Pasar al contenido principal
25/06/2018

La aviación va viento en popa

Rosario Avilés / Martes, 12 Diciembre 2017 - 13:26

En los últimos 7 años, la aviación global ha presentado los mejores resultados de toda su historia. Para quienes hemos seguido de cerca el tema desde hace décadas, los anuncios que la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) hizo hace una semana, representan las mejores noticias y son consistentes con los logrados en años recientes.

Alexandre De Juniac, director de la organización que agrupa a 280 aerolíneas de 120 países, explicó en el “Media Day” 2017, celebrado en Ginebra, Suiza, el pasado 5 de diciembre, que en este año las aerolíneas miembros de este organismo generaron 34 mil 500 millones de dólares de beneficios. El margen operativo se situó en 8.3 por ciento y el margen neto en 4.6 por ciento.

Los ingresos totales de la industria fueron de 754 mil millones de dólares y el número de pasajeros transportados en este año 4 mil 100 millones, en tanto que la carga significa 59 mil 900 millones de toneladas. El beneficio neto por cada pasajero transportado es de 8.54 dólares.

No obstante, para el 2018 hay algunos ajustes: las ganancias netas se incrementarán a 38 mil 400 millones de dólares; el margen operativo decrecerá a 8.1 por ciento, pero el margen neto aumentará a 4.7 por ciento. Los ingresos totales de la industria se ubicarán en 824 mil millones de dólares, el número de pasajeros crecerá hasta 4 mil 300 millones y la carga a 62 mil 500 millones de toneladas en el 2018.

Lo que estas cifras están mostrando es que las aerolíneas han hecho su tarea y que –de unos años para acá- la industria de transporte aéreo ha dejado de ser la “industria tonta” que cada año perdía dinero, pero a la que había que sostener por la derrama económica, la creación de empleos y la función que cumple como palanca de otras, sobre todo el turismo y el comercio.

Ahora, la aviación se sostiene sola: es más, por cuarto año consecutivo el transporte aéreo tiene ganancias sostenibles, con un retorno del capital invertido (9.4 por ciento) superior al costo medio del capital (7.4 por ciento).

De acuerdo con De Juniac, el transporte aéreo atraviesa por un buen momento: la seguridad aérea es sólida; la estrategia medioambiental está bien definida y tiene resultados muy favorables; el número de pasajeros es mayor que nunca; la demanda de carga tiene el nivel más alto de la última década; el empleo crece; hay nuevas rutas; las aerolíneas son rentables y este crecimiento es sostenible. Mejor… ¿imposible?

Bueno, el mismo De Juniac prende los focos amarillos: hay retos complicados en el corto y el largo plazo. En el corto, los retos más importantes son el incremento del costo del combustible y los costos laborales. En el largo plazo, los desafíos se inscriben en las políticas públicas: falta de infraestructura suficiente y eficiente, costos fiscales y falta de estándares globales de seguridad.

La IATA considera que en 2018 el costo del combustible será mayor hasta alcanzar el 20.8 por ciento del total, en tanto que los costos laborales representarán 30.9 por ciento. Dos grandes retos que, sin embargo, deberán encontrar formas creativas de sortearse, como las coberturas de precios de crudo o la menor presión que representarán las deudas, al aprovechar los flujos de caja para abatir los montos y bajar los intereses.

Lo que es muy claro es que la industria del transporte aéreo está creciendo, que ha aprendido mucho en estos años y ha logrado no sólo consolidar su posición, sino que su lugar en el mundo, como generador de riqueza, es cada día más claro. Ojalá que todos los gobiernos del mundo lo entiendan así.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables y resarcirle a los trabajadores su patrimonio.

E-mail: raviles0829@gmail.com; twitter: @charoaviles

Facebook comments