Pasar al contenido principal
20/06/2019

Más de cincuenta años del B737

Francisco M. M… / Miércoles, 5 Junio 2019 - 21:39

En 1958 dio inicio el proyecto B737, y no fue sino hasta el 9 de abril de 1967 cuando, desde el aeropuerto Boeing Field, se realizó el primer vuelo de dos horas, bajo la matrícula N73700. El primer avión B737-100 entró en operación comercial el 10 de febrero de 1968, como parte de un pedido de 21 aeronaves para Lufthansa.

El 737 es una versión derivada de los exitosos modelos 727 y 707 y se ha convertido en la aeronave comercial más vendida de la historia con un número que alcanza poco más de diez mil unidades, acumulando miles de horas de vuelo, transportando con magníficos niveles de seguridad a millones de pasajeros alrededor del mundo durante los últimos cincuenta años.

El último modelo 737, denominado MAX, fue lanzado en el 2011 y ha sido diseñado como una suma de todas las mejoras tecnológicas que ha ido acumulando el modelo inicial desde sus principios, siendo Southwest la aerolínea que lo ha puesto en el aire comercialmente en el año 2016.

Se pueden hablar de las maravillas tecnológicas de este nuevo modelo MAX pero, a partir de dos accidentes en los que desafortunadamente perdieron la vida 346 pasajeros, se ha decidido poner en tierra todos los aviones de este tipo, hasta que el sistema (que aparentemente fue la causa de ambos accidentes) haya quedado revisado, modificado y nuevamente certificado por las autoridades de FAA de Estados Unidos y otros organismos a nivel mundial.

Hasta este momento, las pérdidas económicas son enormes para el gigante Boeing y todavía falta el arreglo monetario final con todas las aerolíneas afectadas por tener sus aviones en tierra pero, igual de importante o todavía más, es el daño a la reputación de este fabricante, la cual era producto de mucho trabajo en décadas en el diseño y fabricación de calidad de aviones comerciales y militares.

El MAX se ha convertido en el avión comercial más inspeccionado del mundo. Creo que, luego de largas y estrictas revisiones del sistema MCAS y más de 400 vuelos de prueba tanto en simulador como en aire (con pilotos y ejecutivos de varias aerolíneas como testigos), ya está listo para volver a la operación comercial y sólo está esperando la fecha de recertificación por parte de la FAA, organismo que, de manera extraña, retrasa esta acción y ahora “descubrió” problemas adicionales en los rieles de extensión de slats en las alas de modelos anteriores al MAX, modelos que, por cierto, fueron certificados por la propia FAA y que han estado en servicio durante muchos años.

La FAA también está en la mira y se han abierto controversias sobre sus métodos de certificación, por lo que el Departamento de Transporte de EU ordenó en marzo pasado una auditoría sobre esos procesos y el Departamento de Justicia abrió una investigación criminal sobre la certificación del MAX.

Hoy, uno de los aviones más modernos y sofisticados de la historia de la aviación comercial está siendo estigmatizado y desde luego esto repercute en el ánimo de los posibles pasajeros y además se encuentra en medio de una batalla con tintes políticos, aunque resulta difícil saber qué hay detrás de todo esto, más allá del necesario cuidado de la seguridad y la desafortunada pérdida de vidas.

Todos los días y a cada segundo hay un avión comercial despegando o aterrizando en algún aeropuerto del mundo y lo son de toda clase, tipo, modelo y fabricante y cualquiera de ellos está sujeto a sufrir, por diferentes razones, un incidente o un accidente fatal lo que por supuesto no es exclusivo del 737 MAX al que muchos entrevistados comentan, equivocadamente creo yo, que evitarán utilizar en el futuro.

Estoy seguro que Boeing va a superar estos momentos tan difíciles y que pronto veremos el increíble MAX nuevamente en el aire quizá convertido, debido a las circunstancias que debe superar, en el avión más seguro de mundo.

Por lo pronto, cada cinco segundos despega o aterriza un B737 en algún lugar del planeta.

Facebook comments