Pasar al contenido principal
19/04/2018

¿Y si lo hacemos todos juntos?

Francisco M. M… / Jueves, 16 Noviembre 2017 - 11:34

"Ninguno de nosotros es tan inteligente como todos nosotros". Ken Blanchard

Los incidentes aéreos en escuelas de aviación en México se siguen presentando y hasta ahora no se han escuchado claramente las voces de las autoridades ni de las escuelas. Solamente han declarado que "se investigará hasta sus últimas consecuencias", y hasta ahí queda todo.

He escrito en varias ocasiones en este mismo espacio sobre la importancia de que las escuelas sean sometidas a una inspección especial por parte de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), aunque ya hayan sido certificadas. Es un hecho que algo está sucediendo, no es normal el número de incidentes y accidentes que ya han cobrado vidas en los últimos meses. Sin embargo, reflexionando me he preguntado si las autoridades o las escuelas no hacen lo que deben hacer, ¿por qué no lo hacemos nosotros, el público en general, los ciudadanos, los padres y los posibles alumnos de las escuelas de vuelo?

Vamos a imaginar por un momento que tú o alguien que conoces quieres estudiar la carrera de piloto aviador comercial. Lo primero que debes hacer es buscar a alguien conectado con el medio de la aviación para que te ayude a recabar la información. Es muy importante saber si la escuela se encuentra legalmente registrada ante las autoridades, si cumple con el programa completo para la obtención de la licencia que pretendes tomar y si los alumnos y aviones cuentan con seguro de vida.

Los cursos son costosos y varían dependiendo de la institución, por lo cual debes tener acceso al costo total de la carrera que incluya todos los rubros como el material de instrucción necesario, junto con los costos de acomodación en caso de que se realicen los estudios y las horas de vuelo en una base foránea. Es importante que no dejes de leer las letras pequeñas.

Instalaciones bonitas y modernas las puede tener cualquier academia de vuelo, así es que eso es algo que me parece secundario, aunque es de tomarse en cuenta y debes buscar una escuela que tenga instalaciones adecuadas para el entrenamiento de tierra.

Es mentira que la mejor escuela es la que te queda cerca, por lo que es necesario estar preparado para cambiar de residencia por un tiempo mientras llevas a cabo tus estudios si la escuela que te convence no está en tu ciudad.

Consecuentemente, es importante informarse sobre los récords de seguridad aérea de la escuela, desde su fundación y hasta la actualidad. Se debe comparar la antigüedad de los aviones de la flota, así como sus récords de mantenimiento.

Hay que revisar las autorizaciones que tienen los profesores de tierra, especialmente las licencias de los instructores de vuelo endosadas al reverso con las capacidades correspondientes por la autoridad, tal y como lo establece el reglamento de licencias de DGAC.

Debes solicitar y tener por escrito los programas de entrenamiento de tierra y vuelo para todo tu curso. Es muy importante que te muestren documentos que avalen también los que hayan tomado los instructores, así como su historial profesional y experiencia en los aviones en que imparten entrenamiento.

Puedes pedir tener acceso a los simuladores o diversos sistemas donde te van a entrenar para llevar a cabo tu curso de vuelo por instrumentos y debes obtener información sobre los certificados de aeronavegabilidad de los aviones junto con sus matrículas. De igual forma, debes de revisar las bases aéreas en donde vas a recibir tu entrenamiento de vuelo e información sobre mantenimiento y antigüedad de las aeronaves bimotores que vas a volar para obtener tu licencia.

Todos tienen derecho a esta información y aquí pueden suceder dos cosas. La primera es que la escuela en cuestión te muestre sin lugar a duda y de manera clara toda la información que tú requieres, lo que le da muchos puntos buenos para decidir tu inscripción. La segunda es que la escuela dude o se niegue bajo cualquier pretexto a mostrarte la información que pides.

Esto quiere decir que dicha escuela debe tener una larga cola que le pisen, así es que mi consejo es que te olvides de ella, sin importar que tenga un nombre rimbombante, y te vayas en busca de otra.

Las escuelas de aviación son un negocio y eso lo entendemos todos, así es que la misma gente que anda en busca de una escuela de vuelo para estudiar su carrera la va a calificar de manera personal, de acuerdo con la información básica que puedas obtener. De esta manera, muy pronto podremos ver escuelas repletas de alumnos por tratarse de verdaderas academias de formación de pilotos profesionales, y otras cerrando por falta de alumnos por no cumplir con los requisitos necesarios para serlo.

Podemos decir que de muchas maneras depende de nosotros mismos como ciudadanos que las escuelas que no cumplen con requisitos reglamentados de instrucción de tierra y vuelo dejen de funcionar por ellas mismas debido a la falta de alumnos, así de fácil suena y así de fácil es realmente si todos nos decidimos a hacerlo.

En cualquier escuela del mundo y en cualquier momento puede presentarse un incidente o un accidente, pero es necesario reducir esa posibilidad tanto como se pueda y cuidar la vida de los estudiantes.

Vale la pena decir que existen escuelas de vuelo en todo el planeta que son constantemente supervisadas y siguen las estrictas reglas de operación establecidas por las autoridades de los diferentes países.

Estas academias que actúan con ética, honradez y profesionalismo han alcanzado índices de seguridad y éxito del cien por ciento durante muchos años, habiendo graduado de manera segura a cientos de aviadores que hoy trabajan en aerolíneas alrededor del mundo.

En México también merecemos tener escuelas de aviación del primer mundo, que sean un buen negocio para sus dueños y que impartan instrucción de tierra y vuelo segura y de alta calidad. Viendo cómo están las cosas, yo creo que de los ciudadanos depende lograrlas.

Facebook comments