Pasar al contenido principal
26/11/2020

Mano negra en Interjet

Juan A. José / Martes, 17 Noviembre 2020 - 21:37

La manera como están sucediendo las cosas en Interjet, muchas de las cuales en mi opinión se salen completamente de la lógica de los negocios (incluyendo las del de por sí poco ortodoxo negocio de las aerolíneas), no hace otra cosa que ponerme pensar que hay algo extraordinario detrás de lo que ocurre en esta compañía aérea que no queda claro si sigue siendo propiedad de la familia Alemán o su control ya pasó a nuevos inversionistas.

Y es que en el sentido estricto, Interjet ya debería tener cortadas sus alas, es decir, ya debería haber dejado de operar, algo que de una vez por todas quiero aclarar no es mi deseo, ni tengo interés alguno de que suceda; por el contrario, pienso en el aerotransporte, en especial en quienes lo hacen posible. Sin embargo, una eventual noticia de que la aerolínea ya no va a volar más, por lo menos por un tiempo, me parece que debería ser el desenlace propio de una coyuntura tan complicada en materia financiera y de imagen como la que vive esta compañía cuyas operaciones dieron inicio en el año 2005 y que algunos favorecedores llegamos en algún momento a considerar la mejor aerolínea de México, dado el valor en materia de calidad del servicio que proveía a cambio de una tarifa generalmente baja.  Y eso que afortunadamente, y “toquemos madera”, no se han reportado incidentes de seguridad en su operación que hagan suponer que la misma, tal y como puede llegar a suceder en un clima laboral tan crispado y con tantas presiones en todos los sentidos, pudiera estar comprometida.

Lo cierto es que algo está pasando en Interjet que no logra estabilizarse y detener su caída o de plano darse por vencida. ¿No será, me pregunto, que “hay mano negra” en todo este asunto?

“Mano negra” es una expresión coloquial que significa no jugar bajo las reglas acordadas o hacer trampa. También es una intervención indebida que hace una persona en algo en lo que no tiene derecho de participar.

¿Quién y para qué está interviniendo en los asuntos de Interjet?

¿De qué se trata este perverso juego en el que los grandes perdedores, tal y como suele suceder en procesos similares en México, terminan siendo siempre los colaboradores y la base de proveedores?

¿A quién le interesa y por ende está empeñado en hacer que Interjet fracase? ¿o a quién le conviene que no desaparezca aún a pesar que ello va, insisto, en contra de toda lógica administrativa?

¿Quién está, política, legal y financieramente en condiciones de salvarla? ¿cueste lo que cueste, lo hará?  ¿Le conviene a México que lo haga?

Tal y como el caso del fin de operaciones de Mexicana de Aviación demostró hace 10 años, si bien doloroso para la aviación comercial y hasta devastador para quienes directa o indirectamente colaboraban en ella, la desaparición de una aerolínea, aún tan importante e icónica como Mexicana en un ambiente de competencia en el que existen otros prestadores autorizados y certificados por la autoridad aeronáutica no significa una amenaza tan seria a la conectividad aérea en un país como uno puede creer.

Dicho de otra manera, Interjet, si bien un factor positivo en la atención de la demanda de aerotransporte en México, desgraciadamente es prescindible, no así los empleos directos e indirectos que genera; ese es en mi opinión el gran problema en todo esto.

Facebook comments