Pasar al contenido principal
16/12/2018

Airbus y Latinoamérica: optimismo y crecimiento futuro

Redacción A21 / Martes, 12 Junio 2018 - 20:54
El consorcio europeo manufactura 70% de los aviones ordenados en la región

Foto: Rafael Luiz Canossa (LIcencia CC BY-SA 2.0)

Pese al entorno adverso para la industria aeronáutica global debido a alzas en aranceles, problemas en la cadena de suministro y la feroz competencia entre fabricantes, la actualidad del mercado en América Latina y el Caribe le permite a Airbus ser optimista y contar con buenas perspectivas a futuro, señaló Rafael Alonso, presidente del consorcio europeo para la región.

En entrevista durante la Asamblea General Anual de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional, el ejecutivo enfatizó que, aunque el área representa apenas un 7% del tráfico mundial de pasajeros, estas expectativas se basan en la “fuerte” presencia de la compañía en Latinoamérica, con unas 680 aeronaves en servicio que representan el 55% de la flota operativa regional.

“Seguimos siendo optimistas con respecto al futuro. Estimamos que la región va a crecer anualmente un 4.8% en tráfico de pasajeros, por encima de la media mundial anual del 4.4%”, subrayó.

Para Alonso, el crecimiento de la clase media jugará un papel fundamental, pues prevé que este segmento de la población llegue a 500 millones de personas en toda la zona.

Aunado a ello, el aumento de las megaciudades (con más de 20 millones de habitantes) y el crecimiento demográfico que ello implica, hará necesaria una mayor conectividad para sus ciudadanos, quienes además requerirán de mejores servicios.

“Si tú tomas las 20 ciudades más importantes de Europa o de Estados Unidos, todas ellas tienen al menos un vuelo diario con las otras 19. Sin embargo, si te vas a América Latina solamente existe un 47% de conexiones diarias entre estas ciudades. Lo que quiere decir que todavía hay un potencial de crecimiento muy grande en la región, añadió.

Según su última Previsión Global de Mercado, Airbus estima que la región requerirá 2 mil 677 aeronaves durante los próximos 20 años, con un valor total que ronda los 352 mil millones de dólares a precios de lista.

Asimismo, la cartera de pedidos (backlog) de la compañía asciende a casi 600 aeronaves, que representan cerca del 70% de todos los aviones que han ordenado las líneas aéreas latinoamericanas.

 

Bombardier, OMC, Trump y motores

Respecto a la alianza que Airbus entabló con Bombardier para la producción de aviones Serie C –que comenzará formalmente el próximo 1 de julio–, Alonso se limitó a decir que esta estrategia ya probó ser exitosa debido a que “de alguna forma, Boeing está haciendo lo mismo con Embraer. Es un espaldarazo a la decisión nuestra”, resaltó.

Asimismo, afirmó que su socio canadiense se se va a beneficiar de la estructura de soporte, ventas y mercadotecnia de Airbus, lo que “va a dar mucha tranquilidad a clientes actuales y potenciales” sabiendo que “vamos a estar detrás del producto”.

Respecto a las sanciones impuestas por la Organización Mundial de Comercio por subsidios gubernamentales a ciertos programas del consorcio europeo, Alonso se congratuló de que un 94% de los reclamos hayan sido desestimados. Además, destacó que la disputa provocó que la parte acusadora (Boeing y los EU) “quiera sentarse a negociar”.

Sobre las políticas proteccionistas del gobierno de Donald Trump, refirió que Airbus está revisando los posibles impactos. Además, resaltó la “buena huella” con que cuenta la compañía en la Unión Americana, debido a la instalación de fábricas, centros de ingeniería y una línea de producción de aeronaves en Mobile, Alabama.

Finalmente, respecto a los problemas con el suministro de motores Pratt & Whitney para el A320neo, que han retrasado los pedidos de aviones para aerolíneas como Viva Air y Volaris, Alonso indicó que se han hecho los ajustes necesarios para minimizar el daño a las compañías aéreas.

Facebook comments