Pasar al contenido principal
20/10/2019

El profesional de la aviación y la nueva tecnología

Francisco M. M… / Miércoles, 24 Abril 2019 - 21:33

Durante los cuatro meses de 2019, hemos sido testigos de un aumento promedio de los accidentes e incidentes aéreos de todo el mundo, y podemos decir que no pasa un día en que no sepamos de un incidente, aunque éste no sea muy importante.

De acuerdo con el portal Aviation Herald, entre el 13 y 23 de abril, se registraron 50 incidentes, entre excursiones en pista, desvíos por fallas de motor, bajos niveles de combustible, problemas eléctricos, problemas de presión de cabina, indicaciones erróneas de velocidad, fallas hidráulicas, etcétera.

No cabe duda que viajar en avión es la forma más segura del mundo, pero la gente se pregunta por qué todos los días nos enteramos de algún problema, ya sea pequeño o grande y en cualquier lugar del mundo.

Resulta realmente impresionante cómo han aumentado el número de operaciones aéreas en todo el planeta: cada día hay más aerolíneas, aviones, helicópteros y jets que ocupan los espacios aéreos y terrestres en el mundo. Desde luego, todos los días se buscan nuevas maneras, procesos, reglas y equipos para evitar los incidentes que ponen en peligro la vida de todos quienes se transportan por aire.

Ni los aviones ni las computadoras, sistemas eléctricos y softwares se construyen solos: siempre hay una mente humana que inventa, diseña, prueba, verifica, instala y opera estos sistemas, por lo que podemos decir que el factor humano siempre estará presente como una posible causa detrás de cualquier accidente.

El profesional de nuestros días debe estar preparado para lidiar consigo mismo y con el hecho de que podría ser sobrepasado por la tecnología que nosotros mismos hemos diseñado y que manejamos bien pero que, increíblemente, no conocemos o comprendemos del todo.

De cualquier manera -aunque las posibilidades de fallas en los modernos sistemas de las aeronaves más sofisticadas de nuestros días son casi nulas- debemos tener presente que las fallas se presentan y se seguirán presentando pero el verdadero profesional en tierra y en el aire siempre debe estar alerta y no permitir que el exceso de confianza se convierta en una total complacencia.

La clave para los expertos es estar siempre alerta, manteniendo plena conciencia situacional y reconociendo en todo momento su posición en el entorno, siempre con la ayuda de la nueva tecnología invaluable.

Facebook comments