Pasar al contenido principal
22/07/2018

¿Las eternas crisis?

Francisco M. M… / Jueves, 11 Enero 2018 - 11:21

La economía puede llevarnos de las doradas cumbres a los mayores infiernos en cuestión de segundos..."

No es necesario ser economista de renombre para poder darse cuenta desde este mismo principio del año 2018 que la economía mundial tiene, por decir lo menos, un horizonte en el que se observan nubes de tormenta.

Para empezar, desde hace unos días se ha observado un aumento en los precios del petróleo a nivel mundial, los cuales habían estado sin fluctuaciones abruptas durante muchos meses. Ahora, la cotización del barril de petróleo está en 60 dólares y está mostrando tendencias a mayores aumentos en los meses por venir, lo cual está dejando muy atrás aquellos días no tan lejanos en que los precios aunaban en los 18 dólares.

Como ya lo hemos visto en otras ocasiones, el aumento de los precios del petróleo seguramente afectará a las diferentes industrias mundiales y a las economías de todos los países, incluyendo a los más poderosos pero la primera en resentir estos efectos es, sin duda, la industria aérea de todo el planeta.

Si bien es cierto la mayor parte de las aerolíneas se protegen con compras a futuro a precios fijos, pero nadie puede prever por cuánto tiempo y hasta cuándo los precios pueden llegar a su estabilización. Por otra parte, el aumento al petróleo representa, por fuerza y por razones obvias, un auge a los precios generales de cualquier insumo, lo que a su vez trae aumentos en los costos, altos índices de inflación con la conocida secuencia de los problemas particulares de cada país de acuerdo a su sistema y fortaleza económica y no en pocos seguramente veremos mayores problemas sociales y políticos.

Hablando de México en este 2018, el panorama se ve complicado por dos eventos importantes: las patadas de loco por parte de la actual administración Trumpista y las complicadas elecciones presidenciales en nuestro país, entre otros. También debemos tomar en cuenta los problemas que representan Rusia, Siria, Afganistán, Irán y principalmente Corea del Norte, ya que en cualquier momento pueden explotar y llevarnos a una nueva crisis económica mundial todavía mayor a la provocada por los actos terroristas de Nueva York contra las torres gemelas, que trajeron la mayor recesión económica que la aviación mundial haya vivido en toda su historia con todas sus desgarradoras consecuencias.

México tiene hoy una industria aérea que, a pesar de sus múltiples problemas, es fuerte y está en crecimiento, pero de ninguna manera está a salvo de lo que pudiera venir y por eso es necesario que todos quienes hoy viven de ella observen muy de cerca todos los indicadores y actúen en consecuencia con visión a futuro para salvaguardar una industria, que no sólo es una cuestión de seguridad nacional, sino que da sustento a muchos miles de trabajadores, por si las dudas siempre hay que esperar lo mejor pero hay que estar preparado para lo peor.

Todos los que participan en la industria aérea de nuestro país deben tener más que una visión de futuro. Deben estar vigilantes y ser proactivos. Cuando se ven venir tiempos de crisis, se deben cambiar las estrategias del pasado para evitar que los resultados sean los mismos, ese es el nombre del juego.

Facebook comments