Pasar al contenido principal
18/09/2018

Un descanso adecuado es la clave

Francisco M. M… / Jueves, 4 Enero 2018 - 16:16

La mente es como un paracaídas, no sirve si no se abre"

Anónimo

Desde hace muchos años, el tema de la fatiga de las tripulaciones de vuelo ha ocupado un lugar importante en lo referente a factores humanos, y no hay que olvidar que justamente este último ha sido el causante del mayor porcentaje de incidentes y accidentes de aviación y el cansancio de los pilotos, en muchas ocasiones, se pudo atribuir como causa comprobable de un incidente aéreo.

En la época en que no se contaba con la alta tecnología automatizada, como la que se tiene funcionando hoy en las aeronaves más modernas, los pilotos trabajaban aproximadamente las mismas horas mensuales y anuales que hoy en día. Sin embargo, en muy pocos incidentes o accidentes se pudo dictaminar la fatiga de la tripulación como una causa probable y los accidentes se atribuyen a los errores de criterio o a las malas decisiones las que costaron muchas vidas de acuerdo con las estadísticas.

Hay quien asegura que un error en la aplicación de algún criterio o la toma de una decisión inadecuada son consecuencias directas de la fatiga de vuelo en un piloto, pero hay que decir que si el piloto entiende bien lo que es el cansancio, su criterio será que nunca se va a permitir llegar a él sabiendo que puede afectar las decisiones más delicadas en un momento dado.

Dejando a un lado por un momento el importante concepto de la fatiga de vuelo, hay que pensar un poco en la importancia del descanso adecuado, porque después de todo la falta de atención a este concepto es lo que causa la fatiga crónica. La anterior es la puede puede llevar incluso a límites de neurosis de vuelo a los pilotos comerciales con varias consecuencias.

Se habla tanto del tiempo de trabajo, que de alguna manera se ha dejado a un lado la importancia de hablar del tiempo de descanso y de que este sea el de mayor calidad posible para garantizar que los pilotos estén bien descansados y alertas durante todas las fases del vuelo por realizar.

Todos entendemos las necesidades actuales de la industria y la importancia de la productividad, pero la seguridad debe ser tomada en cuenta como prioritaria, por lo que resulta vital adecuar las horas de sueño y también de horas de descanso entre jornada y jornada, teniendo en mente las horas de vuelo realizadas, el tiempo de jornada total de trabajo, el número de aterrizajes realizados y/o los usos horarios que se han cruzado. Con lo anterior en mente, se debería dar mayor importancia a la calidad de las habitaciones, los hoteles y el tiempo real del descanso horizontal.

El trabajo de un piloto empieza cuando menos dos o tres horas antes de llegar a la cabina de su avión y termina hasta dos o tres horas después de dejarla. Asimismo, el descanso se inicia al menos dos o tres horas después de dejar la cabina de vuelo y termina dos o tres horas antes de regresar a ella tomando en cuenta los tiempos para transportación y alimentación en las distintas estaciones de pernocta.

Como ejemplo, actualmente algunas aerolíneas de nivel internacional han optado por las 48 horas de descanso para sus tripulaciones en todas las pernoctas después de vuelos de largo alcance. Porque lo pude vivir personalmente, me parece que esto, combinado con sistemas de trabajo imaginativos, puede ser la clave para evitar los efectos negativos de la fatiga de vuelo que resulta más beneficiosa y que garantiza pilotos estén alerta y descansados y puedan proveer una mayor eficiencia y seguridad en sus operaciones aéreas.

Facebook comments