Pasar al contenido principal
22/04/2019

Oferta de Aeroméxico podría caer por crisis MAX

Daniel Martíne… / Domingo, 14 Abril 2019 - 20:45
La empresa esperaba cerrar 2019 con 13 aviones MAX

Aeroméxico podría registrar un “crecimiento negativo” en su oferta, medida en asientos disponibles por kilómetro recorrido (ASK, por sus siglas en inglés), si su flota de 6 aviones B737MAX no despega para junio, declaró Andrés Conesa director de Grupo Aeroméxico.

En conferencia con sus inversionistas, Conesa estimó que sus aeronaves MAX podrían operar de nuevo en junio de este año, sin embargo, es una decisión que está fuera de control de la aerolínea mexicana, ya que depende exclusivamente de que la Administración Federal de Aviación (FAA) apruebe las actualizaciones realizadas por Boeing al software de ese modelo y, posteriormente, sea ratificada por parte de la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) en México.

Southwest Airlines, la mayor operadora de aviones MAX a nivel mundial, informó que no operará la familia MAX, al menos, hasta el 5 de agosto de 2019.

Aeroméxico inició 2019 con un plan en mente: continuar con la renovación y simplificación de su flota (iniciada en 2006 cuando tenían siete familias distintas de aeronaves). Esto lo haría mediante la recepción de ocho nuevos aviones MAX (cinco 737 MAX 8 y tres 737 MAX 9 y la jubilación de algunos de sus viejos aviones 737 NG.

El primero de los MAX 8 lo recibieron antes de la crisis global del programa superventas de Boeing. Esperaban recibir el segundo en abril y otros más en junio. A la par, en enero sacaron de circulación dos 737-700 (los cuales fueron reactivados luego de que tuvieran que dejar en tierra sus seis MAX).

La apuesta de la línea aérea del caballero águila era clara: Aeroméxico ordenó 90 aviones MAX que ayudarían a renovar, con el paso de los años a los más antiguos 737 NG. En 2018 la troncal inició con 16 unidades 737-700 y terminó con 13 y con 38 aeronaves 737-800 para acabar con 36. En cambio, inició con un 737 MAX 8 y acabó con cinco. 

Éste era el plan original de Aeroméxico para su renovación de flota:

Con la entrada de sus nuevos aviones, Aeroméxico planeaba concluir el año con una flota de 127 aeronaves (cerró 2018 con 130) pero con una oferta “en un nivel similar al registrado en 2018, lo cual lo conseguiríamos a través de nuestras estrategias operativas”, según Ricardo Sánchez Baker, presidente financiero del consorcio mexicano.  

Y entonces sucedió el accidente de Ethiopian Airlines, el pasado 10 de marzo. En un lapso de tres días, todo el mundo dejó en tierra a la flota global de aviones MAX y postergó las recepciones de nuevas unidades hasta nuevo aviso.

Tras un mes del accidente, las aerolíneas ya han comenzado a resentir el golpe financiero ocasionado por la crisis de Boeing. Aeroméxico reportó una pérdida neta de 200 millones de pesos.

Esto se sumó a los números rojos que presentó la aerolínea mexicana durante el primer trimestre: la pérdida neta consolidada fue de mil 271 millones de pesos (76% más que las cifras negativas presentadas durante el primer trimestre de 2018).

En este contexto, Aeroméxico ha tenido dos años consecutivos de cifras rojas: en 2017 registró una pérdida neta de 69 millones de pesos, mientras que en 2018, ésta fue de mil 879 millones de pesos.

Aunque el número de pasajeros transportados por la línea aérea continúa al alza (casi llegó a los 22 millones el año pasado) y su red de rutas aumentó, la situación financiera llevó a los administradores de Aeroméxico a predecir que el periodo complejo continúe en 2019 y señalar que concentrarán sus esfuerzos “en mantener la disciplina de sus finanzas y operaciones, con la finalidad de contrarrestar los efectos adversos del mercado”.

Para iniciar 2019, Aeroméxico anunció la apertura de nuevas rutas internacionales: Guayaquil, Calgary, Mineápolis, Barcelona, Detroit (desde San Luis Potosí y Guadalajara) y Cali. Con esto, su red se conforma ahora de 93 destinos (43 nacionales y 50 internacionales).

De igual forma, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) multó a la empresa con 86 millones de pesos por supuestas prácticas monopólicas cometidas entre abril de 2008 y febrero de 2010. Aeroméxico señaló que buscaría un amparo contra esta medida, la cual calificó de discriminatoria y extemporánea.

Facebook comments