Pasar al contenido principal
20/06/2019

La aviación crece en la libertad

Rosario Avilés / Lunes, 20 Mayo 2019 - 21:38

Esta frase de Alexandre de Juniac, director general de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), organismo que agrupa a las 270 aerolíneas comerciales más importantes del mundo, resuena hoy como un “dejà vu” frente a lo que está ocurriendo con las amenazas de desaceleración provocadas por el proteccionismo que se agudiza sobre todo en las naciones occidentales.

Con resultados erráticos, pero que muestran una tendencia a la baja, el primer trimestre de este año deja claro que los amagos de guerra comercial y de proteccionismo localizado son malas noticias para el transporte aéreo. A nivel global hay contracción tanto en pasajeros como en carga, mientras la confianza de los consumidores se debilita y las compras de aeronaves van resintiendo la caída, pues aunque hay crecimiento, éste es menor a lo esperado y sobre todo, es inferior a la tendencia de los años anteriores, en línea con los pronósticos a la baja del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. 

De acuerdo a los datos de ATW, Europa y Estados Unidos resienten fuertemente los amagos de guerra comercial, de modo que la desaceleración no es privativa de México, pues además de que se ve claro que el PIB global se desacelera, en las regiones donde hay signos de proteccionismo la baja se agudiza. Ahí está el caso del Brexit, cuya influencia ha golpeado a las líneas europeas. 

La consolidadora IAG, que agrupa a British, Iberia, Vueling y Level, aunque tuvo ganancias durante el primer trimestre, éstas fueron más del 90% inferiores a las del año pasado. Muchos operadores europeos se preparan a enfrentar lo que esperan sea un fuerte desplome. Por lo pronto, Lufthansa perdió 336 millones y Air France-KLM 320 millones de euros y en el renglón bajo costo, Ryanair enfrente una caída de 29% de sus utilidades respecto al mismo período del año pasado, aunque no puede quejarse pues ganó 1,020 millones de euros.

El director de IATA es, sin embargo, optimista. Dentro de Estados Unidos las aerolíneas han tenido buenos resultados, las tres grandes (Delta, United y American) tienen utilidades y el consumidor global puede elegir entre más de 21 mil combinaciones de pares de ciudades y más de 125 mil vuelos diarios, en tanto las tarifas van a la baja. Sin embargo, las amenazas de Trump contra las empresas chinas pueden derivar en un fuerte declive y no olvidemos que una parte muy importante de la ecuación, es la venta de aeronaves.

En este sentido, las acusaciones entre Boeing y Airbus por el uso de subsidios pueden dejar de ser relevantes si ambas armadoras voltean hacia lo que está pasando en la región asiática. En lugar de tratar de imponerse aranceles como represalias, ambas empresas tendrían que ver lo mucho que han avanzado las fabricantes de aviones asiáticas, sobre todo la china COMAC y la japonesa Mitsubishi, que ya tienen sus certificaciones para competir de frente con los binomios Boeing-Embraer y Airbus-Bombardier, mientras cada una de ellas enfrenta sus propios retos.

Es difícil predecir cómo se va a reconfigurar el sector aéreo, pero un botón basta de muestra: en los primeros días de junio se realizará la 75 Asamblea de IATA en Seúl y en ese marco la consultora CAPA realizará su Summit de CEO’s, donde se tratarán todos los temas relacionados con el crecimiento del transporte aéreo en el sudeste asiático y cómo aprender de ello. 

Asimismo, se realizará un foro especial para conocer los avances del NDC o Nueva Capacidad de Distribución de IATA, así como una perspectiva de la venta de aviones en los siguientes años, donde seguramente se tratará el tema de los nuevos actores en la industria y sus avances. En todo caso, el crecimiento del sector seguirá vinculado a la desregulación y la apertura, donde el sudeste asiático ha sido un importante actor. 

E-mail: raviles0829@gmail.com; twiter: @charoaviles

Facebook comments