Pasar al contenido principal
22/10/2018

Terrorismo aéreo 

Francisco M. M… / Jueves, 3 Agosto 2017 - 08:44

"El terrorismo es un teatro y los  terroristas quieren a mucha gente viendo, no a mucha gente  muerta.
 Brian Michael Jenkins

Hace unos cuantos días, Reuters público la noticia de que la policía de Australia frustró planes con "inspiración Islámica" para llevar a cabo un ataque con explosivos improvisados a bordo de un avión comercial. La Policía Federal  Australiana (FDA) capturó a cuatro hombres que están siendo investigados.

El terrorismo puede definirse como el uso del miedo para coaccionar a sociedades y gobiernos. Dicho puede permearse a través de una amplia gama de organizaciones políticas, partidos políticos, grupos religiosos y racistas que buscan impulsar sus objetivos.

Fue en los años 1970 cuando se registró un auge importante de actos terroristas en contra de la aviación comercial, empezando con el atentado perpetrado por el Ejército  Republicano  Irlandés (IRA por sus siglas en ingles), movimiento que buscaba la independencia de Irlanda. A partir de entonces, hemos sido testigos de algunos actos de este tipo que han sembrado el pánico y que han costado muchas vidas, especialmente después del ataque realizado en contra de las torres gemelas en Nueva York el 11 de Septiembre del 2001. Dicho suceso mató a más de tres mil personas.
 
Brian Michael Jenkins, un experto en terrorismo y seguridad en transportación, dice que el aumento de la seguridad en los aeropuertos impulsa a los terroristas a planear sus ataques, ya que este tipo de atentados llaman la atención internacional y desalientan los viajes por avión. Aunque lo anterior también mitiga el peligro en los aeropuertos por el alto nivel de seguridad y los terroristas tienen que llevar a cabo sus ataques en otros lugares públicos, como lo hemos visto en los últimos años.

A través del tiempo, se han implementado y mejorado todo tipo de medidas de seguridad en los aeropuertos en todo el mundo y hay que decir que el costo económico ha sido inmenso. Sin embargo, no hay manera de garantizar al 100% que un atentado no se registre nuevamente en algún aeropuerto o a bordo de una aeronave comercial, especialmente si tomamos en cuenta que en diferentes partes del planeta se registran guerras o conflictos liderados por grupos radicales que están decididos a desatar el caos.

Este último acto frustrado en Australia debe ser una nueva llamada de atención para todo el mundo y debe quedar claro que los terroristas no han abandonado su idea de atentar en contra de los aeropuertos y los aviones. Hoy más que nunca es vital estar alertas ante el aumento de las tensiones políticas que se registran en varias partes del mundo.

Nadie está a salvo, ningún aeropuerto y ninguna aerolínea del mundo están exentas de un atentado. Por otra parte, de nada sirven las medidas de seguridad en los aeropuertos si a bordo de los aviones no se respetan los protocolos, como en el caso cuando debe asegurarse que la puerta blindada de la cabina de mando este cerrada cuando un piloto debe dejar su puesto para ir al baño.

Algunas aerolíneas del mundo cuentan con procedimientos de seguridad sumamente estrictos que restringen a los familiares de los tripulantes viajen con ellos cuando se encuentran de servicio, porque se convierten en un blanco fácil de chantaje y presión para los pilotos cuando están trabajando. Esto tiene mucha lógica.  ¿Qué  piloto no abriría la puerta de la cabina en pleno vuelo cuando un terrorista está amenazando a su esposa o a su hijo?

Hace unas semanas tuve oportunidad de viajar como pasajero en una aerolínea comercial mexicana y me llamó mucho la atención ver al capitán del avión salir de su cabina, pasar al baño y después sentarse a platicar por más de 10 minutos en la primera fila con alguien que yo supongo era uno de sus familiares cercanos.

Hay mucho que decir sobre procedimientos de prevención de actos ilícitos a bordo de aeronaves comerciales. Autoridades, instituciones y gobiernos trabajan todos los días para mejorar esas medidas, pero de nada sirve este esfuerzo si a bordo de los aviones se cae en el exceso de confianza y no se respetan los protocolos y reglas de seguridad establecidos.

Facebook comments