Pasar al contenido principal
22/04/2018

Más controles en aeropuertos de EUA

Rosario Avilés / Martes, 13 Febrero 2018 - 11:07

La nueva política proteccionista de los Estados Unidos va también acompañada de disposiciones gubernamentales en ese país, en materia de seguridad nacional, que afectan a las fronteras y que –debido a lo delicado que se está volviendo el tema- pueden lograr que la retórica furiosa contra el NAFTA se suavice, en pro de acuerdos que obliguen a nuestro país a ser más cooperativo.

Una de las políticas tiene que ver con los marshals aéreos en los vuelos hacia y desde Estados Unidos, cuya posibilidad levantó ámpula en diversos sectores en días pasados. El propio Secretario de Relaciones Exteriores salió a aclarar que este no es un requisito para seguir negociando el TLCAN, pero no desmintió que el tema se haya tratado en la relación bilateral.

Pero lo que realmente está causando malestar en el mundo de los negocios, son las directrices de la US Customs and Border Protection (CBP), emitidas el 4 de enero pasado, para estandarizar los procesos de búsqueda de información en dispositivos electrónicos tales como tablets, PC’s y smartphones, que ahora estarán sujetos no sólo a revisiones simples sino también profundas.

Las revisiones simples son aquellas en las que el personal de la CBP utilizará sus propios recursos para ver, analizar o incluso copiar el contenido de los dispositivos. Estas se realizarán en presencia de los propietarios de los aparatos y sólo en ciertos casos se podrán hacer sin su presencia.

Sin embargo, las revisiones profundas, que ahora pueden hacer los agentes CBP en todos los aeropuertos de entrada a los Estados Unidos, se determinarán si el revisor tiene sospechas fundadas de que el viajero tiene información sensible, que concierne a la seguridad de los Estados Unidos. Para revisar los dispositivos podrán incautarlos y enviarlos a revisión de un equipo externo e incluso podrán apropiarse de toda aquella información que ellos consideren de interés.

La decisión de hacer una revisión simple o profunda es absolutamente discrecional. Esta disposición (la CBP Directive No. 3340-049) tiene vigencia hasta 2021 y su objetivo es reunir, analizar y utilizar toda la información relativa a terrorismo y otras materias, como trata de personas, contrabando, pornografía infantil, incluido el tráfico de secretos industriales, delitos financieros o comerciales, etc.

Para muchas empresas esta intrusión en sus archivos puede ser definitivamente peligrosa, sobre todo con las posibilidades de gestión del Big Data que existen hoy en día y que pueden llegar a límites nunca sospechados.

El tema está causando tal escozor, que muchas empresas estadounidenses recomiendan a sus ejecutivos establecer protocolos con los agentes de migración para saber las razones de las revisiones y, en su caso, de la retención de información y acudir a sus abogados para salvaguardar sus archivos.

Entre otras cosas, piden a los ejecutivos de empresas que las claves de usuario y contraseñas sean puestas por ellos mismos y no dichas en voz alta a los agentes; y, por supuesto, que se abstengan de tener información muy sensible o estratégica en los dispositivos con que viajan. Es mucho mejor tener esta información resguardada en nubes con contraseñas encriptadas y que no estén disponibles en los discos duros de los dispositivos de viaje.

Por último, en caso de cargar con información sensible acerca del negocio, las empresas están recomendando que inmediatamente den aviso a sus matrices para que éstas sepan que los datos han sido extraídos y puedan tomar medidas inmediatas.

Parece, pues, que el fantasma del 9/11 quiere revivirse y, aunque el fin último de esta estrategia tenga tintes políticos, la aviación y sus viajeros terminan pagando los platos rotos.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables y resarcirle a los trabajadores su patrimonio. E-mail: raviles0829@gmail.com; twitter: @charoaviles

Facebook comments