Pasar al contenido principal
17/11/2018

Incidente en JAL expone problema de alcoholismo en aviación japonesa

Redacción A21 / Viernes, 9 Noviembre 2018 - 11:12

En colaboración con AeroTime

El primer oficial japonés que fue arrestado el pasado 28 de octubre en el Aeropuerto Internacional de Heathrow en Londres por presentar un nivel de alcoholemia diez veces arriba del límite permitido, es la cereza en el pastel hecho de reportes de pilotos de aerolíneas niponas, a quienes se le ha negado el abordaje a vuelos programados debido a su estado de ebriedad.

Lo que debía ser un vuelo normal de Japan Airlines (JAL) de Londres a Tokio operado por un Boeing 777 se convirtió en un escándalo para la aerolínea y las autoridades japonesas, y dejó como legado una mancha en la reputación de los pilotos de este país.

El copiloto Katsutoshi Jitsukawa, que tenía programado estar a bordo del vuelo JL44, fue arrestado luego de fallar en una prueba de aliento, 50 minutos antes del despegue.

El conductor de un autobús para la tripulación fue quien percibió el aliento alcohólico del copiloto y lo reportó al personal de seguridad en Heathrow, que a su vez turnó el caso a la policía local que realizó el arresto, confirmó la aerolínea en un comunicado.

El 1 de noviembre el primer oficial se declaró culpable, por lo que permanecerá detenido en el Reino Unido hasta el 29 de noviembre, fecha de su audiencia final.

Seis horas antes del vuelo entre Londres y Tokio, el copiloto de 42 años de edad consumió dos botellas de vino y cinco latas de cerveza, reportó el diario The Japan Times.

Por su parte, JAL se disculpó con los pasajeros afectados por el retraso de más de una hora provocado por el suceso. Señaló que la violación a los códigos de conducta fue muy seria y que implementará acciones inmediatas para prevenir que un incidente como éste vuelva a ocurrir. Y es que la aerolínea se vio obligada a operar el B777 con dos pilotos en lugar de los tres que habitualmente usa en su ruta entre las capitales de ambos países.

Así, la compañía decidió cambiar la regla que prohíbe el consumo de alcohol para los pilotos de doce a 24 horas antes del inicio de su turno.

Tan sólo unos días antes, la línea aérea rival All Nippon Airways (ANA) debió retrasar cinco vuelos domésticos en Okinawa, debido a que un piloto en estado de ebriedad se reportó enfermo e incapaz de poder tomar los controles del avión.

Ante estos hechos, el país asiático ha decidido revisar y endurecer las reglas de consumo de alcohol por parte de las tripulaciones. Además, urgió a las aerolíneas domésticas a que se aseguren de que sus empleados acaten los reglamentos internos.

De acuerdo con el Ministerio de Transporte de Japón, en el año fiscal 2017 se reportaron 15 casos de vuelos retrasados debido al consumo de alcohol por parte de pilotos. En lo que va del año fiscal 2018 van seis.

Facebook comments