Pasar al contenido principal
20/10/2018

Completa GE prueba inicial del turbohélice avanzado

Redacción A21 / Miércoles, 3 Enero 2018 - 14:53

A finales de 2017, GE Aviation completó exitosamente las pruebas iniciales del Advanced Turboprop (ATP), un motor turbohélice avanzado, con aplicación principalmente dirigida a los mercados de aviación general y ejecutiva, y cuyo proceso de certificación iniciará este 2018.

Se proyecta que la turbina ATP realice 2 mil horas de prueba antes de ser incorporada al nuevo Cessna Denali de Textron Aviation, avión que despegará a finales de año.

De acuerdo con el fabricante, lo novedoso de este motor recae en los procesos de manufactura aditiva (impresión en 3D), que generaron el 35 por ciento de los componentes estructurales de la turbina, además de que se utilizaron materiales más ligeros y resistentes que le brindan mayor eficiencia y durabilidad.

"Estamos creando un catalizador para el mercado de aviación general y ejecutiva, y lo estamos ejecutando en tiempo y forma. La integración de tecnologías comprobadas aceleró el ciclo de diseño, desarrollo y certificación del motor", declaró Brad Mottier, vicepresidente y gerente general de Sistemas Integrados y Aviación General y Ejecutiva de GE Aviation.

Por su parte, Paul Corkery, gerente general de Turbohélices de GE Aviation, aseguró que los primeros resultados en las pruebas del ATP muestran que "se cumplirán o incluso superarán todas las cifras de rendimiento que hemos calculado para el motor".

Algunas de las características del ATP se enlistan a continuación:

  • Potencia: 1,240 turbocaballos o SHP (shafted horse power). Está en el rango de mil a mil 600 SHP.
  • Relación de presión global: 16:1. Permite al motor reducir un 20 por ciento el consumo de combustible e incrementar en 10 por ciento la potencia de crucero, comparado con motores del mismo tamaño.
  • Primer mantenimiento: 4 mil horas. Incrementa 33 por ciento el tiempo entre revisiones.
  • Peso: 5 por ciento menor que motores de su tamaño. Contribuye a mejorar en 1 por ciento el consumo de combustible específico (SFC).

Pero no solo la aviación general y de negocios se verá beneficiada con esta innovación: desde 2015, la planta de producción de los ATP, ubicada en Praga, República Checa, ha recibido más de 400 millones de dólares en inversión directa para el programa de desarrollo de esta turbina, y se espera que, una vez en operación completa, incorporará hasta 500 empleados adicionales a las 180 plazas de trabajo que genera actualmente.

Facebook comments