Pasar al contenido principal
21/10/2018

¿Es más peligroso volar un avión que cruzar una calle?

Anli Álvarez Ramirez / Viernes, 8 Diciembre 2017 - 17:04

A simple vista, la respuesta a la pregunta que plantea el título de esta nota parece obvia. Pero para Óscar Vera Orea, capitán de fragata de la Secretaría de Marina (Semar), ambos escenarios son lo mismo porque involucran seguridad, y éste es un tema que todos los individuos deberían asimilar como algo cotidiano, aunque no pertenezcan al ambiente aeronáutico.

Al dictar la ponencia “Breve charla de Seguridad Aérea” dentro del foro Space Up México, el capitán expresó su asombro por las personas que atravesaban la calle aventuradamente: “Me decían, es que a usted nunca lo han asaltado en un puente peatonal, entonces pensé, 'esta persona administra su seguridad y pondera que es menos inseguro cruzar la vialidad a que lo asalten'”.

A partir de experiencias cotidianas, Vera identificó la necesidad de inculcar en el ciudadano de a pie protocolos preventivos como parte intrínseca de su vida diaria pues, si se hace de la seguridad un hábito, cuando alguien llega al sector aeronáutico ya no habría que educarlo para ser responsable, un problema con al que el capitán se enfrenta diariamente.

Los más importante de adquirir esta forma de vida y de pensamiento es no esperar a tener consecuencias por algo que en algún momento se hizo mal para entender su trascendencia. Para ello, el experto invitó a reflexionar en todo el dinero que se invierte en rehabilitar a alguien quemado o accidentado y comprobar que se gasta más siendo reactivos que preventivos.

“Cuando llego con mi jefe con un anteproyecto de presupuesto me dice: 'otra vez la seguridad nos va a salir bien cara', y pues, si ocurre un accidente, se podrá constatar que no lo es”, declaró.

La prevención, una pasión

La seguridad ha sido una pasión, así como la aeronáutica para mí. Y, afortunadamente, la Semar me puso hace dos años y medio como Coordinador de Seguridad Aérea de toda la aeronáutica, lo cual es una gran responsabilidad”, comentó el capitán, en entrevista con A21.

Por ahora, Vera Orea tiene un proyecto que quiere materializar: armar un modelo matemático que le permita a un programador hacer una aplicación en Android u iOS, para que sus pilotos puedan hacer una simulación de riesgos de manera rápida.

“Muchas veces se piensa que nos pagan mucho por evitar que ocurran accidentes en la Marina, pero constantemente salgo traumado de la oficina porque, a pesar de todo lo que hacemos, nos ocurren”, expresó el coordinador de la Marina.

Con 25 años de experiencia en su ramo, el capitán relató que durante 5 años fue integrante de una ambulancia aérea donde enfrentó su experiencia más dramática:

"Tuvimos que evacuar a 41 niños de Hermosillo a Estados Unidos cuando se quemó la guardería ABC. El dolor humano es fuerte, pero en un niño es peor: tuve que buscar ayuda psicológica”, enfatizó.

Por ello, Vera Orea seguirá difundiendo con gran ahínco la adopción en cualquier entorno de protocolos de protección, tal como se enraizaron en él desde que se hizo piloto de ala fija, pero que aprendió desde chico, casi sin darse cuenta y de forma chusca.

“Cuando tenía 6 años me daban ganas de volar, así que me enredé una toalla y me aventé de la primera planta de mi casa. Descubrí que la gravedad existe y que duele, así que decidí otros métodos menos ortodoxos y más seguros para experimentar la sensación del vuelo”, concluyó el militar.

Facebook comments