Pasar al contenido principal
18/10/2019

¿Aeromexico vs Emirates?

Francisco M. M… / Miércoles, 2 Octubre 2019 - 21:05

“ En medio del caos también hay oportunidad”

-Sun  Tzu- ( El arte de la Guerra)

La aerolínea Emirates, con base en Dubái, tiene hoy la flota más grande en el mundo de aviones B 777/300-ER, operando 160 de estas aeronaves en todas sus rutas internacionales. 

Estos aviones, que tienen un peso máximo de despegue de 360 toneladas, de las cuales 140 pueden ser de combustible, han demostrado altos índices de seguridad, economía, eficiencia y confiabilidad y junto con su flota de 85 aeronaves Airbus 380 (que también es la más grande del mundo para una sola aerolínea), están más que listos para “invadir” los cielos de todo el planeta.

Por otro lado, ya hay información por parte de la misma empresa, respecto a que se han comprometido con Boeing para la compra de 150 aviones B777X,  los cuales tendrán instalados los motores más grandes, eficientes y de mayor potencia en el mundo, lo que al mismo tiempo le dará no solo la posibilidad de extender todavía más sus vuelos ULR (Ultra Largo Alcance), sino de aumentar de manera importante el número de pasajeros transportados.

A lo anterior hay que aumentar una configuración para pasajeros que ya tienen establecida en algunas de sus aeronaves con gabinetes cerrados para primera clase y nuevos asientos para clase ejecutiva, e incluso una nueva clase económica “Premium”, además de un servicio en tierra y en vuelo de muy alta calidad, lo que  ha puesto a la aerolínea entre las mejores del mundo.

El primero de los  aviones 777X llegará a Dubái en el 2020, aunque se prevé una ligera demora debido a problemas menores con los motores GE, a pesar de lo cual, ha sido descrito por el presidente de la aerolínea como un avión “fabuloso”.

No es un secreto que Emirates ha sido acusada de prácticas desleales al operar a través de enormes subsidios gubernamentales, pero hasta hoy, poco se ha podido hacer para evitarlo, y tampoco se está haciendo mucho para evitar que la aerolínea pueda operar a través de quintas libertades para ampliar su importante red de rutas internacionales, especialmente hacia el continente americano.

Podríamos escribir veinte columnas completas para definir la calidad en todos los aspectos de una aerolínea como Emirates y para explicar el tamaño del monstruo aéreo contra el cual las aerolíneas del planeta deberán competir en el futuro.

Ahora  toca a nuestra aerolínea bandera, Aeroméxico, enfrentar ese tamaño de competencia si es que se aprueba la ruta Dubái-Barcelona-México sin restricción de pasajeros en ninguno de los tramos.

Para Aeroméxico este permiso representaría un grave problema en el vuelo entre Barcelona y México porque de entrada, no hay manera de competir en tarifas con una aerolínea subsidiada por su gobierno, aunque hay que recordar que el pasajero frecuente en vuelos internacionales no solo busca buenos precios, sino también un buen servicio en tierra, y a bordo, puntualidad y posibilidad de horarios y conexiones adecuadas.

Aeroméxico no la tiene fácil, pero debemos decir que es una aerolínea de prestigio internacional, con altos índices de seguridad y eficiencia, con una flota adecuada y moderna, con una red de rutas muy importante y con 80 años de experiencia en todos sus diferentes ciclos.

Nuestra aerolínea bandera debe reconocer su lugar. No se puede hacer “chiquita” ante la competencia, venga de donde venga, y debe encontrar nuevas estrategias para competir, y de paso, buscar otros mercados para seguir mostrándose al mundo. Después de todo, también tiene como su mejor y más importante activo el elemento humano en todas sus áreas, empezando en la administración y terminando con el último de los trabajadores. Es justamente ese elemento humano el que ha sido decisivo a la hora de resolver problemas mayores en el pasado y las pruebas ahí están.

La competencia con Emirates no es la primera que tiene que enfrentar Aeroméxico, ni habrá de ser la única o la última.

A lo largo de sus 80 años, Aeroméxico ha vivido crisis de todo tipo y tamaño y hoy está bien posicionada en el mercado aéreo mundial, por lo que es necesario aprovechar las oportunidades que traen las crisis para ser mejor y más fuerte. O como lo dijo el doctor Conesa hace algún tiempo:

“Para que los que nos quieran ver, tengan que mirar hacia arriba”.

Facebook comments