Pasar al contenido principal
20/10/2019

Boeing 737 MAX, ¿pronto en el cielo?

Francisco M. M… / Miércoles, 7 Agosto 2019 - 20:47

El fabricante Boeing ha llevado a cabo más de 500 vuelos de prueba con un software totalmente renovado e instalado en sus aviones 737 MAX, el cual todavía no recibe la certificación necesaria para regresar a volar, aunque el sistema de controles que, aparentemente fue la causa de dos accidentes fatales, fue revisado y modificado desde abril pasado.

Después de un vuelo de prueba por parte de los pilotos de FAA, se descubrió que aún con las modificaciones realizadas en el software, el sistema resultó lento en reaccionar al tratar de recuperar una actitud forzada de nariz abajo, por lo que siguieron considerando al avión como no apto para volar.

Las modificaciones han continuado desde entonces y hasta el mismo CEO de Boeing, Dennis Muilenburg ha estado a bordo del avión en dos de los últimos vuelos y ha reiterado que la compañía tiene listo el plan de certificación para entregárselo a la FAA el próximo mes de septiembre y que todos los 737 MAX entregados hasta ahora puedan volar nuevamente posiblemente a partir de octubre próximo.

La presión ha sido enorme al igual que las pérdidas económicas, tanto que, en algún momento, la fábrica pensó incluso en llevar a cabo una reingeniería total del sistema de controles de este modelo, pero la opción más adecuada fue que el software del sistema MCAS pudiera tomar información no solo de una sino de las dos computadoras de controles de vuelo, lo que garantiza la operación normal desde dos fuentes distintas.

La puesta en tierra de todos los modelos MAX ha causado grandes pérdidas y trastornos también a muchas aerolíneas de todo el mundo y algunas de ellas en la Unión Americana como Southwest, United y American (las cuales acumulan 72 aviones de este modelo) han tomado la decisión de mantener sus MAX en tierra hasta enero del 2020, independientemente de su posible certificación, por una cuestión de logística económica y operativa.

De dichas aerolíneas, tan solo Southwest ha debido cancelar alrededor de 20 mil vuelos desde el pasado mes de marzo, United ha cancelado tres mil 440 y American siete mil 800.

No se puede dejar a un lado y ser indiferentes a cierto tufo político que ha permeado todo este problema y que ha venido a complicar todavía más las cosas para el gigante Boeing.

Desde luego que aún después de la recertificación del MAX vendrán todo tipo de negociaciones con las diferentes aerolíneas y Boeing deberá, responder a un sinnúmero de demandas lo que podría tomar años resolver.

Lo importante ahora es que el 737 MAX, considerado como uno de los aviones más modernos  del mundo, logre su certificación y que pronto esté en el aire para seguir escribiendo historia de eficiencia y confiabilidad como lo ha hecho el 737 en todos sus modelos desde hace décadas.

Facebook comments