Pasar al contenido principal
25/05/2020

La búsqueda de una escuela de aviación en México

Francisco M. M… / Miércoles, 5 Febrero 2020 - 21:52

“Cuando alguien quiere se nota y cuando no quiere, se nota más”

Hace unos días mi hijo Gabo terminó sus estudios de piloto comercial en una escuela de Estados Unidos y me di a la tarea de investigar las escuelas de aviación de México donde podría tomar el curso de convalidación de estudios señalado por el departamento de Licencias de AFAC y obtener su licencia mexicana.

En esta misma columna he sido siempre un duro crítico de la manera en que se hacen las cosas en la mayoría de las escuelas de aviación en nuestro país, porque tristemente existen muchas que apenas cumplen con los requisitos mínimos para dar instrucción de tierra y vuelo, lo que nos ha traído eventos muy desafortunados en el pasado reciente.

Tengo entendido que ahora la nueva AFAC estaría por iniciar la revisión e inspección de los procesos de instrucción de tierra y vuelo de todas las escuelas que operan en México para lograr un estándar de calidad que pueda garantizar, dentro del riesgo calculado que es volar, la mayor seguridad posible para instructores y alumnos.

La primera fuente que utilice para lograr información verídica, fue el contacto directo con alumnos de varias escuelas de vuelo y la verdad es que, a pesar de nombres rimbombantes o flotas de aviones enormes, la mayoría deja mucho qué desear en cuanto a la calidad de sus procesos de instrucción y mantenimiento de aeronaves. Esto sin contar con el trato a los estudiantes a quienes algunos ven como minas de oro, sin tomar en cuenta los grandes esfuerzos que los propios estudiantes y sus padres tienen que hacer para pagar una carrera que cuesta una enorme cantidad de dinero.

Mas allá del negocio que obviamente también debe ser una escuela de aviación,existen algunas que -como dicen los jóvenes- se pasan a la hora de las cuentas y con las letras chiquitas.

Mis investigaciones me llevaron a PRAAT (PRofesionales en Adiestramiento AeroTécnico) que tiene bases en la Ciudad de México, en el aeropuerto Intercontinental de Querétaro y está por abrir una tercera en la ciudad de Mérida.

Su director General, el capitán Eduardo Iglesias me hizo el favor de invitarme a una visita por la escuela en Querétaro y me puso en manos de Erika Zenteno, directora de operaciones, quien tiene un trato muy amable y mucha experiencia en el área, después de haber trabajado para una aerolínea comercial mexicana.

Erika me llevó a visitar las instalaciones, dándome una amplia explicación de la manera en que la escuela opera, desde las exigencias a los alumnos en cuanto a presentación y uniforme en la puerta de entrada y salones de clase hasta la secuencia de vuelos en un sistema por roll, tal y como lo hacen las aerolíneas comerciales.

Tuve oportunidad de saludar a algunos instructores de tierra, que son gente de experiencia y también de ver el movimiento general muy bien coordinado, desde la plataforma de estacionamiento de los aviones.

Pude saludar a algunos de los instructores de vuelo, cuyo jefe es el capitán Leopoldo Vásquez, expiloto de Aeromexico, jefe de equipo B767 en su tiempo, quien además de ser un gran amigo y compañero incomparable, es un piloto profesional de gran experiencia y un ser humano en toda la extensión del término.

Tuve la oportunidad de visitar el area de simuladores que incluye uno nuevo del B737 y también su taller de mantenimiento que está en manos de Misael Ceballos, que tiene amplia experiencia en el área, después de haber trabajado en verificaciones aeronáuticas de la antigua DGAC y quien estuvo en la fábrica de Boeing para tomar el curso del Dreamliner  787. Entre otras experiencias esto lo ha llevado a realizar un trabajo realmente profesional y confiable con PRAAT .

Vale la pena comentar que el taller de mantenimiento de PRAAT tiene certificación oficial para realizar reparaciones mayores (overhaul) a sus propios aviones y además permiso para dar mantenimiento a terceros, contando con un almacén de refacciones, mismo que cuenta con un programa de constante ampliación y renovación.

Podría extenderme hablando de los procesos de instrucción de PRAAT, que están apegados a leyes y reglamentos vigentes, pero puedo resumir que en lo general me encontré con instalaciones limpias y adecuadas, con todo tipo de cursos de tierra y vuelo, oficialmente  diseñados que pueden completarse sin salir de la base de Querétaro, alumnos contentos, ordenados y disciplinados, instructores de tierra con experiencia, un sistema de operaciones muy completo y profesional, una flota de aeronaves apropiada que incluye aviones Cessna, Piper PA-28, Comanche y bimotor Seneca en óptimas condiciones de mantenimiento y un grupo de instructores de vuelo de primer nivel y probada experiencia que garantizan tanto como es posible una operación segura y eficiente.

Investigué todo tipo de escuelas y tuve oportunidad de visitar unas muy grandes y otras chicas, pero honestamente no encontré una mejor opción entre las escuelas en México y estoy seguro que PRAAT va a cumplir con nuestras expectativas porque están haciendo un trabajo de instrucción realmente profesional y comprometido.

Mi agradecimiento personal a todos quienes me ayudaron a decidirme por PRAAT Queretaro y especialmente al capitán Eduardo Iglesias, su director general y a mi querido amigo Polo Vásquez por todas las atenciones que me brindaron.

El dinero puede pagar un curso cualquiera y en cualquier escuela, pero lo que no se puede pagar con dinero es su sentido de empatía, su apoyo a los alumnos, su profesionalismo, sus ganas de hacer las cosas mejor, su sentido humano y su actitud.

Un saludo especial para todos los alumnos de PRAAT que están construyendo sus alas y mis mejores vibras para que alcancen sus sueños y logren una carrera como pilotos profesionales plena de satisfacciones.

La subida hacia la cumbre de la montaña es difícil y llena de obstáculos y además se requiere de orden, disciplina  y sentido común para llegar, pero una vez arriba la vista es verdaderamente maravillosa, se los puedo asegurar.

Gracias y buena suerte.

Facebook comments