Pasar al contenido principal
24/09/2018

Vuelos de muy largo alcance Vs seguridad

Gonzalo Carrasco / Miércoles, 22 Noviembre 2017 - 13:24

Los vuelos de muy largo aliento, como los que manejan empresas como Emirates, Qatar, Qantas, las grandes empresas americanas como Delta, American, Continental; las europeas como Air France, British, Lufthansa; en América Latina, Aeroméxico, Varig, Aerolíneas Argentinas y muchas, muchas más, que llenan el firmamento de los océanos de este planeta se están enfrentando a algo que innegablemente ha puesto en riesgo la seguridad. Hablamos de la fatiga crónica, esa que se origina de la acumulación de descansos postergados, de jornadas prolongadas y continuas, de cargas de trabajo exageradas, sí económicamente necesarias pero, sin dudarlo, irreverentemente infames.

Hace muchos años lo que optaban los operadores por hacer era volar los servicios largos con tripulaciones múltiples. Sin embargo, esta medida no siempre fue la ideal ya que generaba problemas de duplicación de mando en las tripulaciones, y el cansancio era prácticamente el mismo porque no había una preparación adecuada de la cabina como para lograr un descanso consistente en los tripulantes.

Otro de los problemas radicaba en la alimentación a las tripulaciones técnicas a bordo de los aviones, no era la más adecuada y mucho menos se podía asegurar que fuera exclusiva y así evitar enfermedades de los pilotos en vuelo.

De igual manera, para lograr optimizar las asignaciones de horas de vuelo a los pilotos, las pernoctas se han acortado sustancialmente. Para lograrlo se construyeron áreas de descanso dentro de los aviones, es decir, un camarote que permita descanso aislado y horizontal. Hoy en día, aunque los aviones que realizan vuelos de largo o muy largo alcance vuelan con un piloto de refuerzo, es decir, un copiloto que aún sin que los aviones cuenten con una estación de trabajo ex profeso para un tercer piloto, se cuenta con un asiento especial para recibir a este piloto que auxiliará a las tripulaciones en vuelo, dividiendo el trabajo de una manera más razonable y permitiendo que uno de los tres descanse dejando en cabina dos pilotos que de manera segura lleven el vuelo.

En el caso de nuestro país ha sido tarea constante de los sindicatos el exigir hoteles que faciliten el descanso adecuado de las tripulaciones, esto ha sido poco menos que imposible ya que no se puede contar con empleados de los hoteles con un entrenamiento especial para evitar que los tripulantes, llegando a deshoras y víctimas del fenómeno del “Jet Lag”, sean molestados aparte de que muchas veces no es posible tener áreas especiales para las tripulaciones. Estos inconvenientes, aunados a las larguísimas jornadas de trabajo, constituyen los ingredientes adecuados para incrementar la fatiga, al grado de convertirla en crónica y con esto arriesgar en verdad la seguridad de los vuelos.

Para acaso mitigar un poco lo anterior, empresas como Emirates se han dado a la tarea de vigilar el grado de atención que un piloto debe guardar mientras se encuentra en cabina de pilotos realizando sus tareas de rutina, de vigilar sistemas, realizar reportes, llenar interminables hojas de informes, atender varios asuntos de cabina de pasajeros, y otros tantos más. La compañía de los Emiratos Árabes Unidos ha estado trabajando con la empresa de tecnología de visión por computadora basada, en Australia, Seeing Machines (Máquinas de Visión) en un esfuerzo por entender cómo los pilotos interactúan y monitorean los instrumentos durante el vuelo.

De acuerdo con la aerolínea, los hallazgos en este sentido se utilizarían para mejorar procedimientos de adiestramientos y ayudar a las tripulaciones a estar preparadas en un mayor número de escenarios posibles. Como parte de un trabajo conjunto, Emirates y Seeing Machines, han estado trabajando durante los adiestramientos de la línea para poder obtener información a través del análisis de la medición de las miradas de los pilotos a lo largo de todo un adiestramiento de simulador.

Es en base a estas mediciones que el sistema detecta un cabeceo por cansancio, o una distracción de la mirada a través de un parpadeo prolongado, algo en la conformación del ojo que implique tendencia a dormir u otras mediciones que en ningún momento distraen al piloto, que son detectados y entonces el sistema emite alguna señal para indicar ya sea una distracción o alguna indicación de fatiga del piloto.

Los aviones diseñados para vuelos de largo alcance tienen implícito un sistema de detección de inactividad de pilotos. Esto es, si vas volando y después de un tiempo determinado, que puede ser de 15, 20 o más minutos no existe una interacción con algún control del avión, como puede ser la perilla de selección de rumbo, el altímetro, u otras más, el avión emite un sonido de alerta, una vibración de columna de control o algo que le alerte de que no debe no hacer algo en la cabina. Con esto se busca llamar la atención del piloto y evitar el “abandono” de los controles.

Las líneas aéreas mexicanas se han caracterizado por preocuparse en el tema de la seguridad pero siguen buscando “exprimir” más al piloto y han ignorado otros factores que merecen ser mirados más de cerca. Ahora bien, así como existe la tendencia en el mundo de arriesgar la seguridad de las operaciones con el abuso de los jornales de trabajo arguyendo tan solo la implementación de áreas de descanso dentro de los aviones, también las hay que utilizan su vasta experiencia en este tipo de vuelos para diseñar los procedimientos que acrecienten los índices de seguridad.

No siempre lo que está de moda es lo mejor, no hay que olvidar que llevamos gente que confía en nosotros, no les fallemos. No es ni justo ni conveniente.

Facebook comments