Pasar al contenido principal
21/11/2018

El Boeing 737 MAX

Gonzalo Carrasco / Miércoles, 28 Marzo 2018 - 12:00

Para nadie es nuevo que el mundo de la aviación es uno de los negocios más caros que existen. Quien quiera participar de éste –por qué no decirlo– jugoso negocio, deberá tener mucho cuidado con los costos, que en este rubro podrían fácilmente enviarte a la ruina. 

Dos de los más onerosos costos y que de mayor manera inciden en la estructura del negocio de los aviones son los laborales, principalmente los de los pilotos, sobrecargos y técnicos, y los del combustible. Los dos son extremadamente variables y el que salgan de control podría dañar seriamente las finanzas de las lineas aéreas. Se puede asegurar, que manteniendo estos dos conceptos razonablemente controlados, significarían alrededor de un 40 por ciento de los costos totales de la operación

Los fabricantes de aeroplanos tienen mucho cuidado en mantener los costos de operación en rangos aceptables, y por eso los diseños suelen ser muy sofisticados a manera de lograr el máximo ahorro de combustible durante la operación. 

Uno de los mas grandes fabricantes de aviones, de origen norteamericano es Boeing, que ofrece aviones de gran calidad y con costos de operación sumamente razonables. En el largo alcance tienen ahora la familia de los Dreamliner, es decir el B-787 de diferentes versiones, hay quien los vuela como mediano alcance pero con una mayor tendencia hacia el largo alcance. 

Para resolver el corto y mediano alcance cuentan con el B-737 en diferentes versiones. Este es uno de los aviones que más se fabrican. Cuenta con versiones de “nueva generación”, que también se le conoce como de la “siguiente generación” (Next Generation, NG), que son más eficientes; y los últimos, las series, 800 y 900 y los NG.

Por otro lado, el mercado aéreo cuenta con los aviones que ofrece el fabricante europeo Airbus, empresa que ofrece una gran cantidad de aeroplanos de un pasillo, de dos pasillos, de dos niveles, de corto, mediano, largo alcance y muy largo alcance. Estos son los principales competidores de los estadounidenses y el nivel de sofisticación es muy similar en ambas empresas. 

Reemplazo de aviones: costos, necesidades y avances

Recientemente, los europeos tuvieron problemas serios con los motores del A-320 neo, los PW1000G-JM. En unas cuantas semanas se dieron dos eventos de falla de motor en vuelo y dos despegues descontinuados por la misma falla de motor, por lo que la autoridad de aviación europea, la EASA (European Aviation Safety Agency), ordenó una minuciosa inspección de los motores. Por supuesto que esto afectó las entregas de los A-320 neo y favoreció a Boeing, que "echó todas las carnes al asador" para acelerar la certificación de los B-737 MAX y “comerle” el mandado a los europeos. 

Los aviones B-737 MAX surgen de la necesidad de reemplazar los excelentes B-737. Sin embargo, la apremiante necesidad de mejorar los consumos de combustible que, como veíamos arriba, es uno de los rubros que más fuerte incide en los costos de operación y hubo que aplicarse para reducir en serio los costos. 

Desde 2006 se pensó en renovar los B-737 y, a mediados de 2011, por fin se inició el proyecto de los B-737 MAX a partir de los B-737 NG. El primer vuelo de prueba se efectuó a principios de 2016 y, un año después, en marzo de 2017, se obtuvo la certificación de la autoridad aeronáutica estadounidense, la FAA (Federal Aviation Administration); a los pocos meses se realizó la primera entrega a la compañía Malindo Air, que puso en operación los B-737 MAX a los pocos días. 

El reto del A-320neo era enorme, por lo que Boeing se dio a la tarea de lograr un avión con un rediseño de alas y fuselaje, así como la obtención de mayor potencia en los motores sin alterar el consumo de combustible. En suma, se trata de un aeroplano con mucha ingeniería invertida, que ofrece ahorros de 16 por ciento en consumo de combustible con respecto al A-320 y 4 por ciento con respecto al A-320 neo. 

Finalmente lo lograron y se están entregando los B-737 MAX en tiempo y forma. Uno de los clientes que deberá incorporar estos aviones –y de hecho ya lo está haciendo– es Aeroméxico. 

La aerolínea bandera de México hizo un pedido de 90 unidades, de las que optó por los B-737 MAX 8 y B-737 MAX 9. Con estos aviones y los B-787-8 y B-787-9 espera obtener significativos ahorros de combustible. 

Regresando un poco a la historia de estos magníficos aeroplanos, Boeing pensó en sustituir sus B-737-700, -800 y -900 ER por los modelos B-737 MAX 7, 8 y 9, respectivamente. Las diferencias con respecto a los NG son notorias en cuanto a número de pasajeros, alcance y consumo, siendo el MAX 7 el que ofrece mayor alcance con 138 pasajeros en versión de dos clases. 

Sin duda, quien opte por adquirir estos aviones tendrá la gran oportunidad de hacerse de una muy buena herramienta de trabajo, y así enfrentar los enormes retos que vienen a la vuelta de la esquina.  

Facebook comments