Pasar al contenido principal
22/09/2020

Arrendamiento por hora reducirá costos y riesgos de Aeroméxico

Redacción A21 / Miércoles, 16 Septiembre 2020 - 21:07
Aeroméxico busca modificar los contratos de arrendamiento de 72 aeronaves y 157 motores

Luego de que Grupo Aeroméxico solicitara autorización para modificar los contratos de arrendamiento de 72 aeronaves de su flota y pasar de una renta mensual a un pago por hora (PBH, por sus siglas en inglés), el especialista René Armas Maes, Vicepresidente Comercial y socio de MIDAS Aviation, firma de consultoría especializada en aviación, señaló que esta estrategia le permitirá a la aerolínea pasar un costo variable, como gastos inesperados o repentinos de falla de motores y de mantenimiento, a un gasto fijo, haciendo más fácil el proceso de presupuesto y eliminando posibles riesgos e importantes costos fortuitos que pudiesen aparecer a futuro. Igualmente, le ayudaría a preservar la liquidez y reducir costos rápidamente. Por ende, esto ayudará a la aerolínea en su proceso de reorganización financiera y reducción de costos bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos.

El arrendamiento PBH es una estrategia que se utiliza mucho en la industria aérea, particularmente entre las aerolíneas de bajo costo pero también las aerolíneas de servicio completo como Aeroméxico, porque permite que una compañía pague por la cantidad de horas de funcionamiento del motor, en lugar de una tarifa mensual. Asimismo, permite a las aerolíneas que, en caso de una falla prematura del motor, eliminar el gasto inesperado y no planificado.

En el caso de Grupo Aeroméxico, la línea aérea pidió solicitud a la Corte del Distrito Sur de Nueva York para modificar los contratos de arrendamiento de 72 aeronaves (con sus dos motores, es decir 144 motores), más otros 13 motores adicionales, de acuerdo con el documento presentado en Estados Unidos.

Esto permitirá que la aerolínea pague solamente por las horas que lo utilice. Asimismo, deberá mantener, almacenar y asegurar las aeronaves, además de permitir que los arrendadores inspeccionen sus unidades.

“Las estipulaciones reducirán los costos del Deudor (...). Las tarifas de uso variarán dependiendo del modelo y la edad del equipo, pero permitirán, con base en las estimaciones de uso del Deudor, pagos más bajos para la aerolínea que los que habría tenido si se mantienen los arrendamientos originales”, indicó Aeroméxico.

Es posible que las compañías arrendadoras —19 en total, entre las que se incluyen GECAS, Avolon, Wells Fargo, Aercap y otras— asignen un precio premium por hora a los contratos PBH como una garantía adicional en caso de demoras de pago o insolvencia. Igualmente, se establecería un fondo de reserva que cubra una cantidad de horas más allá de las operadas bajo este arrendamiento, señaló Armas Maes.

“La tarifa de arrendamiento PBH no sería la misma que se le daría, por ejemplo, a una aerolínea con un menor riesgo crediticio”, apuntó el especialista, en entrevista con A21.

En total, Aeroméxico planea modificar los contratos de 22 aeronaves Boeing 737-800 (actualmente tiene 34 aviones de este modelo); tres Boeing 737 MAX 8 (de seis que posee y están en tierra desde marzo de 2019); siete Boeing 787-8 Dreamliner (de nueve); ocho Boeing 787-9 Dreamliner (de diez) y 32 Embraer E190 (de 47 que posee).

La flota de Aeroméxico, en el tercer trimestre del 2020, es de 105 aviones, incluyendo 22 que pertenecen a la aerolínea. El destino de las 11 aeronaves restantes, que no están incluidas en los acuerdos PBH y no forman parte de los activos de la empresa, es desconocido.

Sin embargo, Grupo Aeroméxico dejó abierta la posibilidad de rechazar más contratos de arrendamiento en el futuro; a la fecha, ya ha sacado 19 aeronaves de su flota (nueve Embraer E170, y diez Boeing 737 NG).

“El rechazo de arrendamientos está disponible para los deudores, ha sido usado por los deudores y probablemente sea usado en el futuro por los deudores”, puntualizó Aeroméxico.

Asimismo, es posible que, en un futuro, la aerolínea mexicana busque un esquema de Sale-And-Lease-Back (S&LB) con las 22 aeronaves que sí le pertenecen, como estrategia para generar efectivo. Cabe señalar que, entre julio y agosto, la compañía ha pasado de tener un flujo de caja de 163 millones de dólares a 106 millones de dólares, de acuerdo con sus reportes mensuales a la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

“Dependiendo de la proyección de la demanda a futuro y para aumentar su liquidez, la aerolínea podría buscar vender esos aviones y arrendarlos nuevamente bajo un esquema de S&LB que es una estrategia muy utilizada en la industria cuando las aerolíneas buscan generar efectivo. En tiempos de crisis como las actuales, sería un ganar-ganar, porque al vender los aviones recibes dinero y aumentas la liquidez de la compañía y eso ayudaría entre otros a cubrir gastos tales como las tarifas PBH por una cantidad de horas”, apuntó Armas Maes.

Facebook comments