Pasar al contenido principal
29/10/2020

Buscan soluciones al departamento de Licencias

Francisco M. M… / Lunes, 21 Septiembre 2020 - 20:11
En entrevista, el director de Certificación de Licencias comentó cómo ha sido el proceso de arreglar el departamento

En entrevista con A21, el director de Certificación de Licencias, Gonzalo Carrasco, comentó cómo ha sido el proceso de arreglar el departamento desde que recibió la dirección. Platicó sobre los obstáculos que se han presentado, tanto previos como los derivados de la actual pandemia de covid-19.

  1. ¿Cuál ha sido su mayor reto al frente del departamento de Certificación de Licencias a Personal Técnico?

Cuando acepté el cargo de director de Certificación de Licencias de la Dirección General de Aviación Civil (todavía no se convertía en la Agencia Federal de Aviación Civil o AFAC), hice propio el compromiso de arreglar los problemas internos de esta sensible área. De hecho, se me encomendó “arreglar Licencias”, así me la entregaron con esa fue la instrucción. Me encargaron obtener un diagnóstico de la problemática real para poder actuar y corregir lo que fuera necesario. Me ofrecieron ocupar la Dirección del Centro Internacional de Adiestramiento de Aviación Civil (CIAAC), departamento de la AFAC con enormes problemas, pero decidí encabezar Licencias.

A lo largo de mi carrera en la aviación, me ha gustado convertir los obstáculos en retos y hacerlos propios, eso me ha funcionado en los cargos que se me ha encomendado. El mayor reto en Licencias fue hacer que la gente se sintiera reconocida por su trabajo, ver las necesidades de cada persona, sobre todo de los subdirectores, comprender sus actividades exigiendo vinculación entre las tres áreas —Exámenes, Licencias foráneas, Licencias locales y Escuelas— para que los trabajos de la Dirección de Certificación de Licencias (DCL) fueran útiles a la comunidad aeronáutica, en concreto a los miembros personal técnico aeronáutico (PTA).

  1. ¿Cuáles son losplanes prioritarios en los que trabaja la dirección actualmente para mejorar servicio a usuarios?

A raíz de la aparición del covid-19, las cosas cambiaron radicalmente en Licencias. La AFAC cerró, y en la atención a los usuarios, el temor por los contagios nos obligó a ello. Derivado de esto, y con el objetivo de dar servicio a los centros de capacitación de las empresas con actividades esenciales, seguimos trabajando en la modalidad de trabajo en casa e iniciamos las facilidades de los cursos a distancia.

Ahora, el reto era que el regreso se hiciera de manera ordenada y controlada, corregimos oficios para lograr estos objetivos y arrancamos. Aprovechamos el momento para ir sacando pendientes como la conclusión de la revisión de reglamento de expedición de licencias, cuya actualización era urgente y prioritaria, revisión de la aplicación del anexo 1 de OACI a nuestros reglamentos y muchos más. Todos los días, trabajamos de 8 o 9 de la mañana a 3 de la tarde con el equipo de la DCL en pleno pero vía virtual. Se gestionaron las prórrogas que empezaron en el mes de marzo; no obstante esto, estaba consciente de que los trámites de la DCL estaban retrasándose de manera importante, mucha gente dependía de sus documentos en orden, esto me preocupó mucho y decidí que teníamos que inventar algo para abrir más ampliamente la DCL de manera virtual. El tema se discutió en el grupo y decidimos arriesgarnos a implementar las ventanillas virtuales con todo en contra, como falta de computadoras y capacidad en éstas, así como falta de personal (solo trabajábamos, al inicio, menos de cinco personas). Les comenté que me quería preparar para la llegada del “tsunami” de trámites pendientes que llegarían de un momento a otro. Ahora ya hemos caminado mucho, implementamos las ventanillas virtuales (al momento tenemos cuatro). Mis prioridades ahora van de la mano con el servicio que se debe dar a los PTA pendientes de licencias o de capacidades. Muchos de ellos están a punto de perder sus empleos o deben regresar a ellos con licencias y capacidades actualizadas. Estamos buscando la manera de echar la mano a los centros de capacitación que no han abierto y de esa manera lograr que más gente recupere la normalidad de sus actividades.

  1.  ¿Qué está haciendo su dirección para terminar con el exceso de trámites y hacer más eficiente el trabajo en momentos de pandemia?

Solo como ejemplo, al final del mes pasado teníamos expedidas y en uso más de 45 mil licencias. El ingreso de documentos de manera virtual se ha seguido haciendo sin descanso, tropezándonos y levantándonos, corrigiendo el propio proceso y vigilándolo de cerca. Al día de hoy, hay trabajando las dos ventanillas de oficialía de partes virtual con un ingeniero aeronáutico, un ingeniero industrial, un técnico en sistemas y cuatro computadoras (una la utilizamos de servidor). En los otros trámites, recuperaciones, expediciones y otros que no tengan que ver con escuelas, contamos con dos ventanillas virtuales, un ingeniero aeronáutico, una abogada, cada quien con una computadora y apoyándose con el equipo que usamos de servidor, todos ellos coordinados con el Subdirector del área. En un principio, por allá de mayo o principios de junio, empezamos a ir físicamente a las instalaciones de la DCL y solicitar la señalización adecuada que se exigía de manera general a los recintos públicos; la ocasión de la pandemia así lo exigía. Asistíamos muy pocos pero teníamos que iniciar el regreso a las instalaciones, a pesar de que el propósito es no apartarlos de los trámites en línea, el regreso era necesario para la impresión de licencias y firmas de infinidad de trámites. A la fecha, abrios todos los días, trabajamos solo con citas y los trámites van fluyendo adecuadamente; cabe señalar que con 18 personas se hace el trabajo de 38. Estamos preparándonos para el mar de trámites que se espera cuando Medicina de Aviación inicie sus actividades y concluyan las prórrogas que vencen al final del año.

  1.  ¿Cómo se está trabajando para reducir el tiempo de entrega de licencias con base al trámite de título y cédula profesional?

El problema que ha generado la demora en la entrega de estos documentos ha causado serios inconvenientes en una de las 25 variantes de personal técnico aeronáutico que son las licencias de piloto comercial. Veamos lo que tenemos: el artículo 54 del reglamento de licencias dice que para obtener la licencia de piloto comercial el interesado deberá, entre otras cosas, contar con título de piloto aviador, debiendo presentar la cédula profesional o constancia de que esta se encuentra en trámite. El artículo transitorio 2do de la Ley Reglamentaria del Artículo 5to constitucional obliga al uso de título profesional para ejercer actividades, a la profesión de piloto aviador; es una de las 23 profesiones que están obligadas a esto. Cuando empecé a analizar las cosas con el deseo de localizar los puntos medulares que demoraban esto, pensé en modificar el artículo 54 del reglamento ya que es más “fácil” en un momento dado adecuar. Esto no se puede hacer dado que un reglamento no puede contravenir ningún artículo de la Constitución Política de México. Ésa es la realidad, y por ese lado no puede actuarse para agilizar el trámite. Asimilado esto y reconociendo que por ahí era imposible transitar para que los trámites fueran más expeditos, decidí acudir a la SEP y vía la instancia adecuada pedir que los trámites no se demoren tanto. Sin embargo, tengo más de ocho meses tratando de obtener una cita; lo seguiré intentando. Tengo entendido que el Colegio de Pilotos está también tratando de obtener una cita con los responsables en la SEP de la entrega del título de piloto aviador.

  1. ¿Qué logros tangibles más importantes se han tenido en la solución de la problemática general en el departamento de licencias?

Logros importantes son la eliminación total del “coyotaje” que era visible en el área de Licencias. Te ibas de espaldas a la hora de que te platicaban quienes lo ejercían y quienes dentro de la Dirección lo propiciaban. En este sentido, puedo informar que he despedido a cuatro personas por diversos motivos que propiciaban esto. La manera de trabajar con otras áreas de la AFAC se redefinió y con esto se ha logrado reducir la tramitología “rara” que propiciaba gastos y demoras en la entrega de capacidades y licencias. Con base en juntas periódicas con las Subdirecciones de la DCL se ha tomado nota de los inconvenientes aparecidos en las jornadas de trabajo, se ha analizado y corregido de manera inmediata. Se da un mejor servicio a los usuarios quienes han percibido los cambios y así me lo hacen ver.

Las quejas se atienden de inmediato, esto, aparte de las que surgen del Órgano Interno de Control. En la parte de la Subdirección de Escuelas se ha trabajado intensamente para revisar los procesos de apertura de centros de capacitación, se está retomando la revisión, ahora virtual o mixta, de los centros de capacitación. A través de la digitalización de los procesos, la que empezó por la necesidad de abrir, estamos agilizando la revisión de programas que no siempre dependen enteramente de nosotros. Pronto tendremos el apoyo de la industria y podremos contar con más personal, aunque sea de manera temporal, para que podamos avanzar más en la autorización de programas, cursos y permisos diversos. Solo para dimensionar las cosas y ponerlas en contexto, hace 10 años había 143 centros de capacitación, había laborando más de 50 personas en la DCL; hoy tenemos 206 centros y tenemos 38 personas. Ha sido posible esto debido a que estamos incrementando mucho más el uso de equipo de cómputo, limitado pero con el mejor de los optimismos.

  1. ¿Cuáles son sus nuevas responsabilidades, nombramientos recientes y cuáles son los nuevos retos?

Como parte de los preceptos y planes contenidos en el Plan Estratégico de Aviación Civil, los esfuerzos en la AFAC se coordinan vía ocho comités. Uno de ellos, denominado de Formación Aeronáutica, es el que ha tenido a bien nombrarme como coordinador nuestro Director General, el Lic. Rodrigo Vásquez Colmenares. Derivado de la preocupación que como Agencia tenemos de que la formación y capacitación de todos los PTA se realice de manera eficiente, oportuna y siempre dentro de los límites de la seguridad nuestro Director General decidió que me encargara de la Coordinación de tres Direcciones afines a los procesos de la capacitación: la Dirección de Certificación de Licencias, la Dirección de Control y la Dirección del CIAAC. Estos cambios surtieron efecto a partir del 1 de septiembre y se dieron los avisos pertinentes a las áreas para que esto surtiera efecto.

Esta atinada decisión nos permitirá trabajar más en conjunto con miras a facilitar los procesos de capacitación y cerciorarnos de que el resultado será el que eleve nuestra eficiencia como Agencia y que el servicio proporcionado a los usuarios redunde en mejores niveles de atención.

  1. ¿Cuál sería el plan para resolver la problemática de los exámenes de CIAAC en el corto plazo?

En el tema del CIAAC, esa institución que todo mundo conoce y que fue escuela de muchos pilotos aviadores en América latina y fue orgullo de la aviación civil mexicana, es que atraviesa por graves problemas, derivado de muchos factores tanto internos y externos. Al igual que muchas otras áreas de la Agencia, la falta de presupuesto y la falta de personal, entre otros muchos factores, llevaron al CIAAC a la situación tan delicada que presenta ahora. La intención de la Agencia es construir nuevas instalaciones en algún otro lugar y darle el realce e importancia que merece este otrora gran centro de capacitación. Los procedimientos legales y las obligaciones que por ley le atañen son intransferibles así que habrá que realizar una reestructuración a fondo de sus deberes y responsabilidades apegados a los preceptos legales. Muchas situaciones requieren ser revisadas a fondo y que también haya una revisión de puestos y su utilidad. Una de las principales funciones del CIAAC es mantener debidamente capacitados a los inspectores de la Agencia, es una obligación que no se ha cumplido adecuadamente, por lo que nos ha obligado a redoblar esfuerzos y solventar este problema. La problemática se agrava por la aparición de la pandemia, pero estamos buscando alternativas en este contexto tan difícil y en contra de todo. Estamos iniciando una serie de reuniones para detectar las áreas de oportunidad y ver los problemas que parecen sin solución pero que seguramente la tienen, para lo cual revisaremos los procedimientos y procesos actuales como el que se menciona de los exámenes.

  1. ¿Qué se está haciendo para prever la infinidad de trámites que se esperan de los pilotos que vienen de Asia-Pacífico, Arabia, Vietnam, China y otros lugares?

Hace varios meses, mi Director General me llamó a su oficina para comentarme que debería buscar la forma de estar listo para recibir a los pilotos que han sido despedidos de aquellos lejanos lugares y regresen a México. Una buena parte de estos pilotos dejaron vencer sus licencias mexicanas y las capacidades, casi todas del A320, dado que la gran mayoría eran pilotos de Mexicana de Aviación y se fueron a buscar trabajo dado el fuerte conflicto que inició en 2010 en esa empresa. Por el motivo que sea, esto sucedió y el resultado es que cuando se aparece la pandemia que nos tiene postrados y muertos de miedo en nuestras casas, las cosas en todo el mundo se ponen extremadamente difíciles, las aerolíneas se contrajeron de manera exorbitante, entre el 80 y 90%. Los despidos de pilotos que no eran locales se dieron de manera significativa. Algunos de ellos, muy previsores, empezaron a venir a México, y además mantuvieron la vigencia de sus licencias, por lo que no tuvieron que hacer mayor cosa para recuperar su licencia y capacidad del equipo que estaban volando en Mexicana, de hecho muchos ya están contratados en diferentes aerolíneas de pasajeros y comerciales. En los manuales de licencias se contempla la figura de recuperación y entre otras cosas se les mandan horas de vuelo, estas incluyen monomotor y bimotor, VFR e IFR. Se está buscando con los centros de capacitación que tienen simulador FFS de B320 que diseñen un adiestramiento especial para que los pilotos que hayan volado este equipo puedan recuperar sus capacidades y licencias tomando estos adiestramientos y no mandarlos a volar aviones monomotor ni bimotor de alguna escuela. El beneficio es importante, ya que el número de pilotos rebasa los 300 según nuestros cálculos.

  1. ¿No cree que el contar con instalaciones adecuadas redundaría en un mejor desempeño de la gente de licencias? ¿Qué opinión le merece esto?

Cuando tomé el cargo de Licencias vinieron a mi mente muchos recuerdos, ya que ocuparía un lugar en las instalaciones de hacía más de cuarenta años. Mi sorpresa fue que el edificio era el mismo, solo que más inclinado, ya que los sismos hicieron de las suyas, los inconvenientes estaban magnificados, como una cisterna cuarteada, y trabajos pendientes de drenaje, ruido excesivo, vecinos escandalosos, jardines espantosos, pavimento deplorable, y otros muchos más. Pensé que la gente, solo por el hecho de pasar muchas horas del día en un lugar totalmente hostil para trabajar, no rinde lo que debe, por lo que de inmediato vino a mi mente la necesidad de cambiarnos, reuní a mis compañeros de trabajo y les prometí un cambio. La segunda parte de la promesa era crear un plan para llevar a cabo, batallé unos meses y por fin logré que me asignaran unas instalaciones en ASA. Se realizaron las reuniones necesarias para lograr el apoyo de su director general, todo iba bien hasta que la pandemia comenzó a hacer crisis y los presupuestos de todo el gobierno federal se vinieron al piso, por lo que ya no era posible que me financiaran el cambio. El plan de mudanza se detuvo, pero ya habrá manera de obtener recursos y mudarnos. Hablé con mis compañeros y decidimos cambiarnos sin la obra civil que consideráramos necesaria, solo requeríamos comprar sistemas de voz, datos y telefonía, era menor la cantidad requerida. Ya estamos viendo la posibilidad de que se nos auxilie por otras vías.

Estoy más que convencido de que la gente necesita trabajar en lugares agradables, limpios, salubres y funcionales, seguiré picando piedra hasta lograr el cambio prometido.

10.- ¿Por qué juntar las áreas que le asignaron: Licencias, Control y CIAAC? ¿Qué se busca? ¿En cuánto tiempo se busca lograr resultados que sean visibles por la comunidad aeronáutica?

Si en la industria privada es difícil vincular áreas de trabajo que redunden en un beneficio económico casi inmediato y tangible, en el gobierno es misión casi imposible. Las áreas de Control, Licencias y CIAAC son Direcciones que tienen que ver con la capacitación, creo que nunca han estado vinculadas ni teóricamente ni en la práctica, cada una “jala” para su lado. Es más, he encontrado que hasta compiten entre sí, teniendo como resultado que el servicio que se da a los usuarios deja mucho que desear y se presta a, incluso, cosas raras, por decirlo de alguna manera. A partir del Plan Maestro de Aviación Civil se busca eliminar esto, que dejará atrás absurdas competencias que ponen en evidencia diferencias que no debieran existir y que negarlas sería mentirse. La encomienda que tengo es que a partir de la coordinación, llamada de Formación y Certificación Aeronáutica, que presido se conozcan las debilidades y las virtudes de cada área y después de un trabajo detallado se obtengan beneficios sustantivos.

No es nuevo que la capacitación en nuestro país tiene recovecos importantes, bueno, con este esfuerzo se tendrá por objetivo mejorar todas las áreas, todos los niveles de personal técnico aeronáutico que sin duda harán que la seguridad se incremente, que se note casi de inmediato, que se baje el número de accidentes que hoy por hoy tiene niveles alarmantes. Si me preguntan por tiempo, podría asegurar que en menos de un año las cosas cambiarán, a los seis meses deben empezar a notarse los cambios. Como en todo, hay grupos o individuos que están interesados en que no cuajen los proyectos pero eso será lo que menos importe, ya que es tiempo de que tengamos un país que en términos de aeronáutica funcione. Les aseguro que el esfuerzo y los resultados serán notorios en el corto o mediano plazo. 

Facebook comments