Pasar al contenido principal
14/12/2019

El aeropuerto más fotogénico del mundo

Juan A. José / Martes, 19 Noviembre 2019 - 21:02

Me queda claro que el perfil del lector de A21 incluye muchos “spotters”, de ahí el origen de este comentario. Y es que la aeronáutica y la fotografía mantienen una estrecha relación desde el momento en que las peripecias de los pioneros del vuelo humano pudieron ser captadas por la lente de una cámara y reproducidas sobre un papel. Las imágenes del alemán Otto Lilienthal experimentando con sus planeadores entre 1891 y 1896 pueden ser consideradas como el punto de partida de la fotografía aérea, actividad en la que hoy día participan miles y miles de personas de manera privada, amateur y profesional. Basta decir que uno de los portales aeronáuticos más populares del internet dispone de un catálogo que se acerca a los tres millones de fotografías.

Algunas instantáneas son icónicas, comenzando por aquella que muestra al Wright Flyer 1 volando sobre las dudas de arena de Kitty Hawk, Carolina del Norte ese 17 de diciembre de 1903 y que es considerada una de las más sólidas evidencias del éxito del que hasta la fecha se reconoce como el primer vuelo autónomo y controlado de una aeronave más pesada que el aire.

Si bien no me considero parte del gremio de los fotógrafos de la especialidad, sin duda disfruto y valoro mucho su trabajo, maravillándome con algunas de las obras que se publican o las que me comparten mis amigos. Como empírico historiador, recurro con frecuencia a las fotografías como material de referencia en esas investigaciones que soportan mis comentarios, presentaciones, textos y documentos.

En fechas recientes, consultando un archivo digital relacionado a temas aeroportuarios globales, comprendí que no todas las terminales aéreas se prestan para las actividades fotográficas y me pregunté: ¿Cuál sería en mi opinión la más fotogénica del mundo?

Tomando en cuenta factores como las facilidades que dispone para las tomas dentro y fuera de su perímetro, su arquitectura, la variedad y categoría de las aeronaves que lo emplean, sus condiciones climáticas y luminosidad, la facilidad para identificarlo a partir de una ilustración, la actitud de las autoridades y administradores respecto a los fotógrafos, la cantidad y calidad de los materiales que las lentes han obtenido en él, llego a la conclusión que el honor debe recaer en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, California, el famoso LAX, ubicado además en la que es considerada la más aeronáutica de las urbes del planeta.

Ya sea disfrutando un almuerzo en la terraza del restaurante Proud Bird a unos pasos de las cabeceras de las pistas 25, ya sea bajo la sombra de las aeronaves en trayectoria de aterrizaje a las pistas 24 en el estacionamiento de la hamburgesería In-N-Out, o en lo alto de famoso edificio blanco que parece un platillo volador que caracteriza a la terminal aérea, o hasta asoleándose en la playa Dockweiler bajo la ruta de las aeronaves despegando hacia el oeste, ¿y por qué no?, desde la original pero costosa plataforma de un sobrevuelo en helicóptero, el LAX se presta mejor que ningún otro para lograr grandes fotografías aeronáuticas, no en balde es un destino obligado para quienes se hacen llamar “spotters”.

Facebook comments