por los controles de seguridad) a las dos terminales de Tokio –Haneda y Narita– para lograr una operación segura, eficaz y amable con los viajeros.
  • Eficiencia Operativa. Implementar la tecnología de autoservicio (en la documentación de maletas, kioscos electrónicos y pases de abordar en a través de smartphones) en rutas internacionales, ya que actualmente sólo está disponible en operaciones del mercado doméstico japonés.
  • Tráfico Aéreo. Duplicar la capacidad del espacio aéreo de Tokio –actualmente muy congestionado– a través del Programa de Acciones Colaborativas para la Renovación de los Sistemas de Tráfico Aéreo (CARATS por sus siglas en inglés), impulsado por la Oficina de Aviación Civil japonesa.
  • Terminales de Bajo Costo. Replantear los análisis de costo-beneficio para que los aeropuertos de Narita y Kansai aprovechen al máximo sus capacidades, sin descuidar otros modelos de negocio diferentes al esquema low-cost que han favorecido en los últimos años.

Con estas acciones coordinadas, IATA y Japón pretenden lograr suficiente capacidad aérea para sostener el 1.8 por ciento del PIB que representa la aviación en la economía de ese país, al tiempo que preparan el terreno para los 60 millones de visitantes extranjeros anuales que se plantean como objetivo turístico para 2030.

Facebook comments