Pasar al contenido principal
18/10/2019

¿De plano dejar de volar, Greta?

Juan A. José / Martes, 1 Octubre 2019 - 19:32

Gracias Greta por tu determinación y valentía al hacer sonar, quizás como nadie lo había hecho hasta ahora, con tanta claridad y contundencia, las alarmas contra aquello que solamente un necio o un idiota puede negar: el deterioro, muy posiblemente irreversible, del medio ambiente a manos del ser humano.

Me queda claro que con justa razón has identificado a las aeronaves como uno de las mayores fuentes de contaminación y has decidido no volar y más aún, invitar a otros a no hacerlo.

Debo confesarte que al aplaudir tu lucha, me has puesto en un serio dilema toda vez que sigo considerando al aerotransporte como una valiosísima, necesaria y hasta estratégica herramienta de desarrollo, integración, seguridad y distribución del ingreso y por ende, promuevo su sano desarrollo y no me imagino un mundo sin él. Tú misma eventualmente vas a necesitar volar para acceder a ciertas lejanas geografías para lanzar desde ellas tu vital mensaje. No olvides que todos los medios de transporte contaminan en mayor o menor medida, por lo tanto, lo importante es emplearlos adecuadamente.

Déjame compartirte que tu campaña me hizo recordar a un aviador norteamericano que como tú, tenía mucho de sueco, me refiero a Charles Lindbergh, quien hace más de 50 años se te adelantó al darse cuenta del pernicioso efecto del desarrollo humano en el medio ambiente, incluyendo el impacto negativo en este sentido de la aviación, decidiendo dedicar los últimos años de su vida y todo su prestigio a la conservación. Lindbergh afirmó haber llegado al punto de preferir las aves sobre los aviones y estoy seguro que se sumaría, tal y como yo lo hago públicamente en este momento a tu causa, solo que con un matiz menos radical en lo que a dejar de volar toca, algo que te aseguro yo no voy a dejar de hacer jamás y quiero pensar que mi héroe tampoco hubiese hecho, simple y sencillamente porque realmente no es necesario.

Lo que sí puedo hacer es contribuir desde mi humilde trinchera a que, habiendo alcanzado altísimos niveles de seguridad y sin bajar la guardia en este asunto, la prioridad en la operación aeronáutica la tenga la sostenibilidad, tema en el que el medio, comenzando por su principal ente normalizador, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y la más importante representante de los intereses de las aerolíneas, la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) han hecho grandes esfuerzos, quizás no los suficientes, pero los han emprendido. No descarto que muy pronto, al momento que se haga mención en cualquier foro o documento a lo que se persigue en materia de aviación civil, se establezca como objetivo que la misma opere de manera sostenible, segura, eficiente, económica y con calidad.

¿Qué piensas Greta, por ejemplo, de la idea de aspirar en un plazo razonable a una aviación civil que no contamine en absoluto? Te aseguro que es posible y que vamos para allá, solo que hay que apurar el paso, algo a lo que tu labor sin duda contribuye.

No te desanimes, y por favor no pierdas objetividad; has llamado la atención del mundo entero, incluyendo la del más necio de los necios (Trump), cerca del cual estuviste recientemente en las oficinas de la ONU.  Por cierto me encantó tu expresión de repudio ante su presencia.

Sigue inspirando Greta, sigue sumando, sigue reclamando, sigue luchando y sigue sonando las alarmas. El planeta lo necesita.

Facebook comments