Pasar al contenido principal
05/12/2019

Aviación, tecnología y empleo

Rosario Avilés / Lunes, 11 Noviembre 2019 - 21:06

La tecnologización de los procesos en el transporte aéreo va que vuela. Siendo una industria tan vanguardista, la incorporación de tecnologías se da de forma natural, pero por lo mismo implica un enorme reto tanto para las aerolíneas como para los trabajadores del sector, pues la automatización implicará que muchas funciones que hoy realizan personas, en el futuro lo hagan las máquinas. Y el futuro ya llegó.

Un reporte reciente de la empresa de tecnología aérea SITA, muestra el incremento de inversiones en tecnologías de información por parte de aerolíneas de 21,900 millones de dólares en 2016 a casi 40 mil millones proyectados en 2019, mientras que los aeropuertos gastarán alrededor de 10 mil millones en este año.

La idea es que los pasajeros tengan una experiencia mejor a la hora de documentarse y que posean información de todo lo que ocurra con su vuelo, lo cual sin duda permitirá que existan menos inconformidades. De hecho, las estadísticas reunidas por SITA entre 200 aerolíneas y 264 aeropuertos de todo el mundo, arrojan que el nivel de satisfacción de la mayoría de los viajeros se incrementó en un 20% al hacer más ágil el proceso de documentación y contar con herramientas que les proveen de información en tiempo real acerca de sus vuelos, sus maletas y sus conexiones.

De ahí que la apuesta sea continuar invirtiendo, tanto en los sistemas de las aerolíneas que se concentran en gestión en la nube, ciberseguridad e inteligencia de negocios, como en los de aeropuertos que tiene qué ver con la lógica de los recorridos, los tiempos de espera en migración, aduanas y conexiones, así como servicios de asistencia. Lo que parece que será un boom en los próximos años es la identificación biométrica, la cual permitirá a muchos pasajeros hacer mucho menos penoso su tránsito hacia países que normalmente tienen sistemas de revisión tardados y basados en la desconfianza.

Por otro lado, ya se tiene mapeada la tendencia de las inversiones para los siguientes años, todas enfocadas a hacer del servicio en aerolíneas y aeropuertos mucho más agradable y ágil.

Sin embargo, esto también presenta un riesgo para el empleo en el sector. Es evidente que en la medida en que se automaticen los procesos, mucho personal ya no será requerido y aunque no se tienen estadísticas del personal que será desplazado, se plantea la necesidad de analizar qué hacer con las personas que queden sin empleo, para reorientarlas a otras áreas puesto que el tráfico aéreo seguirá creciendo y se prevé que en 20 años se duplicará.

El otro punto es que -al menos en el corto plazo- los viajeros seguiremos confiando en los tripulantes humanos, tanto en los controles como en la cabina de pasajeros. La mayor exigencia de los consumidores y la facilidad como las redes sociales hoy en día viralizan cualquier incidente abordo, hacen indispensable enfocarse en el factor humano y en el servicio.

Lo oí en 123.45: ¿Y Mexicana? E-mail: raviles0829@gmail.com

Facebook comments